domingo, 10 de agosto de 2014

¿Cuánto ofreces por ti?


El subastador pensó que perdía su tiempo mostrando aquel viejo violín estropeado y arañado, pero, aún así, lo mostró:

- ¿Cuánto ofrecen? ¿Quién hará la primera puja?
- Un euro.
- Dos
De pronto un hombre canoso se puso en pie, llegó hasta el violín y lo tomó en sus manos. A continuación, lo limpió de polvo, armonizó las cuerdas y comenzó a tocar una tierna melodía.
El subastador pensó en su interior en cuánto daría por tener un viejo violín como este y tomándolo con cariño, volvió a levantarlo...
- 100 euros
- 500 euros ..
Y las pujas siguieron subiendo...
No podemos entender qué fue lo que cambió su valor. 
Alguien dijo que fue el toque de un maestro.

Muchas personas sienten que sus vidas están fuera de tono. 
No saben aprovechar su talento ni los recursos de que disponen.
No saben convertir sus excusas en razones. 
Son incapaces de descubrir las oportunidades que existen dentro de una crisis...
No encuentran sentido a lo que hacen.
No saben ponerse en acción y se subastan, como el viejo violín, muy baratas, pues siguen el viaje de la vidad como si se tratara de un juego que no requiere pensar.
Pero un día, cuando están preparadas, un maestro aparece y la gente no puede comprender como puede  encontrar tanto valor en algo que ellos no lograban descubrir.
El secreto está en mirar más allá de las apariencias, donde se encuentra la verdadera alma de las cosas.

"La diferencia entre lo que hacemos y lo que somos capaces de hacer resolvería los problemas más grandes que hay en el mundo" M. Ghandi

Daltvila

No hay comentarios:

Publicar un comentario