domingo, 15 de enero de 2012

Un pequeño decálogo, unas sábanas y algunos lectores



Aquí estamos de nuevo, acabadas las fiestas, con 12 kilos de mas, dos ulceras, sin regalos que pueda canjear en un Cash Converters y habiéndome de nuevo peleado con mi cuñado. Un clásico vamos. Aquí estamos de nuevo haciéndonos preguntas sobre que pretendemos hacer con un blog. Sea cual sea el blog. Bueno, las preguntas me las hago yo solo, ustedes aun siguen con la resaca y mirando el peso de la báscula. Cierto: son ustedes unos gordos.


Dice Eliza Day en un comentario al post en el que yo -inocente de mi- apostaba sobre una renovación: "renóvese pero no se vaya. El mundo en estos días de mierda necesita más risas". Queda claro, renovarse o morir. Y ya dije que morir es de lo más incomodo. Renovarse, no queda otra. ¿Que hay que hacer ahora? Continuar, claro. Seguir publicando textos humorísticos con asiduidad cediendo parte del espacio a cualquier otra forma de humor que aporten los lectores (fotos de sus cuñados, chistes verdes, nóminas insultantemente bajas, etc). Pueden enviarme sus obras y estaré encantado de publicarlas en este espacio aun y cuando no me ofrezcan sexo a cambio. Y si no las publico y se enfadan... busquen al tipo de la bolsa en la cabeza.


Dice Sergio en otro comentario: "Un blog puede entenderse como una forma de expresión artística aunque no sé si catalogarlo de cultura, pero sí de entretenimiento". De acuerdo Sergio ¿pero un entretenimiento como el sexo también es cultura? Yo me refería a la cultura popular, esa que va desde los Morancos al diseño del bote de Colón. Y ahí estamos todos incluidos.


Las "conversaciones" que mantenía con los lectores en los comentarios a los post pasarán a formar parte de segundas o terceras partes de esos posts integrandolas como continuación de lo escrito y replicando en nuevos posts en vez de los comentarios. Esto es así porque muchas veces lo mas interesante sucede en la trastienda. Así pues vamos a pasar la trastienda al escaparate. Si se publica un post sobre el amor y en los comentarios se dan diferentes opiniones, esas opiniones pasaran a formar parte de la continuacion del post en un nuevo post. Los dialogos formarán un nuevo post.




Dice Altivolantis que "Lo más importante es que uno haga lo que le gusta y como le gusta." Le aseguro, querida mía, que si esto es así yo estaría fornicando todos los dias como Nacho Vidal. Lo importante tambien es poder hacerlo. Por eso precisamente hago humor: porque no sirvo para actor porno.


En esta nueva etapa también hay que dar espacio a nuevos blogeros. Siempre he visitado blogs que me encantan pero que nunca me he atrevido a aconsejar. A partir de ahora habrá una nueva sección titulada "entrevista con el enemigo" donde intentaré entrevistar a otros bloggeros para demostrar que todos estamos aqui por ego, buscando sexo o fama.


Y para comenzar... ahí va mi primera pregunta:


¿Cada cuanto cambian las sábanas y que día de la semana?


Aunque crean que es una pregunta insustancial, no es así. He visto tertulias de cuatro horas en Intereconomia con preguntas aun mas triviales. Sepa ustedes que pretendo escribir un estudio titulado "cambio de sabanas: frecuencias y dias en la era de la información". Pero les necesito. Ya les avanzo que yo las cambio el viernes... el ultimo viernes del año, claro.


Su turno y gracias por seguir ahí.




http://diariodeuncompletogilipollas.blogspot.com/2012/01/un-pequeno-decalogo-unas-sabanas-y.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario