viernes, 13 de enero de 2012

Sin título.



Miedo a las noches largas,
frías, interminables de invierno.


Miedo a encontrarte,
porque significa volver a tener miedo:
el miedo que mi inunda cuando partes.


Miedo en los huesos, en las sienes.
Bajar de nuevo la montaña rusa.


Miedo que te hiela, que te anula
el miedo a seguir adelante
por temerle al miedo.


Miedo a la muerte y todo abandonarlo
y paradójicamente, miedo a seguir viviendo.
Miedo a la guerra, al sufrimiento
y al sufrimiento por tenerle miedo.


Nieves
http://elrincondemnieves.blogspot.com/2012/01/sin-titulo.html

3 comentarios:

  1. Hola Angel, gracias por compartir. Veo que tu blog comparte entradas de otros sitios. Muy generoso por tu parte. Gracias de nuevo y me quedo por aquí. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De nada Nieves, es un placer poder dar cobertura a los que ampliáis el panorama de las letras y el pensamiento en la red. Mil besos

      Eliminar
  2. El miedo siempre galopa en nuestra mente y forma parte de nosotros en algún momento de nuestra vida..
    Dejemos el miedo a un lado y vivamos todo lo intensamente que podamos.
    Besos y susurros cálidos

    ResponderEliminar