Entradas

La unidad

Imagen
‘La Unidad’ es un thriller policial potente  que va ‘in crescendo’ La serie de Movistar+ nos introduce en una trama adictiva, pero no pierde de vista a unos personajes complejos Si hay una palabra que define a La Unidad es espectacularidad. Viendo sus episodios uno sabe que Movistar+ no ha escatimado en el presupuesto y que no querían hacer precisamente una serie pequeña. La premisa lo requería: retratar una unidad antiterrorista de la policía necesita una producción con recursos y apostar por el realismo. Y eso es lo que, a lo largo de sus seis episodios, ofrece al espectador. Sin embargo, no se queda ahí. El riesgo con los directores propensos a la menciona espectacularidad, como es el caso de De la Torre, es que se pierdan en escenas visualmente muy llamativas y olviden la emotividad y la empatía hacia los personajes, o que el relato sea un caos en servicio de esos puntos fuertes. No es el caso. El guion nos hace seguir un caso yihadista que va ganando int

Valeria

Imagen
Historias de mujeres para el mundo Hay cierta tendencia a pensar que las series (o libros) escritos por mujeres con problemáticas que envuelven su universo femenino son exclusivamente para mujeres, pero es un error. Con Valeria, adaptación en serie creada por María López Castaño, adentra al espectador al universo originario de las novelas de Elísabet Benavent. Lejos de convertirse en un cliché, se desmarca para dar una visión realista de los problemas que azotan a sus protagonistas y permite que el público empatice con ellas fácilmente. Además, pese a poder estar pensado para un público femenino, se abre en canal para hacer entender esas preguntas existenciales a todo tipo de géneros, condición social… Por lo cual, es una serie que se gesta desde una narrativa audiovisual de forma universal y regala a la audiencia un retrato fresco y muy inteligente. La manera en la que marca las líneas narrativas despierta un interés vivo en todo momento y sin elementos rimbom

Hollywood

Imagen
Hollywood: lo que pudo ser y NO ES "Si Quentin puede, yo también". Algo así debió de pensar Ryan Murphy tras ver Malditos Bastardos . Cuando Tarantino, en su reciente Érase una vez en Hollywood, repitió la jugada, Murphy ya estaba terminando su propia Hollywood alternativa. La serie, segunda de su carísima alianza con Netflix (300 millones de dólares le soltó la plataforma al productor a cambio de asegurarse sus servicios en exclusiva) tras la magnífica The Politician , se titula precisamente así: Hollywood . En ella Ryan Murphy, junto con Ian Brennan, propone un Hollywood alternativo e ideal. Uno que en los años 40 se arriesgó de verdad y consiguió cambiar el mundo más y a mejor. Es un mensaje bonito: que el cine puede cambiar las cosas. Uno bastante más bonito que real (ver: naïf) y que Ryan Murphy ya aplicó en Pose , otra de sus últimas series. En ella veíamos la oscuridad y sobre todo la luz de una subcultura, la de la escena ballroom tr

Madre

Imagen
                            Cerrando el círculo. Esta película me ha dejado un vacío existencial considerable al salir de la sala de cine. El argumento tiene que ver, pero la interpretación de Marta aún más. Dale una oportunidad, vela, y luego, si eso, ven a leerme y te explico por qué me gustó tanto. Empecemos ya, ¿vale? El argumento es sencillo. Trata sobre una relación entre una mujer de treinta y nueve años y un quinceañero. Ya hemos visto esto antes en verano del 42 (con playa incluida), El Lector (con nazis incluidos) o La pianista (con perversiones sadomasoquistas incluidas). Vale, pero ¿qué aporta esta? Pues que es delicada, es inteligente, está cuidada y sabe mezclar todo lo bueno que tiene para que en conjunto todo sepa mejor: 1) EL TRATAMIENTO DEL DOLOR. Hay un profundo dolor latente en el personaje de la protagonista. Es una mujer que perdió a su hijo y ahora cree que ha podido encontrarlo diez años después, asentado como hijo de otra familia. 2) LA

El silencio del pantano

Imagen
    Fango en la Albufera En la eterna duda entre las películas impecables pero un tanto frías, a las que nada se les puede reprochar pero que están compuestas con cierto encogimiento y exceso de control, y las películas rabiosas pero desbocadas, imperfectas e incluso extravagantes, aunque valientes e impetuosas, este crítico se queda con la segunda categoría. Sobre todo, cuando se trata de una ópera prima. Si no se lanza uno al vacío con su primera obra, ¿cuándo lo va a hacer? El silencio del pantano , debut del experimentado realizador de series de televisión Marc Vigil , es uno de esos desiguales arrebatos. El periodista y escritor valenciano Juanjo Braulio publicó en el año 2015 la novela homónima en la que se basa, con las cloacas de la corrupción política en su comunidad como eje de un relato asentado, cómo no, en la codicia. Eso sí, se nota que el guion de los también noveles en cine Sara Antuña y Carlos de Pando, aunque con mucho oficio en l