domingo, 27 de agosto de 2017

Principal sospechoso



Maravillosa serie británica (con un buen y merecido puñado de Emmys Y BAFTAs) de crímenes capitaneada por Helen Mirren que se encarga de conducir las investigaciones en la piel de la detective Jane Tennison.
Excelente serie policiaca. Guión inteligente, creíble, sin concesiones(contiene imágenes realmente brutales), tremendas actuaciones(y es que, aunque el género se preste a ello, aquí no hay caricaturas, todos son personajes de carne y hueso), historias interesantes y, por encima de todo, una Helen Mirren extraordinaria, me atrevo a decir que dando la mejor actuación que se haya dado nunca en una serie de TV. Sí, el asunto "mujer en un mundo de hombres" tiene el riesgo de caer en lo trillado, pero aquí, aunque tiene su importancia, pasa a ser algo secundario entre tantos otros elementos que se destacan.

Al tener tan pocos capítulos, además, nunca se repitieron a sí mismos...si acaso algún autohomenaje se permitieron en el último, pero nada grave, la frescura nunca se perdió.
Afortunadamente ésta no es una serie policiaca más del montón.


"Principal sospechoso" no es una serie al uso sino una "serie de miniseries". Cada temporada consta tan solo de un par de capítulos, cada uno de ellos de casi dos horas de duración... cada uno de ellos con una trama soberbiamente trabajada, con un crimen complicadísimo y con una Helen Mirren inconmensurable.


Todo en "Principal sospechoso" es de nota alta y es un maravilloso ejemplo de buen guión, dirección e interpretaciones... tanto, que algunos de sus episodios están a la altura de cualquier excelente película de cine negro o de joyitas como "Seven" (así, sin exagerar lo digo).


La realización es de pedigrí (atención a algunos encuadres y moviemientos de cámara), imprime una atmósfera tenebrosa y plácida, y se deja llevar con elegancia y carácter por sus elaborados y cuidados guiones (hay series yankis que tienen que agitar la cámara continuamente para suplir la poca emoción y sustancia de sus tramas... pero "Prime suspect" no necesita nada de eso porque sus historias están llenas de emoción y tan solo necesitan ser descritas con convicción).


Y es que sus tramas son potentes e intensas, sus crímenes son laberínticos y complejos, su intriga es insidiosa, su investigación es ardua, sus obstáculos son colosales, y el tratamiento a sus personajes es trabajado y profundo (desde el primer sospechoso hasta la última víctima, pasando por el investigador de al lado y el asesino perturbado. Todos ellos gozan de una gran complejidad que se nos describe en sus momentos (ya sean evidentes o subyacentes). Y por supuesto el personaje de Tenisson es mimado hasta el extremo con una encarnación perfecta por parte de Helen Mirren).


Las actuaciones son TODAS de sobresaliente, y Mirren está de Oscar explotando a la perfección un personaje realmente hondo (basta un gesto o una mueca de su personaje para decirnos un mundo. En mi opinión, éste es su segundo mejor trabajo frente a las cámaras tras "La reina") y lleno de matices (intimidante e impositivo; apasionado y obsesionado por su trabajo; vulnerable y frío a la vez...), y enfrentando a su personaje, no solo a embrollados y estupendos misterios e intrigas criminales, sino también a difíciles problemas personales y a zacadillas e impedimentos que surgen dentro del propio equipo investigador...

No falta el subordinado hijoputa que ansía el puesto de la jefa y que, al no soportar la idea de que ese puesto haya ido a parar a una fémina, trata de fastidiar y hacer la vida imposible a la susodicha; o el policía patoso que contamina la investigación; o el corrupto que lucha desde dentro para que el crimen no se resuelva jamás).


En fin. De esas series que se hacen sabrosamente largas (cuanto más se mantiene en suspense, más inquietante resulta). Un conjunto absorbente y oscuro que hará babear a quien guste del género de series de crímenes, detectives y policías; ya que resulta un absoluto placer ver como sus preludios son tan enigmáticos como cautivadores, como sus nudos (que no dan ni un respiro en sus diálogos) resultan tan enrevesados, como sus personajes nos van sorprendiendo a medida que avanza la compleja trama, como sus fuertes interrogatorios son tan soberbios, como algunos de sus giros resultan tan inesperados que dejan con la boca abierta de par en par, y como de bien funcionan todos y cada uno de los recursos utilizados para generar más intriga (atención a los detalles que interrumpen la resolución de un pequeño misterio).

Ojalá se volvieran a hacer series así (y no me estoy dejando llevar por la nostalgia... que cuando se estrenó esta serie apenas tendría unos 2 o 3 años. Pero "Prime suspect" es una de esas series que trasciende al paso del tiempo y que sirve (y ha servido) de manual para futuros productos del mismo corte).


Spark

viernes, 25 de agosto de 2017

Pakt (El pacto)




El Pacto es la adaptación polaca del original noruego Mammon. Cuando, hace unos meses vimos aquella serie en versión original (aún no estaba incluida en la plataforma HBO), simplemente nos gustó, nos pareció una idea interesante, por mucho que lo que estábamos viendo no cuadrara con lo que consideramos el “carácter nórdico”. La serie nos pareció excesivamente conspiranoica, pero era menester reconocer que se hacía agradable de ver, estaba bien interpretada y, sobre todo, era ágil y dinámica. La calificamos con un 7 y la recomendamos. Pues bien, hora que hemos visto la adaptación polaca, nos encontraos en la obligación de comprar ambas series.


Cuando se escucha la música de Chopin y los acordes arrebatados de La Polonesa o lo apasionado de su amor con George Sand, incluso otras muestras del carácter polaco, antisemitismo incluido, uno logra encuadrar mejor la trama de El Pacto con aquella sociedad. De hecho, hemos de reconocer que nos ha gustado ligeramente algo más que el original noruego. Incluso el enfoque conspiranoico está algo más atenuado y, desde el punto de vista fílmico, algunos encuadres e imágenes son ligeramente superiores.


Hay que ir con cuidado a la hora de describir la trama. Los elementos que contiene desde el principio se van descubriendo poco a poco y resultaría inadecuado revelarlos por anticipado. Baste saber que la trama gira en torno a un periodista de investigación y a la redacción de un diario que están a punto de publicar la información sobre un caso de corrupción económica que afecta a una gran empresa dirigida, precisamente por el hermano del periodista que realiza la investigación. A partir de esta base se desarrolla la trama que no ahorra al espectador sorpresas, situaciones imprevistas y traiciones.
Un elemento a notar como verdadero signo de los tiempos es el mobiliario y los complementos del hogar que aparecen en la serie: son de marca Ikea.


La versión polaca se emitió apenas un año después de la noruega, por lo que es fácil pensar que sus promotores (HBO) tuvieron tiempo de corregir algunos elementos presentes en la primera. En ambos casos no se trata de series que hayan desatado una gran expectación, ni que hayan sido polémicas. De hecho, cuesta encontrar información y críticas sobre ambas. Algo injusto porque se trata de dos series buenas y, si nos centramos en la versión polaca, muy agradables de ver y con un ritmo ágil, dinámico y en su tramo final, trepidante.


Obviamente, los actores que participan son completamente desconocidos en España, pero sus interpretaciones resultan impecables. Una serie, en definitiva, para ver y digerir. Por lo demás, la serie nos ayudará también a ver cómo es la Polonia actual. La presentación y la cabecera son, simplemente, geniales y están al nivel de las mejores realizadas en estos últimos años.
En esta ocasión nos sumergiremos en una investigación periodística llevada hasta el extremo. Una producción que no sólo está cargada de suspense y desconcierto, sino que plantea un debate muy interesante sobre la ética periodística y, en menor medida, sobre la Unión Europea.



Pakt nos cuenta la historia de Piotr Grodecki (Marcin Dorocinski), un periodista que debido a una investigación se verá inmerso en una serie de tragedias, asesinatos, sorpresas…vamos una de intrigas y conspiraciones de toda la vida. Como podréis imaginar toda esta situación transciende a lo personal y su vida se convertirá en una pesadilla in crescendo.
El director de la primera temporada, que es la que he visto y os recomendamos, es Marek Lechki y la verdad es que ha hecho un buen trabajo para la poca experiencia que tiene. Según la información que he recopilado tan solo ha dirigido Erratum (2010) y la TV Movie Moje miasto (2002). Sin embargo en muchos momentos me ha recordado al trabajo de Susanne Bier en The night manager. El uso de localizaciones reales, la cámara en mano o la prohibición de de efectos ópticos y filtros, aspectos propios del movimiento fílmico Dogma 95, son usados con bastante acierto por parte de Marek Lechki.
La trama la verdad es que no está nada mal, no es que sea innovadora pero tiene unos golpes de efecto que realmente te dejan sentado. Además las actuaciones están bien en la mayoría de los casos y genial en unos pocos. El actor Marcin Dorocinski está realmente convincente al igual que Witold Debicki, que da vida al jefe del protagonista, y Edward Linde-Lubaszenko, el padre del protagonista, quien a pesar de no aparecer mucho en la serie tiene un rostro, y lo maneja de tal manera, que consigue transmitirnos un abanico de sensaciones según pasan los episodios.



Y ahora vamos con algún que otro comentario que alguno podría catalogar como spoiler así que avisados quedáis. Llaman la atención algunas pinceladas críticas que aparecen en la serie en relación a la Unión Europea. El fervor “europeísta” se va extinguiendo poco a poco en Polonia.
Un dialogo que radiografía a la perfección la realidad actual de Europa. Da risa, pero no hace gracia. Brillante. Es casi como un chiste, el contexto es el siguiente, dos personajes en su hora de descanso van a comer a un puesto de hamburguesas.

Personaje 1: ¡Oh, tanta belleza!, carne pura de vaca criada al aire libre en los pastos verdes de Irlanda.
Personaje 2: ¿No tienen de la nuestra?
Personaje 1: La polaca se la enviamos a ellos y ellos nos envían la suya. Y así funciona Europa.
Personaje 2: ¿Y no podría ser como antes cada uno con la suya?
Personaje 1: Si, pero para qué, no tiene sentido. Europa no sería necesaria.


Por otro lado tengo que resaltar la inherente reflexión sobre la deontología del periodismo de la que somos partícipes en cada episodio. Es cierto que es un drama llevado al extremo, pero ya sabéis que la realidad supera con creces la ficción y esta historia, en toda su dimensión, resulta totalmente cruda y convincente. Cuál es el auténtico deber del periodista, hasta dónde se está dispuesto a llegar para cumplir la ética que uno demanda, la soledad del periodista desacreditado, como algunas fuentes intentan usar a los periodistas, el debate entre beneficio y periodismo, el uso de otros compañeros de profesión para pasar información que tu medio no quiere publicar…Si eres periodista como yo, esta es una serie que no te puedes perder.
Diego Martínez


miércoles, 23 de agosto de 2017

Contratiempo


Si "Contratiempo" hubiese sido dirigida por Hitchcock, Brian de Palma, Scorsese o Nolan, todos los críticos presuntuosos de los medios de comunicación estarían alabándola y poniéndola por las nubes, pero como es española, la protagoniza Mario Casas, la dirige Oriol Paulo (quien perpetrase la lamentable "El cuerpo" hace unos años), la produce Antena 3 y su trama exige un nivel de atención a los detalles por parte del espectador que está por encima de la capacidad intelectual de estos engreidos gafapastas, pues claro, la película es una birria.


Pero el público suele ser sabio y ha pasado olímpicamente de los críticos profesionales, convirtiendo en un éxito de taquilla lo que es sino un estupendo thriller que te mantiene pegado a la butaca desde el principio de la proyección, atento a los detalles, como dice la protagonista. El guión, giros inesperados incuidos, es una pieza maestra de relojería que denota un profundo y constante trabajo de revisión para pulir aristas y gazapos, la fotografía y ambientación son sensacionales y el trabajo de los actores, muy bueno, incluído el para mí insoportable Mario Casas. En general, considero a "Contratiempo" uno de los mejores thrillers españoles desde la estupenda "La caja 507" (2002).


¿Qué al final hay un giro rebuscado? ¿Y qué? ¿Cuántos giros inesperados, retorcidos y absurdos hay en películas por todos conocidas y consideradas obras maestras?
En resumen, "Contratiempo" es una magnífica película, bien hecha, entretenida y de lo mas recomendable.


Como lujoso juguete de retorcidas intrigas, "Contratiempo" es una película divertidísima, que funciona mejor cuanto menos en serio se toma a sí misma. En esta historia tenemos de todo: hombres inmorales, mentiras, falsas identidades, rubias, morenas, encuentros secretos, venganzas, coches hundidos en lagos, misivas de amenaza, chantaje... todo un Greatest Hits del cine negro que, como decía, cuando es un descarado refrito de sus miles de referentes, hace de la película un entretenimiento tan digno como divertido.


Otra cosa es que sea una historia redonda, que no lo es. Su guión, entre giros, giros y más giros, queda con algunos llamativos agujeros, y es que como dice el personaje de Ana Wagener, la importancia está en los detalles, y hay muchos detalles que podrían haberse limado en su guión para hacer de Contratiempo algo más redondo. Pienso en cosas "tontas", como el hecho de que dos personajes anden buscando una linterna aunque lleven smartphones de última generación en las manos; o que ninguno de los coches del accidente tenga rasguño alguno; o que la policía no busque, en una zona llena de lagos, dichos coches en el agua; o que cada vez que la historia necesita avanzar dando información a sus protagonistas, éstos se cruzan con una televisión en horario de noticias (por supuesto de Antena 3 o la Sexta, ¡maldito product placement!)... aunque sea en sitios inverosímiles; etc...

Pero por otra parte, Oriol Paulo sí maneja la intriga con la cámara y el montaje de forma ejemplar. Además de todos sus guiños al género, el director planifica las secuencias con elegancia, beneficiándose de un lujoso y muy hermoso diseño de producción, y mantiene la tensión, en todas las vertientes y variantes del metraje como si estuviésemos ante la última secuencia. Es fascinante cómo con la cámara crea juegos de ambigüedad y puntos de vista, y los claros hallazgos de Contratiempo son en gran parte debidos a su realización.


Y la otra parte de los grandes méritos de esta película está en esa morena y esa rubia. Sus protagonistas masculinos están correctos, aunque quizá falle el que parecen tomarse la historia demasiado en serio. Pero ellas dos son de otro planeta. Es decir, ya es obvio, gracias al señor, que Bárbara Lennie y Ana Wagener son probablemente las dos mejores actrices del cine español. Aquí, como en todas sus interpretaciones, son capaces de transformarse y jugar con la sutileza, pero la grandeza de sus caracterizaciones y de sus dos (...) personajes tiene mucho que ver con el estilo y el conocimiento del juego de "grand guignol" que están viviendo, lo que refuerza el carácter icónico y la fuera y energía de sus dos espléndidas creaciones.


Como apunte final, recomiendo a cualquiera que tenga interés en ver la película, que no deje que nadie le cuente demasiado ni lea en la medida de lo posible la sinopsis más extensa. Y también como apunte final, me atrevo a augurar a Contratiempo una espléndida recepción del público, que amará esta lúdica cinta.


jaly

lunes, 21 de agosto de 2017

El guardian invisible






Parecía que sí
El humorista Quequé acuñó la expresión "parecía que sí" para designar a cualquier cosa que, a priori, tiene visos de ser algo estupendo o de llegar a algo grande, pero que, finalmente, resulta ser un desastre de grandes proporciones o, en el mejor de los casos, acaba pasando totalmente inadvertido por su irrelevancia...


Sin duda, "El guardián invisible" es un "parecía que sí" de libro. Una película que por su temática, ambientación y atmósfera pareciera estar destinada a ser una gran película, pero que, cuando uno la ve siente que no aporta nada y que a los mandos de esa nave, nadie sabía donde ir.


Comencemos por la actriz, una Marta Etura en una de sus peores actuaciones en representaciones más propias de teatro de aficionados que en el papel de una atormentada investigadora. Transmite cero credibilidad, que trata de camuflar con gestos faciales muy "pensativos" que, en realidad alejan al espectador de sentirse mínimamente identificado con el personaje. Un suspenso en toda regla.


El guión y dirección es caótico mostrando pedazos sin sentido que se encadenan torpemente hasta un final que, ya lo advierto para los lectores del libro, no es fiel al mismo.
Se intercalan escenas en las que se avanza demasiado rápido, dando por sentados detalles importantes que, tal vez para el lector del libro no supongan mayor problema (porque los conoce de antemano), pero que para el espectador que no conoce la obra literaria presentan graves lagunas que ni el guión ni el director han sabido llenar.


Y aparecen otras escenas en las que la narrativa se entorpece para mostrar detalles que no aportan nada al relato de la película. Sin duda, algunas de ellas tienen su fiel reflejo en el libro, pero otras ni siquiera eso... y ambas olvidan, una vez más, que hay espectadores que no han leído la novela, y por tanto, o se les explica qué tienen que ver con la película o, sinceramente, es mejor no presentar dichas escenas.

En definitiva, y retomando mi idea inicial, un "parecía que sí" en toda su expresión. Una historia que, tal vez, con otra actriz principal más apropiada y con un guión y dirección más oportunas hubiera sido una gran película, pero que, tal y como se nos presenta en la pantalla del cine es un tostón y un sinsentido de más de dos horas.


Respecto a la "crítica" profesional, sinceramente, la leo y me pregunto si alguno de ellos ha visto en realidad la misma película que yo. Tengo la firme convicción de que hay críticos de cine de grandes medios que escriben sus críticas sin ver siquiera las películas que comentan. Y si no, comparad las críticas de los usuarios con las de los profesionales y sacad vuestras propias conclusiones.


Mejor ver antes que leer
Anuncio para navegantes, como en todo film basado en una novela, mejor ver antes que leer, y aquí superindicado. Aunque ya hace mucho que leí la saga y no recuerdo algunos detalles, si recuerdo alguños aspectos que son importantes porque te sumergen en la historia y que aqui se obvian. Marta Etura es demasiado dulce, y que conste que me encanta, pero la Amaya que yo recuerdo es más taciturna y oscura, una relación muy especial con su marido que aqui no refleja a mi gusto suficientemente bien, Flora es tal cual Elvira Minguez, perfecta a mi gusto y el resto de personajes están bien, Francesc Orella y Casablanc ....que buenos son aunque salgan 10 minutos en total. Punto y aparte.


La ambientación de 10 pero....era necesaria tanta lluvia ? De verdad llueve tantísimo en Eliozoldo ? He acabado con la sensación de agobio de agua, para rematar cuando he salido del cine diluviaba ! Pero aún así, la ambientación de la casa de la tia de Amaia clavada, y el obrador también.


Ahora, en cuanto a la historia y en como está llevada....deja cosas sueltas como si el espectador conociera la solución o del tipo:espera que más adelante te explico. La primera parte me ha dejado fria absolutamente, no entraba en la historia ni queriendo, pero a partir de cuando se empieza a explicar la historia de Amaia de chica, esa parte ya me ha empezado a gustar más, pero le sigue faltando ritmo, algo que te enganche al sillón y no te permita apartar la vista, si buscais esto, no lo encontrareis.


En resumen, para mí ha sido una decepción, no porque no esté bien hecha, por los actores, no, no, es porque aquello que tiene de mágico la novela aqui ni de coña lo encuentras, es lo malo de ver una película basada en una novela que ya has leido y te ha encantado, casi nunca cumple nuestras espectativas, ya se sabe....ver antes de leer.
Jesusda

domingo, 20 de agosto de 2017

Salando el campo de batalla




A la magistral interpretación de Bill Nighy y Helena Bonham Carter, se añade el rigor a la hora de reconstruir, encubriendo nombres y hechos, como es lógico, el itinerario de Tony Blair en su relación con la trama norteamericana de los centros de internamiento ilegales y las torturas que en ellos se practicaron bajo la administración Bush a raíz de los atentados terroristas de Nueva York y Londres.
Las dos entregas anteriores de la trilogía ("Page Eight", traducida como "Entre líneas"; y "Turks & Caicos", traducida como "Islas turcas y Caicos") son igualmente espléndidas y resultan imprescindibles para entender la trama de ésta última.


Las interpretaciones de todos los actores son perfectas, con un Bill Nighy que ha encontrado por fin la obra que le ha permitido mostrar su enorme carisma y su talento para encarnar la elegancia, astucia y audacia que se suele asociar a la imagen del gentleman inglés, potenciada por el misterio del agente secreto;

Helena Bonham, un poco rellenita, encarna sin embargo perfectamente la sensualidad y sagacidad de una mujer inteligente y sensible, a falta de erotismo morboso, tal vez debida a la índole televisiva del producto; la aristocrática Olivia Williams presenta un personaje fuerte y creíble, en la periodista del Independent; Judy Davis, al igual que en la primera entrega de la saga, incorpora con poderío a la artera dirigente del MI5;

igualmente, Saskia Reeves propone un personaje astuto y precavido, en un cambio de género que sustituye a su modelo Gordon Brown; el inefable Ewen Bremner también halla un personaje donde insertar su físico tan poco versátil, más allá de los personajes marginales y estrafalarios en los que se le suele encontrar; Ralph Fiennes, por su parte, aquí controla su habitual histrionismo que, no obstante, le sirve para dar un matiz siniestro al Primer Ministro, alejándolo del sonriente Blair en el que se inspira el personaje.



En los dos capítulo finales se echa un poco de menos la presencia de la guapa Raquel Weisz que interpretaba al ambiguo personaje de Nancy Pierpan en la primera entrega. Asimismo, en la segunda, Christopher Walken y Wynona Ryder demuestran cuanto han ganado como intérpretes con la edad.
El argumento es complejo y requiere una atención constante, mejor una doble visión, para no perder el hilo. El director desde luego no lo pierde y la historia está perfectamente contada sin cabos sueltos ni errores, pero la trama es densa.


La misma eficacia cinematográfica se halla en la ambientación, los personajes secundarios y los diálogos.



Además del interés de la narración como película (la verdad es que al acabar la saga quedan ganas de empezar de nuevo a verla, por el enganche que tiene y la satisfacción de contemplar tan buen trabajo artístico en todos los niveles) lo que destaca también es el rigor con el que los autores de la novela y el director han sabido recrear los avatares políticos ingleses de la última década. Uno lamenta que la honestidad -o la coherencia y vergüenza torera de dimitir cuando los pillan con el carrito del helado- que se aprecia en los personajes, trasunto verosímil de las personas que los inspiran, no se puedan ni rastrear entre la clase política española.



domingo, 6 de agosto de 2017

'Big Little Lies'




Big Little Lies es una recién miniserie de HBO asombrosa por su calidad, tanto en su trama como en su reparto y demás aspectos. Es la miniserie imprescindible que te destrozará el corazón
Nada como una serie que te deje pensando horas y días completos o que te destroce el corazón. De esto es capaz 'Big Little Lies'; y de mucho más. Se trata de la serie de la cadena HBO creada por David E. Kelley basada en la novela de Liane Moriarty publicada en 2014.


No sólo se trata de una producción de alto nivel sino que tiene tres atractivos especiales: un reparto acertadísimo, una narración impecable y una trama impactante. Cabe señalar que esta reseña no tiene spoilers, así que, tanto como si has visto la serie como si no, puedes leer sin reservas. Lo peor que puede pasar es que te programes un maratón para este fin de semana.



Decíamos que el casting es impecable: en 'Big Little Lies' participa Reese Witherspoon, Nicole Kidman, Shailene Woodley, Laura Dern, Zoë Kravitz y Alexander Skarsgård, entre otros. Sí, las mujeres en esta serie se llevan la mayor parte de la trama, sin que esto signifique que los personajes masculinos que participan en la historia tengan menor importancia.



La historia desenmascara, principalmente, la vida de tres madres: Madeline (Reese Witherspon), Celeste (Nicole Kidman) y Jane (Shailene Woodley). Sus "vidas perfectas" son, desde el primer episodio, juzgadas bajo la lupa del círculo social al que pertenecen. La ficción se lleva a cabo en Monterrey, un pueblo de la costa norteamericana que se destaca por la posición acomodada de sus habitantes y donde las apariencias son importantísimas. "Bajo la lupa" porque se intercalan a lo largo de la serie los juicios de valor (cuando lo que les piden son testimonios y declaraciones) sobre las familias involucradas en algo feo que sucedió en ese círculo y del que investiga la policía (tranquilos, esto está en el tráiler).


Así, durante sus (apenas) 7 episodios veremos qué esconde cada personaje bajo su apariencia impoluta. No sólo conoceremos sobre las tres mamás protagonistas, muchos otros nos harán rabiar y llorar (o las dos cosas). Las lealtades por los personaje nacen de inmediato... sobre todo si eres mujer.

Mucho más que un drama doméstico

'Big Litte Lies' sorprende por la profundidad con la que aborda los temas más obscuros y elementales de la violencia de género. Además de que los retrata de una forma que duele... en verdad duele. Hace mucho no disfrutaba (o sufría) un drama como el de esta miniserie. Puede decirse que carece de licencias dramáticas, es tan real que lastima.
Otra cosa es que no hace un circo de un problema tan grave y tan vigente (y tan urgente) como la violencia de género, ni de las problemáticas constantes a las que estamos expuestas las mujeres en nuestra vida diaria, incluso en las más cotidianas y normales de las situaciones. Además está el papel de las personas que rodean esos problemas de mujeres (que en realidad pertenecen a todos) y su influencia en la solución o complicación de estos que muchas veces son negados por la sociedad o, peor caso, se recurre a revictimizar a las mujeres que sufren abusos.

 
 Aborda los temas más urgentes y reales de las mujeres de forma inteligente del que casi nadie se sentirá ajeno

Con cada capítulo de 'Big Little Lies' nos vamos hundiendo en las profundidades de las vidas de estas mujeres y muy pronto tendremos el corazón hecho jirones. La narración es fluida y sin teatralizaciones exageradas. Creo que la sobriedad (sin perder la crudeza) con la que se abordan las tramas en la serie es uno de sus mayores aciertos. Esta serie, además, aborda otros temas destacados: los distintos tipos de maternidad que existen, los tabúes sobre este tema, los roles tradicionales y un montón de aspectos con los que la sociedad rodea a las mujeres.


Sobra repetir que está hecha con gran atención al detalle en todos los sentidos (música y fotografía incluidas). Sin duda estamos ante una miniserie imprescindible que, como muy pocas pero afortunadamente cada vez con más frecuencia, aborda los temas más urgentes y reales de las mujeres de forma inteligente y de los que casi nadie se sentirá ajeno (incluidos los hombres) pues el abanico de dramas de esta serie es impactante.


Recomiendo la serie, como mínimo, a todas las mujeres. Ninguna se dejará de sentir identificada.
Hay conflictos para todos los gustos, diría que toca toda vulnerabilidad de las personas, adultas, adolescentes, niñas, y parejas.
A simple vista y por las actrices me esperaba un aburrido "Mujeres desesperadas", solo que aquí no hay comedia, no hay diálogos o acciones frívolas y tras una arquitectura y paisajes de ensueño hay un baño de realidad; abusadores y abusados, las hay frágiles pero valientes y soberbias pero huecas, sentimientos de inferioridad, justicia, resentimiento, sumisión, dominación, esperanza, culpa, celos, odio, dependencia, depresión, miedo, dolor… temas como la carrera profesional de la mujer, la maternidad, las relaciones sociales, la rivalidad entre ellos y ellas por ser el macho o mujer alfa, la vida no tan idílica de pareja y las exparejas, la psicopatía, las neurosis, los secretos inconfesables que se ocultan hasta a las mejores amigas, cómo enfrentarse a situaciones de abuso (sexual, de poder, de influencia, violencia machista...), y todo eso se cuenta de manera brillante y visceral, con una cámara tan cerca que casi puedes sentir sus escalofríos y poniendo el acento de cada escena en los motivos de cada personaje para ser el asesino de uno de ellos, que aún no se sabe, convirtiéndolos en sospechosos a todos y dándoles motivos a todos para querer matar a alguien. Invitando al espectador a captar toda pista y a hacer su propio "murder board" en el que poder adivinar quién fue el asesinado, quién le asesinó y por qué.
Ah, no menos importante: tiene un final espectacular. Levantarse de un final como este será toda una proeza. Corren los rumores de que habrá segunda entrega: no estoy segura de que esto sea una buena noticia, aunque en estos momentos los creadores de la serie tienen comprada mi credibilidad en ellos. Veamos qué sucede.
Job