Pakt (El pacto)




El Pacto es la adaptación polaca del original noruego Mammon. Cuando, hace unos meses vimos aquella serie en versión original (aún no estaba incluida en la plataforma HBO), simplemente nos gustó, nos pareció una idea interesante, por mucho que lo que estábamos viendo no cuadrara con lo que consideramos el “carácter nórdico”. La serie nos pareció excesivamente conspiranoica, pero era menester reconocer que se hacía agradable de ver, estaba bien interpretada y, sobre todo, era ágil y dinámica. La calificamos con un 7 y la recomendamos. Pues bien, hora que hemos visto la adaptación polaca, nos encontraos en la obligación de comprar ambas series.


Cuando se escucha la música de Chopin y los acordes arrebatados de La Polonesa o lo apasionado de su amor con George Sand, incluso otras muestras del carácter polaco, antisemitismo incluido, uno logra encuadrar mejor la trama de El Pacto con aquella sociedad. De hecho, hemos de reconocer que nos ha gustado ligeramente algo más que el original noruego. Incluso el enfoque conspiranoico está algo más atenuado y, desde el punto de vista fílmico, algunos encuadres e imágenes son ligeramente superiores.


Hay que ir con cuidado a la hora de describir la trama. Los elementos que contiene desde el principio se van descubriendo poco a poco y resultaría inadecuado revelarlos por anticipado. Baste saber que la trama gira en torno a un periodista de investigación y a la redacción de un diario que están a punto de publicar la información sobre un caso de corrupción económica que afecta a una gran empresa dirigida, precisamente por el hermano del periodista que realiza la investigación. A partir de esta base se desarrolla la trama que no ahorra al espectador sorpresas, situaciones imprevistas y traiciones.
Un elemento a notar como verdadero signo de los tiempos es el mobiliario y los complementos del hogar que aparecen en la serie: son de marca Ikea.


La versión polaca se emitió apenas un año después de la noruega, por lo que es fácil pensar que sus promotores (HBO) tuvieron tiempo de corregir algunos elementos presentes en la primera. En ambos casos no se trata de series que hayan desatado una gran expectación, ni que hayan sido polémicas. De hecho, cuesta encontrar información y críticas sobre ambas. Algo injusto porque se trata de dos series buenas y, si nos centramos en la versión polaca, muy agradables de ver y con un ritmo ágil, dinámico y en su tramo final, trepidante.


Obviamente, los actores que participan son completamente desconocidos en España, pero sus interpretaciones resultan impecables. Una serie, en definitiva, para ver y digerir. Por lo demás, la serie nos ayudará también a ver cómo es la Polonia actual. La presentación y la cabecera son, simplemente, geniales y están al nivel de las mejores realizadas en estos últimos años.
En esta ocasión nos sumergiremos en una investigación periodística llevada hasta el extremo. Una producción que no sólo está cargada de suspense y desconcierto, sino que plantea un debate muy interesante sobre la ética periodística y, en menor medida, sobre la Unión Europea.



Pakt nos cuenta la historia de Piotr Grodecki (Marcin Dorocinski), un periodista que debido a una investigación se verá inmerso en una serie de tragedias, asesinatos, sorpresas…vamos una de intrigas y conspiraciones de toda la vida. Como podréis imaginar toda esta situación transciende a lo personal y su vida se convertirá en una pesadilla in crescendo.
El director de la primera temporada, que es la que he visto y os recomendamos, es Marek Lechki y la verdad es que ha hecho un buen trabajo para la poca experiencia que tiene. Según la información que he recopilado tan solo ha dirigido Erratum (2010) y la TV Movie Moje miasto (2002). Sin embargo en muchos momentos me ha recordado al trabajo de Susanne Bier en The night manager. El uso de localizaciones reales, la cámara en mano o la prohibición de de efectos ópticos y filtros, aspectos propios del movimiento fílmico Dogma 95, son usados con bastante acierto por parte de Marek Lechki.
La trama la verdad es que no está nada mal, no es que sea innovadora pero tiene unos golpes de efecto que realmente te dejan sentado. Además las actuaciones están bien en la mayoría de los casos y genial en unos pocos. El actor Marcin Dorocinski está realmente convincente al igual que Witold Debicki, que da vida al jefe del protagonista, y Edward Linde-Lubaszenko, el padre del protagonista, quien a pesar de no aparecer mucho en la serie tiene un rostro, y lo maneja de tal manera, que consigue transmitirnos un abanico de sensaciones según pasan los episodios.



Y ahora vamos con algún que otro comentario que alguno podría catalogar como spoiler así que avisados quedáis. Llaman la atención algunas pinceladas críticas que aparecen en la serie en relación a la Unión Europea. El fervor “europeísta” se va extinguiendo poco a poco en Polonia.
Un dialogo que radiografía a la perfección la realidad actual de Europa. Da risa, pero no hace gracia. Brillante. Es casi como un chiste, el contexto es el siguiente, dos personajes en su hora de descanso van a comer a un puesto de hamburguesas.

Personaje 1: ¡Oh, tanta belleza!, carne pura de vaca criada al aire libre en los pastos verdes de Irlanda.
Personaje 2: ¿No tienen de la nuestra?
Personaje 1: La polaca se la enviamos a ellos y ellos nos envían la suya. Y así funciona Europa.
Personaje 2: ¿Y no podría ser como antes cada uno con la suya?
Personaje 1: Si, pero para qué, no tiene sentido. Europa no sería necesaria.


Por otro lado tengo que resaltar la inherente reflexión sobre la deontología del periodismo de la que somos partícipes en cada episodio. Es cierto que es un drama llevado al extremo, pero ya sabéis que la realidad supera con creces la ficción y esta historia, en toda su dimensión, resulta totalmente cruda y convincente. Cuál es el auténtico deber del periodista, hasta dónde se está dispuesto a llegar para cumplir la ética que uno demanda, la soledad del periodista desacreditado, como algunas fuentes intentan usar a los periodistas, el debate entre beneficio y periodismo, el uso de otros compañeros de profesión para pasar información que tu medio no quiere publicar…Si eres periodista como yo, esta es una serie que no te puedes perder.
Diego Martínez


Comentarios

Entradas populares de este blog

Haikus de Muerte

La Mantis (Netflix)