martes, 30 de diciembre de 2014

yo



Algunos días se esfuma el amor
y el miedo ocupa todo el espacio.
Otros hay luz,
dejo de mirar los puntos oscuros
y me acaricio con la tibieza del sol.
No me planteo traiciones,
dolor, ira, revancha,
me detengo y noto la brisa,
el olor de las primeras gotas de lluvia
y entro en mi amor,
en el amor por mi,
por mis momentos de paz y los otros.

Hoy el viento era fresco.
He corrido con ganas, disfrutando del amanecer
y del olor a tierra húmeda.

Yo soy, y es lo realmente cierto
añil

2 comentarios:

  1. Un bello canto y una certera reflexión.
    En ocasiones lo que nos parece un final es en realidad un inicio : sentir el DESAMOR para empezar a buscar en solitario en las pequeñas-grandes cosas y acciones la esencia de la vida, la felicidad.

    ResponderEliminar
  2. La felicidad, querida Lola, vista, es verdad, desde el prima de la realidad de este día y esta hora, es la ausencia del dolor, todo lo demás, sin esta premisa, son cantos de sirena. Feliz 2015 para ti y toda tu gente. Mil besos, desde el Sur.

    ResponderEliminar