viernes, 30 de marzo de 2012

perseverancia


el día que vos te hagas torta, yo me hago repostero.
Juan Baio
http://nobstante-locual.blogspot.com.es/2012/03/perseverancia.html

jueves, 29 de marzo de 2012

Un médico en huelga



En medicina, la atención primaria tanto de mayores como de pediatría, imprime un carácter especial. Como colectivo somos corporativistas, que no falte, pero nada más. Jamás una huelga ha tenido impacto en la atención primaria, han sido escasamente seguidas y normalmente acaban en fracaso por múltiples razones.


Los médicos no somos trabajadores, somos profesionales de la medicina, esto hace que no tengamos como colectivo una noción de relación laboral con nuestros jefes. Sí criticamos a nuestros gerentes y directores, más apegados a la silla que al cerebro, pero no es el jefe, es el compañero director de centro o el colega gerente.


La medicina es una profesión liberal y vocacional por lo que enfrentar una huelga general desde nuestro punto de vista puede resultar éticamente incorrecto, pero creo que es una falacia, una mentira. A mi se me acabó lo vocacional el mismo día que me dieron la primera nómina, no porque fuera poco o mucho sino porque se relacionaba vocación con dinero y eso ya no es vocación.


Somos profesionales a los que nos gusta lo que hacemos y nos debemos a unos criterios éticos y de reponsabilidad con el ciudadano-cliente. Eso implica que nos debemos a ellos y tenemos la obligación de atender, si se puede curar, sino aliviar, informar y dar criterios para que los padres, en nuestro caso, tengan las herramientas para tomar las mejores decisiones para sus hijos. Así lo entiendo yo.


¿Qué tiene que ver esto con una huelga?¿Cual sería la postura correcta ante un plante general? son preguntas que me hago. Vereis, nunca me había hecho estas preguntas porque siempre si o si me aplicaban los servicios mínimos y ahí me veía yo en día de huelga en mi silla repitiendo eso de “pase el siguiente”. A día de hoy y ante la huelga general contra la reforma laboral decretada, que se celebrará el día 29 de marzo, se me comunica que no estoy de servicios mínimos, honor que ha recaído en mi compañera de tarde. Me veo en la obligación por primera vez a mis años de tomar una decisión. Hago huelga y me quedo en mi casa, paso de huelga y voy a trabajar, hago huelga y voy a manifestarme, voy a trabajar pero me muestro proactivo. Seguro que hay más opciones pero me voy a quedar con esta última.


Estaré en mi puesto de trabajo con un cartel que diga “apoyo la huelga” los que vayan a verme con sus hijos enfermos tendrán que aguantar mis razonamientos de porque creo que las politicas de recortes están dinamitando la sanidad pública, de porque tengo que trabajar más horas para ganar menos, de porqué el presupuesto de su centro de salud de salud se ha rebajado en un 50%, de porqué no estoy contento con mis jefes, porqué no se valora esfuerzos de los trabajadores y solo interesa la cuenta de resultados económicos, porqué si enfermo no voy a cobrar mi sueldo integro.


Así que tendremos un día relajado y tranquilo, muy docente, sin agendas, ni ordenador, explicando discutiendo e informando que es nuestra obligación, informar sobre la salud de sus hijos, la actual y la que se les avecina.


Yo no soy de grandes manifestaciones, me gusta cultivar mi microespacio, dejar huella a mi alrededor, no soy un salvador de la patria, pero creo firmemente que la labor de cada uno en su alrededor creará una marea que llevará a la reconquista que ya ha empezado desde el sur, arrinconando la marea azul hacia las costas doradas.


Feliz día de huelga general.
http://elmedicodemihijo.wordpress.com/2012/03/28/un-medico-en-huelga/

lunes, 26 de marzo de 2012

Señor Vargas Llosa:

Elogio de la madrastra
No me importa que sepan ustedes que velo el lecho de dolor de una anciana a la que se le ha metido en la cabeza que ha llegado el momento de morirse. Como un árbol tumbado a la fuerza, al que un tornado violento y resentido ha postrado de costado, yace ella boca arriba con el pecho podrido de mucosidades lacerantes y obstinadas, que crepitan como un leño en el hogar. En el asiento reservado al familiar resignado vigilo yo, libro en mano, de que la muerte, esa sombra descocada y oportunista, no se la lleve impunemente en el silencio de la noche, entre la modorra del sueño y el frío metálico de la mañana. Deberé, según parece, sorprenderla y provocarle una estampida. Y no sé yo, si mi figura apocada sacudirá los cimientos sólidos de aquella que anda descalza y vestida de soberbia desde hace ya tanto tiempo.Sonrío en la penumbra, acurrucada. Plegada en mi templanza y libro en mano, atesoro los segundos respirables, acumulando sensaciones. No hay nada de más en nuestra vida, ni un dolor, ni un suspiro, no. No. Porque si miro mis manos, boca arriba y boca abajo, estás me cuentan que los caminos se cruzan, que las rayas de la vida y de la muerte juegan al parchís y en medio de la línea del amor tengo una pupa que se convirtió en secuela y ésta en sabiduría.Vuelvo a sonreír, porque al final la vida es el libro más interesante.Me duermo, y la culpa la tienen los segundos hospitalarios, que laten bajo el peso del hormigón del tiempo.Todo aquel que escuche su propio cuerpo en el silencio más sepulcral, sabrá de ese vértigo que se siente al cerrar los párpados para escrutar los humores de la noche.Y en ese sueño que se levanta quejumbroso y valiente, nacido de una postura casi contorsionista, veo al señor Vargas Llosa, padre de este libro que ameniza mis largas horas de sillón, y le digo: valiente libro ha escrito usted, señor Vargas Llosa...




...que atormenta
y desconcierta mis pesares
con sonrisas
verticales.
Que si abluciones
y tormentas estomacales,
que si vergas
querubines y lenguas,
que si la transparencia de la seda negra
y el silencio del eunuco,
la saliva del infante
en la boca de su madrastra,
el cuerno del unicornio,
abrazos, muslos y montecillos de Venus,
pechos blancos y turgentes,
vientres blandos generosos,
hendiduras con olores agridulces,
jóvenes amantes en el bosque
que ríen, con el cuerpo enredado
y yacen después, sonriendo de gozo
mientras el tercero en discordia
contempla la escena, dichoso.




Y quisiera yo saber cómo ha logrado usted, señor Vargas, que en este momento de mi vida encajen de esta manera tan exacta, su sonrisa vertical con este pesar abstracto.
Publicado por Ángela
http://siguiendolospasosdebarro.blogspot.com.es/

viernes, 23 de marzo de 2012

Hablamos realmente por hablar.


Hablamos realmente por hablar.
Acusamos a las personas, las juzgamos sin saber nada. 
No tiene sentido lo que hacemos, nos ponemos en una posición que nadie nos otorgó ni nos otorgaría.
 Quizás porque nos hicieron lo mismo, quizás porque viven fijándose en cómo nos vestimos, en qué decimos y en qué hacemos, como si la vida misma se basara en eso. Hay un porcentaje de personas, que creen que la crítica es buena, que por algo está y que si no lo hicieran, sería porque verdaderamente no valdrías la pena. 
No sé de qué mierda están hablando, pero no creo que sea así. 
Uno no tiene por qué juzgar a alguien, porque nadie es perfecto ni lo será jamás.
Simplemente se toman el tiempo de criticar para aspirar a ser esas personas, por celos, por envidia, por enojo a sus propias vidas.
No somos nadie. 
Somos un mundo infinito, con nuestros problemas.
Nos enamoramos de quien no lo merece, lastimamos a quien nos quiere, lloramos por algo que verdaderamente no tiene sentido. 
Nos mentimos y le mentimos a las personas como si sufriéramos una deficiencia que nos convirtiese en malas personas. 
La vida parece basarse en eso.
Quizás, después de unos años, uno aprende a hacer oídos sordos.
Uno aprende a no escuchar ni mirar, a vivir en su mundo y no perturbar al del otro.
Haciendo oídos sordos no molestará escuché.
Y es verdad. Vivamos nuestra vida, vivamos y dejemos morir.
Enamorémosnos de la vida misma, de todo lo que tiene y no lo aprovechamos, vivamos como si mañana nos fuéramos a morir, vivamos.

Oh por favor, dejen de copiar mis títulos o mis frases, sean un poquito más originales, 
no soy un ejemplo de vida.

domingo, 18 de marzo de 2012

Adiós



Su sonrisa se esfuma de pronto y sin dejar de mirar su reloj de pulsera, deposita la taza de café hirviendo sobre el platillo derramando parte de su contenido:
–No nos veremos más.
Ella, tranquila, dobla y desdoblaba su servilleta una y otra vez sin dejar de mirar el líquido marrón que gotea en la mesa, casi puede escucharlo. Alza la vista y pregunta capciosa:
–¿Nunca?
Él no responde, no es necesario, sus ojos fríos y duros como el vidrio hablan solos.
Ella, con un gesto rápido se inclina sobre la mesa, hacia él, frunciendo el ceño y esperando que todo el autocontrol que ha logrado reunir a lo largo de los años no desaparezca de repente:
–No estás hablando en serio.
–Si...
–No.
–Joder... Si no soy capaz de olvidar, si no soy capaz de abrir los ojos por la mañana y apreciar lo que tengo a mi lado en vez de preguntarme cómo te va y qué estarás haciendo no puedo avanzar. No puedo seguir dando dos pasos hacia delante y otros dos hacia atrás, es aburrido, es doloroso y tú tienes la culpa.– Suspira.
Ella cierra los ojos. Se levanta y le observa desde arriba. Intenta encontrar algún rastro familiar en su rostro, busca el más mínimo signo de remordimiento en su mirada e intenta hallar alguna razón por la que no deba sacar el teléfono móvil y dar la señal ahora mismo. Pero no hay nada.
–Lo siento.
–Yo también lo siento.– Dice pulsando con decisión una tecla.


El miedo comienza a paralizarle mientras la ve alejarse. Espera a que vuelva la cabeza para poder despedirse, pero ella no lo hace. Le duele el pecho. Se ha ido y el punto rojo luminoso y diminuto que parpadea justo encima de su corazón confirma todas sus sospechas.
–Adiós...
XIII
http://nihilomnisveritasest.blogspot.com.es/2012/03/adios.html 

jueves, 15 de marzo de 2012

Tonto del culo


Aquí me tenéis, tirado sobre el parquet de mi casa y, encima, con las luces encendidas.
¡Qué forma más ridícula de morir!
Claro que esta no era mi intención. Lo único que pretendía era ponerme un poco en forma por un si acaso. Sabía que mi paciencia tenía un límite ante las provocaciones del imbécil de Solana, que no parecían tener fin.
Cada mañana al llegar a la oficina su saludo era:
-Hombre, aquí llega míster musculitos. El “melenas”, el "delirio de las nenas"…
A lo que seguía una estentórea carcajada, y las del resto de compañeros que, solidarios, se adherían a su ocurrencia. A ninguno de ellos les importaba si herían o no mi sensibilidad.

Estaba harto de sus burlas y miradas despectivas hacia mi físico y, por ese motivo, tomé la decisión de empezar a ir a un gimnasio dos días a la semana.
En un principio elegí matricularme en artes marciales, ya que al constar estas de multitud de disciplinas, tendría más posibilidades de conseguir  mis objetivos. Pero dada la complejidad de los ejercicios y la cantidad de instrumentos que había que utilizar, mis avances fueron lentísimos, por no decir nulos. Todo me costaba mucho, especialmente la coordinación de movimientos de brazos y piernas, por lo que mi instructor y entrenador me recomendó que si quería progresar debería asistir diariamente al gimnasio y, sobre todo, no dejar de practicar en casa los ejercicios aprendidos en clase.
Así lo hice.
Lo primero que me compré fue un “nunchaku”. Desde entonces, raro ha sido el día en que los bastones de los cojo… no han roto algo al salir volando por los aires.
¡No os podéis imaginar cómo está mi piso!  Destrozado.
Por no hablar de los moratones y magulladuras que decoran mi hasta hace un rato dolorido cuerpo.

A pesar de tantas dificultades, nunca pensé en tirar la toalla y rendirme. Siempre he tenido el convencimiento de que en esta vida, todo es cuestión de tiempo y de perseverancia.
Pero lo de hoy ha sido el súmmum.  Me he pegado una “real hostia” en toda la sien que ha sido mortífera, o sea, letal…, y lo peor no es que me haya muerto, sino que cuando se entere Solana, se pasará toda la semana diciendo:
 -Mira que hay que ser tonto del culo para matarse uno mismo sin querer.
Y, valga la redundancia, se partirá el ídem de risa.
Yo seguiré callado y sin poder defenderme.
Y aunque sea por una vez y sin que sirva de precedente, tendré que darle la razón a Solana.
Lola Encinas 

viernes, 9 de marzo de 2012

Vida tras la muerte


Estoy por ti
Siendo lo mejor de mí
Lo sé al morir
© Angel ,marzo 2012

martes, 6 de marzo de 2012

Ruptura del Perito Moreno


El imponente glaciar Perito Moreno, en el sur de Argentina, culminó el pasado domingo su ruptura.


"El estruendo fue grandísimo pero ocurrió en un momento en que llovía de forma torrencial. No había casi nadie, sólo nuestros compañeros del Parque Nacional que seguían el proceso desde un refugio"
El frente del glaciar mide unos 2,8 kilómetros de largo y tiene una altura de unos 70 metros sobre el nivel de las aguas del lago, aunque la pared de hielo llega a su lecho




El glaciar Perito Moreno, en el sur de Argentina, finalmente completó el pasado domingo su ruptura, en medio de una tormenta y cuando la oscuridad y la lluvia se habían confabulado para espantar a los cientos de turistas que aguardaban ansiosos el espectáculo.
La estruendosa y cíclica ruptura del dique de hielo que separa el brazo Rico y el Canal de los Témpanos del Lago Argentino ocurrió cerca de las 04.00 hora local, cuando prácticamente no quedaba gente en los miradores del Parque Nacional Los Glaciares, en la sureña provincia de Santa Cruz.




"El estruendo fue grandísimo pero ocurrió en un momento en que llovía de forma torrencial. No había casi nadie, sólo nuestros compañeros del Parque Nacional que seguían el proceso desde un refugio", contó Carlos Corvalán, intendente de la reserva natural.
Corvalán recordó que el glaciar 'rompió de noche, como en 2006" y precisó que la cámara que transmitió el proceso de ruptura por la web recibió este sábado, cuando se aguardaba el espectáculo con gran expectación, 1,8 millones de visitas.
El proceso de ruptura, que se inició el miércoles pasado, 29 de febrero de 2012, está provocado por la presión de las aguas sobre el dique de hielo, que comienza a agrietarse hasta formar un hueco en forma de arco que lo debilita y termina por derrumbarse.
Debido al fenómeno en los últimos días creció significativamente el número de visitantes al Parque Nacional Los Glaciares, que en la temporada de verano suele ser de unas 2.500 personas por día.
El Perito Moreno, de unos 200 kilómetros cuadrados de extensión, está situado sobre la cordillera de Los Andes, límite natural entre Argentina y Chile, y es uno de los pocos del mundo que se mantiene estable, sin retroceder como consecuencia del calentamiento global.




"Prometo por mi conciencia y honor que, si la salud me acompaña, no dejaré de ir en persona a verte, Perito Moreno."
Angel 

sábado, 3 de marzo de 2012

La mala reputación

Flores Secas, by Igor Kutuzov.


«Todos me miran mal, salvo los ciegos, es natural».


Año del Señor de no me acuerdo, antes o después de casarnos viajamos a la Provenza. Conclusiones del viaje: Marsella es una ciudad de locos, el campo francés se asemeja a un pesebre perfecto, en Montpellier me quedaría a vivir y la luz. Entendí a esos pintores que desertaron del frío norte para bajar a buscar la translúcida luz del Mediterráneo. Van Gogh, Gauguin y algunos listillos más. Bajaban al sur a robar el sol, como un carterista ávido de turistas. Provenza, luz y colores. En mi ignorancia, en un bar también olvidado, descubrí algo más: la canción que más me gustaba de Loquillo no era de Loquillo, sino de Georges Brassens. Y es que si el diablo acaba por saber algo es por viejo. ¿Qué versión es mejor? Los veinte primeros segundos de la de Loquillo me levantan de la silla, quizá la de Brassens, la original sea más redonda. Quizá no tenga importancia. Quizás no existió Brassens. Quién dice que no fue un drone.
Igor
http://epicavamurta.blogspot.com/