lunes, 30 de enero de 2012

El asilado


Me despertó el sonido de un timbre en la madrugada. Un hombre vestido de negro llamaba a la puerta de entrada. A pesar del temor que me infundía, accedí a hacerlo pasar cuando me rogó, con una tonada extraña pero desesperada, que por favor le diera asilo en mi casa. Le expliqué que mi vivienda era pequeña, que no tenía habitación de huéspedes, y que momentáneamente podía acomodarse en el cuarto de baño que daba al patio trasero. Así lo hizo. Entró dando un portazo y nunca más lo volví a ver. Apenas responde con un gruñido cuando golpeo a su puerta para avisarle que llegó la correspondencia. Semanalmente, recibe cajas selladas de color marrón, que hace ingresar por un agujero que él mismo hizo en la pared, a la medida justa de su necesidad.
Como en mi casa hay otro cuarto de aseo, intento olvidar que él todavía vive ahí. Pero es imposible. Cada vez que salgo al patio, tiemblo al ver esos enormes misiles que apuntan al cielo, asomados por la ventana del baño de atrás.
MARTÍN
http://livingsintiempo.blogspot.com/

domingo, 29 de enero de 2012

Alivio

La mañana, el silencio, no escuchar camiones, ni autos que corretean en las calles, es un alivio en la mañana de este domingo, solo viaja el viento por estas calles, y ojos que (como los míos) miran y escuchan tranquilidad.
Momentos
http://momentosss123.blogspot.com/2012/01/alivio.html

sábado, 28 de enero de 2012

Valor...........



Foto de Internet


Mientras el tímido reflexiona, el valiente va, triunfa y vuelve.
(Proverbio Griego)
http://grouchomaniaco.blogspot.com/

viernes, 27 de enero de 2012

Una mañana cualquiera



Cuando Frank se despertó, le costó un buen rato asimilar donde estaba, se levantó, se dirigió al baño, abrió el grifo, y bebió agua fría durante unos segundos...la cabeza le dolía y le costaba levemente respirar; pensó que sin duda alguna tenía que haber bebido y fumado menos la noche anterior...
Volvió a la habitación, y se fijó en las luces rojas de neón que entraban por la ventana; aquel debía de ser un hostal de tres al cuarto...se acercó a la cama y entonces la vio, aquel cuerpo femenino desnudo boca abajo, ocupando el espacio justo del colchón; levantó un poco la sábana ya que con aquellos colores, se distinguía perfectamente su culo insinuante, como llamándole a gritos, y pensó en quien sería aquella mujer y cuantas veces lo habrían hecho...se sentó en la silla que ocupaba la esquina de aquel agujero, y se encendió un cigarrillo; mientras intentaba reconstruir los hechos anteriores, no dejaba de mirar a aquella semidiosa que respiraba sin hacer ruido, y casi sin darse cuenta se excitó......
Poco a poco todo empezó a cobrar sentido, el bar donde el whiskey era de garrafón, la mujer del camarero, quien la sacaba al menos 20 años, los dos niñatos buscando guerra, lo cual explicaba sus nudillos ensangrentados, y aquella canción que se repetía cada cuarto de hora...era curioso que no recordara la letra y que sin embargo, toda la noche tuviera esa banda sonora...
Frank había entrado en aquel bar con la única intención de olvidarse de todo, y con toda seguridad lo había conseguido, al menos por unas horas...se hacía mayor y su trabajo ya no le satisfacía, eran demasiados los pesos en su espalda, los muertos almacenados en su memoria, las artimañas para vivir sin conciencia, y desde luego cada vez se le hacía más difícil apretar el gatillo...se había prometido que ese sería su último encargo, y al salir de la oficina decidió dejarlo para mañana;
Pero ese mañana era hoy y aunque la pausa había estado bien, hubiera preferido recordar a que sabía la piel de aquella chica, y no tener que volver a la realidad...se terminó el cigarrillo, se levantó, se acercó a su chaqueta y saco los datos de su víctima...la cara se le descuadró al ver aquella foto era la de la niña de su lado, ¿Quién podría ver muerto a ese ángel?...mientras divagaba, unos brazos le rodearon por detrás, y unos labios dejaron huella por su cuello...
"Me ha gustado dormir contigo", dijo aquella dulce voz ...
"Ojalá recordara algo", pensó él...y le preguntó "¿Tienes hambre?, conozco un sitio cerca de aquí donde ponen un café que resucita a los muertos"...
Y en ese preciso instante decidió que tenía la edad perfecta para jubilarse...
Publicado por Sh6y
http://poemasquedestilaelalma.blogspot.com/2012/01/una-manana-cualquiera_09.html#comment-form

jueves, 26 de enero de 2012

Anoche eliminaron al Real Madrid



Anoche eliminaron al Real Madrid
de la Copa del Rey
y Justiniano se alegra mucho
por los jugadores
por la directiva y el presidente
por los fanáticos periodistas
y por los aficionados
de ese club invencible
porque ahora tendrán más tiempo
para estar con sus familias
y dedicarse a otras cosas
como pasear y leer
y sobre todo para meditar
pero aunque Justiniano está alegre
por lo felices y risueñas
que estarán hoy esas personas
también está muy dolido
porque desde que acabó el partido
y el Real Madrid quedó eliminado
se le ha desencajado la mandíbula
al no poder parar de reír.
Toro Salvaje
P.D.
Por su interés reproduzco esta entrada de Toro Salvaje,
me he permitido la licencia de cambiar la competición;
el me perdona, seguro. también se puede leer el de hoy,
Justiniano 115, que no tiene desperdicio.
http://torosalvaje.blogspot.com/


martes, 24 de enero de 2012

La última prueba


No sé como tuve fuerzas para arrastrar el cuerpo y cubrir el agujero. 
Nadia pesaba más de lo que su poca estatura y su delgadez hacían pensar, o quizás era yo, que a estas alturas estaba al borde del agotamiento. 
Aun así pude hacer el trabajo medianamente bien y hasta pensé clavar una cruz con su nombre sobre el montón de tierra que ahora era su tumba, al fin y al cabo ella se había portado muy bien conmigo y hasta se puede decir que en algún momento habíamos sido casi amigas.
No sentí remordimientos, ella habría hecho lo mismo, eran las reglas.
Me esperaba la fama y un millón de euros.
Lola Homar
http://algunashistoriasinventadas.blogspot.com/

lunes, 23 de enero de 2012

Metonimia





Entre dos ataques de tos miré hacia un lado sin volver la cabeza hacia la cajetilla de tabaco rubio que hallé sobre la mesa que resultó ser la marca de cigarrillos que él fumaba. Desde ese momento, sentí una pequeña atracción de algún trato de favor hacia aquel hombre que tenía frente a mis ojos. Mientras dejaba caer los huesos de pollo en el plato, sus palabras se tornaban en delgadas fibras del tejido orgánico que configuraba la composición de su veteranía, envueltas en el interior de sus canas. Y antes de que llegara el postre, un cigarrillo se instaló en sus dedos. En ese instante presentí como alguna vez él se dejó llevar y me concedió un Sabines con un quiero fumarte, beberte y pensarte. "¿Te parece bien que te quiera nada más una semana? No es mucho, ni es poco, es bastante. En una semana se puede reunir todas las palabras de amor que se han pronunciado sobre la tierra y se les puede prender fuego. Te voy a calentar con esa hoguera del amor quemado. Y también el silencio. Porque las mejores palabras del amor están entre dos gentes que no se dicen nada". Él nunca me apremió con la conveniente ejecución de sus deseos inmediatos, tan solo esperaba  a que sintiera el gusto y el agrado de ser yo, la que compartiera un pitillo con él en cada uno de nuestros encuentros. Ahora que mi ropa huele al humo de este tabaco, no veo donde caen los visajes de aquel rostro mientras esperaba mi sonrisa y entusiasmo. Por el efecto del calor, me dilato en ese extraño desplazamiento.

domingo, 22 de enero de 2012

CEREMONIA



Hay algo en la memoria que nos precede,
es anterior a la física de los almanaques,
celebra el primer momento de consciencia.
Es una osamenta en la que se enredan
los cementerios cotidianos,
las palabras que no queremos decir
y decimos.


Por ella fluyen los errores primigenios.
Aún nos sirve para danzar en la playa,
rebeldes como entonces al paso del tiempo,
y celebrar nuestras pérdidas diarias.


Este viento que eriza las olas
a su manera también nos celebra.
Rafa
http://poeblaria.blogspot.com/

viernes, 20 de enero de 2012

En busca de los músculos desintegrados

Yo no sabía que mi cuerpo tenía tantísimos músculos, los fui descubriendo todos, uno a uno, en mi primera clase de pilates. Incluso hay unos que mueven las pestañas y en los que también se puede tener agujetas, es flipante.
Se nota que la profesora se cuida un montón, creo que por eso cuando me vio entrar por primera vez me miró un poco horrorizada, se dio cuenta de que tendría problemas con algunos de los ejercicios con los que había pensado destrozarnos.
Lo primero que nos enseñó fue la respiración, después de ventilarme tres veces, me dio la sensación de que había cogido una trompa de categoría y que me caería redonda de un momento a otro.
Fui haciendo las posturas que la profesora pedía, y en más de una ocasión hice tanto esfuerzo que me pareció que el estómago y el hígado intercambiaban sus posiciones dentro de mi ser. Y eso sin hablar de las múltiples rampas que arrasaron mi cuerpo.
A veces andaba un poco perdida y tuve que copiarme de mis compañeras más expertas, porque la profesora nos pedía que hiciéramos no sé qué con no sé qué parte de nuestro cuerpo.
Y todo eso debíamos conseguirlo mientras nos pedía una y otra vez que nos relajáramos. ¿Relajarnos? Esta mujer está pirada ¿Cómo podía relajarme si todo me daba vueltas? ¿Cómo conseguiría relajarme mientras me daban rampas en la espalda? ¿Cómo iba a relajarme mientras mis intestinos se enredaban? ¿Cómo lograría relajarme si no entendía la mitad de las cosas que decía? Y lo peor de todo, era imposible relajarse con mi hermana al lado, teníamos que estar pendientes de no cruzar nuestras miradas porque entonces el ataque de risa estaba asegurado, y la verdad es que la profesora no tiene mucha pinta de que le siente bien que nos tronchemos en su clase, lo cual nos daba más risa todavía, lógico.


Al final de la clase había conseguido hacer todos los ejercicios como una campeona, bueno todos no, hubo uno que mis múltiples hernias no me permitieron, cuando estábamos tumbadas y la profesora dijo "Balancea las piernas y…. ¡¡arriba!!", yo me quedé clavada en el sitio, espero que no nos pida hacer el pino puente porque entonces tendré que borrarme.

En fin, yo pensaba que los músculos de mi barriga se habían desintegrado después de los embarazos, pero no, resulta que sigo teniendo abdominales. Y no es que lo sepa porque después de cuatro clases estoy más plana que una tabla de planchar, no, estoy a mil años luz de lograrlo, en realidad lo sé porque tengo unas agujetas que no puedo ni estornudar.
http://diariomujertrabajadora.blogspot.com/2011/10/en-busca-de-los-musculos-desintegrados.html

miércoles, 18 de enero de 2012

FRASE






















La verdadera locura quizá no sea otra cosa que la sabiduría misma que, cansada de descubrir las vergüenzas del mundo, ha tomado la inteligente resolución de volverse loca.

Heinrich Heine (1797-1856) Poeta alemán.
Publicado por INFILTRADO
http://infiltradoloco.blogspot.com/

lunes, 16 de enero de 2012

La princesa busca marido.

Marino Chanlatte [República Dominicana] Campesina

Había una vez una princesa, que quería encontrar un esposo digno de ella, que la amase verdaderamente. Para lo cual puso una condición: elegiría marido entre todos los que fueran capaces de estar 365 días al lado del muro del palacio donde ella vivía, sin separarse ni un solo día. Se presentaron centenares, miles de pretendientes a la corona real. Pero claro al primer frío la mitad se fue, cuando empezaron los calores se fue la mitad de la otra mitad, cuando empezaron a gastarse los cojines y se terminó la comida, la mitad de la mitad de la mitad, también se fue.
Habían empezado el primero de enero, cuando entró diciembre, empezaron de nuevo los fríos, y solamente quedó un joven.Todos los demás se habían ido, cansados, aburridos, pensando que ningún amor valía la pena. Solamente éste joven que había adorado a la princesa desde siempre, estaba allí, anclado en esa pared y ese muro, esperando pacientemente que pasaran los 365 días.
La princesa que había despreciado a todos, cuando vio que este muchacho se quedaba empezó a mirarlo, pensando, que quizás ese hombre la quisiera de verdad. Lo había espiado en Octubre, había pasado frente a él en Noviembre, y en Diciembre, disfrazada de campesina le había dejado un poco de agua y un poco de comida, le había visto los ojos y se había dado cuenta de su mirada sincera. Entonces le había dicho al rey:
- Padre creo que finalmente vas a tener un casamiento, y que por fin vas a tener nietos, este es el hombre que de verdad me quiere.
El rey se había puesto contento y comenzó a prepararlo todo. La ceremonia, el banquete e incluso, le hizo saber al joven, a través de la guardia, que el primero de Enero, cuando se cumplieran los 365 días, lo esperaba en el palacio porque quería hablar con él.
Todo estaba preparado, el pueblo estaba contento, todo el mundo esperaba ansiosamente el primero de Enero. El 31 de Diciembre, el día después de haber pasado las 364 noches y los 365 días allí, el joven se levantó del muro y se marchó. Fue hasta su casa y fue a ver a su madre, y ésta le dijo:
- Hijo querías tanto a la princesa, estuviste allí 364 noches, 365 días y el último día te fuiste. ¿Qué pasó?, ¿No pudiste aguantar un día más?
Y el hijo contestó:
- ¿Sabes madre? Me enteré que me había visto, me enteré que me había elegido, me enteré que le había dicho a su padre que se iba a casar conmigo y, a pesar de eso, no fue capaz de evitarme una sola noche de dolor, pudiendo hacerlo, no me evitó una sola noche de sufrimiento. Alguien que no es capaz de evitarte una noche de sufrimiento no merece de mi, Amor, ¿verdad madre?
Cuando estás en una relación, y te das cuenta de que pudiendo evitarte una mínima parte de sufrimiento, el otro no lo hace es, porque todo se ha terminado.
Jorge Bucay.
Publicado por Pitufina
http://pitufina-amordesal.blogspot.com/2011/05/la-princesa-busca-marido.html

domingo, 15 de enero de 2012

Un pequeño decálogo, unas sábanas y algunos lectores



Aquí estamos de nuevo, acabadas las fiestas, con 12 kilos de mas, dos ulceras, sin regalos que pueda canjear en un Cash Converters y habiéndome de nuevo peleado con mi cuñado. Un clásico vamos. Aquí estamos de nuevo haciéndonos preguntas sobre que pretendemos hacer con un blog. Sea cual sea el blog. Bueno, las preguntas me las hago yo solo, ustedes aun siguen con la resaca y mirando el peso de la báscula. Cierto: son ustedes unos gordos.


Dice Eliza Day en un comentario al post en el que yo -inocente de mi- apostaba sobre una renovación: "renóvese pero no se vaya. El mundo en estos días de mierda necesita más risas". Queda claro, renovarse o morir. Y ya dije que morir es de lo más incomodo. Renovarse, no queda otra. ¿Que hay que hacer ahora? Continuar, claro. Seguir publicando textos humorísticos con asiduidad cediendo parte del espacio a cualquier otra forma de humor que aporten los lectores (fotos de sus cuñados, chistes verdes, nóminas insultantemente bajas, etc). Pueden enviarme sus obras y estaré encantado de publicarlas en este espacio aun y cuando no me ofrezcan sexo a cambio. Y si no las publico y se enfadan... busquen al tipo de la bolsa en la cabeza.


Dice Sergio en otro comentario: "Un blog puede entenderse como una forma de expresión artística aunque no sé si catalogarlo de cultura, pero sí de entretenimiento". De acuerdo Sergio ¿pero un entretenimiento como el sexo también es cultura? Yo me refería a la cultura popular, esa que va desde los Morancos al diseño del bote de Colón. Y ahí estamos todos incluidos.


Las "conversaciones" que mantenía con los lectores en los comentarios a los post pasarán a formar parte de segundas o terceras partes de esos posts integrandolas como continuación de lo escrito y replicando en nuevos posts en vez de los comentarios. Esto es así porque muchas veces lo mas interesante sucede en la trastienda. Así pues vamos a pasar la trastienda al escaparate. Si se publica un post sobre el amor y en los comentarios se dan diferentes opiniones, esas opiniones pasaran a formar parte de la continuacion del post en un nuevo post. Los dialogos formarán un nuevo post.




Dice Altivolantis que "Lo más importante es que uno haga lo que le gusta y como le gusta." Le aseguro, querida mía, que si esto es así yo estaría fornicando todos los dias como Nacho Vidal. Lo importante tambien es poder hacerlo. Por eso precisamente hago humor: porque no sirvo para actor porno.


En esta nueva etapa también hay que dar espacio a nuevos blogeros. Siempre he visitado blogs que me encantan pero que nunca me he atrevido a aconsejar. A partir de ahora habrá una nueva sección titulada "entrevista con el enemigo" donde intentaré entrevistar a otros bloggeros para demostrar que todos estamos aqui por ego, buscando sexo o fama.


Y para comenzar... ahí va mi primera pregunta:


¿Cada cuanto cambian las sábanas y que día de la semana?


Aunque crean que es una pregunta insustancial, no es así. He visto tertulias de cuatro horas en Intereconomia con preguntas aun mas triviales. Sepa ustedes que pretendo escribir un estudio titulado "cambio de sabanas: frecuencias y dias en la era de la información". Pero les necesito. Ya les avanzo que yo las cambio el viernes... el ultimo viernes del año, claro.


Su turno y gracias por seguir ahí.




http://diariodeuncompletogilipollas.blogspot.com/2012/01/un-pequeno-decalogo-unas-sabanas-y.html

viernes, 13 de enero de 2012

Sin título.



Miedo a las noches largas,
frías, interminables de invierno.


Miedo a encontrarte,
porque significa volver a tener miedo:
el miedo que mi inunda cuando partes.


Miedo en los huesos, en las sienes.
Bajar de nuevo la montaña rusa.


Miedo que te hiela, que te anula
el miedo a seguir adelante
por temerle al miedo.


Miedo a la muerte y todo abandonarlo
y paradójicamente, miedo a seguir viviendo.
Miedo a la guerra, al sufrimiento
y al sufrimiento por tenerle miedo.


Nieves
http://elrincondemnieves.blogspot.com/2012/01/sin-titulo.html

martes, 10 de enero de 2012

La primera de mis muertes



El despertador de los martes tenía un sonido más alegre. Sonaba a las 9, tarde para gente de nuestra edad, pero nunca fuimos demasiado amigos de eso de madrugar, y ya viejos no teníamos obligaciones a la mañana. En la cocina preparaba ese momento, tan café con leche (dos de azúcar) y tres galletitas untadas con dulce de durazno, para llevárselo a la cama a ella que siempre me esperaba despierta pero con los ojos cerrados sólo para que yo al llegar y acariciarla pueda disfrutar de los primeros rayos de luz de sus ojos y de su primera sonrisa que luego se sucederán y siempre tan bellas y tan espontáneas y tan beso de mamá en la frente.
Los días martes… tan iguales a los miércoles y a los jueves pero distintos por las siete de la tarde. Esa hora tan bella a la que entro a la facultad con el maletín en la mano y la camisa bien planchada para encontrarme con mi curso de alumnos; con esas mentes jóvenes y jubilosas que tanto me enseñan, que tanto admiro y extraño, que siempre me mantienen actualizado, me llenan de vida; con mi causa por la educación pública que me formó a mí y a mi familia, y que tanto estoy dispuesto a defender y que tanto me enorgullece hablar de ella; con esos pasillos llenos de afiches, llenos de ideas, donde está el futuro de nuestro pueblo... ¡díganme dónde está el futuro de un pueblo si no es en los pasillos de sus universidades!. También me encuentro conmigo caminando por los pasillos con el mate en la mano y riéndome con mis compañeros; con esa etapa de mi vida tan bella, que tanto me formó; con esos momentos llenos de alegría y con esos dos odiosos que tanto templan el alma, que lo ponen a uno triste y a no desanimarse porque la lucha no se pierde hasta que no se abandona.
Fue un lunes, uno de esos lunes tan celos y tan carcomidos por la envidia de no poder ser martes, de no ser vida que se desborda, de no ser alegría que cansa los cachetes. Tan maligno fue aquel lunes que hizo llegar a mí los resultados de la encuesta docente. Aquella que años atrás siempre me demostraba como los alumnos disfrutaban de mi clase y me comprendían, esta vez tuvo palabras de reprobación y sentí esa sensación de dos en la libreta.
No estaba ya en condiciones de reprobar, y lo que fue más cruel aún: tampoco estaba en condiciones de mejorar. Mis ojos se llenaron de lágrimas, sin decir una palabra tomé una hoja en blanco y le escribí mi carta de renuncia al rector. La firma en la parte inferior de la hoja me desgarró: estallé en llanto. Mi mujer me abrazó, leyó la carta y comprendió todo: era la primera de mis muertes.
 NICOVI
http://nic-ovi.blogspot.com/

sábado, 7 de enero de 2012

RESURGIR, POR VOSOTROS


Fotografía "Rexurdir" (resurgir), de Elia Fuentes, Seixo, Xalundes, mi hija.


-Eso es..., así me gusta. ¡Por fin me tomas en cuenta!
El que habla es mi otro yo, mi duendecillo cerebral que parece contento porque me ha visto destapar el bolígrafo virtual, tomarlo casi con ternura y mimo, colocarlo entre mis torpes dedos y, ante esta página limpia recién desempaquetada, con aroma a tiempo y a utilidad, casi brillante y satisfecha por ver la luz, comenzar a escribir.
-Ánimo -continúa diciendo- yo estoy aquí contigo, por si me necesitas o por si, por cualquier circunstancia, fallan tus palabras y necesitas la riqueza de mi enorme y cultivado vocabulario.
Estos duendecillos, siempre presumiendo de sus capacidades, aun imaginadas.
-Tranquilo, querido duende, mis dedos y yo nos bastamos una vez tomada la decisión.
La realidad es que, aunque se empeñe en ponerse laureles, sabe muy bien qué ha sido lo que me ha impulsado a tomar esta decisión después de algunos meses de ¿relax?, ¿vagancia?, ¿puesta al día de sentimientos?, ¿renovación o regeneración del mobiliario mental?, ¿limpieza: en seco y con agua jabonosa?...
¡Qué más da!, la simple verdad es que, los dedos aplican sus saberes y el papel se va llenando de notas que, si bien no son de todos los tonos del arco iris, sí que surgen espontáneas, algunas con esfuerzo o lentas. Ahí van comenzando a rebrotar, llenando un pentagrama de signos, no musicales desde luego, pero en esencia, no tan disferentes.

Hace unos días, una Mujer (con letra mayúscula, sí), me ha hecho saber que notaba mi falta. Un hombre joven y generoso, de vez en cuando, me recuerda que sigue esperando mi voz.
Ayer, un amigo me ha dado una maravillosa lección y otro me ha evocado, haciéndomelo saber.
Una amiga que me acompaña habitualmente, me dice que ya es tiempo.

Hay amigos con los que diariamente estás en contacto, con los que paseas, compartes vida y vicisitudes, discutes, cambias impresiones, tomas una caña y te miman.
Pero luego, existen otros, con afectos profundos, incluso admiraciones intensas, que surgen y se hacen ver, cuando todo parece que está comenzando a oler a moho, a viejo, a tiempo perdido, a condescendencia o boba compasión de un yo para con el otro. Pareciera que predicen un desmoronamiento.
Y es entonces cuando estos raros y espléndidos amigos, con sabiduría, te enfrentan a un espejo sin ningún disimulo, sin torpes aplausos, llamando a las cosas por su nombre, haciéndote ver los perfiles de las cosas sin nubes ni nieblas, tal como son: naturales, sencillas y limpias o, incluso a veces, feas.
En sus uñas, quizá quede luego, el rastro un poco negro de haber arañado la roca, quitando la suciedad y el musgo, secos por el tiempo y el abandono. Pero de una manera altruista y desinteresada, se encogen de hombros, piensan que ya se lavarán más tarde y sonríen con calor.
Y el espejo, te devuelve la imagen un poco pasmada de tus “yos”: el visible y el profundo, disfrazado de duendecillo bondadoso, con sus arrugas, sus años, sus preocupaciones y olvidos, aunque también afloren risas y miradas sin lesiones.
-¿Ves terca?, no ha sido tan difícil, el bolígrafo virtual, casi se ha convertido en la estilográfica que pudo haber sido y que todavía puedes conseguir. Quizá la pierdas y se junte con aquel montón de plumas extraviadas durante tus años de aprendizaje, pero no importa, siempre habrá otra más bella que puedas cosechar.
Este yo, ahora, luego de reconvenir al engreído y presumido que se cuelga todas las medallas, se queda con la cara iluminada por una amplia sonrisa, en la que flotan todos los reconocimientos, necesarios y justos.
¡Va por vosotros!, que sois enormes y sabéis quienes sois.
PUBLICADO POR FONSILLEDA
VIERNES 18 DE NOVIEMBRE DE 2011
http://fondevila.blogspot.com/

jueves, 5 de enero de 2012

En casa de Dani había llegado la crisis


En casa de Dani había llegado la crisis, está había entrado por la puerta, se había instalado dentro de una forma feroz porque no fue poco a poco sino de golpe de la noche a la mañana. Todo lo habían perdido por el Préstamo en cadena que su padre pidió al Banco.
Vivimos en casa de la abuela María que es viuda, ella corre con todos los gastos no sólo los de la vivienda sino también de la alimentación y el vestuario principalmente el mío, que dicen que crezco por la noche como los pepinos. Hoy hemos ido todos juntos en autobús, la abuela a una asociación, mis padres a buscar trabajo y yo al cole, me han dejado en la escalonada de la entrada, me he vuelto a verles, parecen más jóvenes y enamorados aunque preocupados, la abuela no va con ellos.
Esta noche, es la cena de Navidad, vamos a comer pronto, me van a dar una sorpresa. Debajo del árbol (un abeto de plástico) están los regalos, un pañuelo para mama, una bufanda para papa, un tarro de colonia barata y un marco con mi foto del último cumpleaños para mi abuela, para mí un pijama y un libro. Añoro mi casa, las vacaciones, internet, el esquí ahora en invierno, los adornos de los renos en la entrada de la puerta principal, los aderezos de cristal y plata, el árbol de las cinco mil luces (según dice Juan el jardinero) que cada año es más alto y grande. Lloro por tener que ir a la Biblioteca ó al colegio para conectarme a Internet, por tener que ir en autobús, por no tener viajes que contarles a mis compañeros de clase. Siento vergüenza de contar mi situación a mis amigos, así es que me estoy distanciando de ellos, aunque sospecho que algo le han dicho sus padres, porque ya no me llaman por teléfono ni me invitan a las fiestas ¡me da igual no ir a navegar, ni a patinar ni a montar a caballo! Me da rabia oír como mis padres, en el silencio de la noche, hablan en susurro, ríen calladamente, suspiran y callan. La diversión de los fines de semanas, fiestas, vacaciones y demás, es ir a pasear al parque o cogidos de las manos o corriendo uno al lado del otro, el perro y yo vamos delante o nos entretenemos por el camino; cuando sus muchas obligaciones se las permite, nos acompaña la abuela.
Hemos comido pronto, por aquello de la sorpresa, estoy ilusionado ¡¡Por fin algo ha cambiado! ¿Viajaremos, donde? ¿A la nieve? ¿Invitaremos a mis amigos? ¿Sera una fiesta?, pero me quedo de piedra, la abuela me ha dicho en el oído que no me ponga muy elegante ¡¡Pero si es Nochebuena y vamos de fiesta!! Callo y obedezco, aunque estoy estupefacto. Me quedo pasmado, con cara de lelo cuando observo que tanto la abuela como mama llevan dos bolsas repletas de cosas que no puedo ver. Vamos andado, hay pocas personas en las calles, las casas están iluminadas y se oye hablar y reír, cantan; después de un rato, no sé cuanto porque voy como un zombi, llegamos a los bajos de un edificio, es grande, frio, aunque han puesto estufas, largas mesas de tablones de madera cubiertos por un mantel de papel de Navidad, las sillas son los bancos de iglesia, los platos son de plástico igual que los cubiertos y los vasos, me pareció espantoso, una pantomima. Había más mujeres, todas se pusieron a colocar los artículos en las mesas –ahora sé que era comida- . Sin saber de donde empezó a entrar personas y más personas ¿de dónde había salido tantas gentes? Despacio y como en peregrinación fueron ocupando los bancos, hasta que el recinto se lleno, yo estaba en un estado hipnótico, mi mente llena de preguntas:¿Quién eran? ¿Por qué iban a comer allí? ¿Dónde estaban sus familias? ¿Porque la abuela y las otras mujeres servían allí ¿.Cenaron y de la misma forma que entraron se marcharon, ahora dando las gracias y felicitando las Navidades. Todos –incluido yo- recogimos , limpiamos y colocamos tazas, cucharas, servilletas, vasos. Nos fuimos. Camino a casa mama me dijo: “Tienen menos que nosotros, por eso compartimos lo que tenemos”. Hechizado por lo vivido, tarde un tiempo en comprender, abrace a mama, me coloque entre aquellas dos grandes mujeres, me sentía contrariado pero feliz ¡Tenía tanto que aprender! Necesitaría un tiempo pero tenía dos grandes ejemplos que me llevarían por el camino adecuado.
Al llegar a casa subí a mi habitación, ya no era ni tan pequeña ni tan pobre.
Escrito por MARÍA JOSÉ GONZÁLEZ RUIZ
Viernes, 23 de Diciembre de 2011
http://navidad.ideal.es/relatos-navidenos/106-en-casa-de-dani-habia-llegado-la-crisis.html

martes, 3 de enero de 2012

me sorprendería hacerlo bien…

         No Re Torno


En el momento que vi el cielo de color rojo supe que estaba dentro de ti. En una burbuja. En otro mundo. No te conocía. No me conocía. Solo nos deslizábamos por una corriente de nieve negra. Y aquello era bueno. Pero no nos pertenecía. Nos alejaba de la realidad. Nos sepultaba al mundo de las sombras. A lo opuesto. Al corazón que no sabe palpitar. A los huesos que crujen al andar. Al miedo que se ciñe a nuestra sombra. Al quejido de mi pecho partido. A la Luna Negra que corona la noche más blanca. Al temor claustrofóbico que empiezo a notar. ¿podré salir alguna vez de aquí? Del ser negativo que duerme dentro de mi. De esa sombra blanca que me mira fijamente. Que bebe de mi. Que se alimenta de mi boca. Que muere con cada roce de luz negra. De la habitación donde danzan figuras inocuas alrededor de nuestra tumba, sobre esa fosa que solo contiene aquella caja de la que nunca nos quisieron hablar. La que contiene la inocencia, la que contiene la luz. Debo perder el norte de nuevo para encontrar el camino de vuelta. Solo la locura me conduce a la salida. Solo desgarrando capas se llega al final. Al mundo de las No-Ideas. A lo irreal. Al mundo que quise soñar. El que no vivo ahora. El que un día fue posible y que ya nunca será.
ESCRITO POR DAVID CABELLO
http://davidcabello.tumblr.com/