domingo, 7 de agosto de 2016

MARCELLA



La primera derivación internacional del subgénero bautizado como nordic noir tuvo su estreno el  mes pasado en la televisión británica de la mano de una detective muy particular, rozando lo disfuncional, que se desenvuelve en un entorno urbano áspero y gris a la caza de un asesino en serie.
Marcella, la protagonista que da nombre a la nueva serie de ITV, no pretende ser una réplica de Saga Norén a la inglesa, aunque ambas hayan salido de la pluma del sueco Hans Rosenfeldt, creador de la serie de culto The Bridge (Bron/Broen). Pero las comparaciones resultan inevitables. La primera entrega de los ocho capítulos de Marcella nos traslada a un universo tan oscuro como el que Rosenfeldt ideara para la afamada coproducción sueco-danesa, con dosis de violencia gráfica y gore inusuales en la pequeña pantalla del Reino Unido.
Marcella Backland es una policía británica retirada en pro de la vida familiar que debe confrontar un antiguo caso no resuelto (lo que los anglosajones denominan cold case), al tiempo que su vida personal se hace trizas.

Nicholas Pinnock 


El plantón del marido a esta exdetective en el arranque de la trama, y también sus consecuencias, marcan la tónica de un personaje que arrastra consigo un secreto inconfesable y a quien el guionista nórdico quiso dibujar expresamente como la antítesis de Saga.
 La policía sueca de The Bridge “no está conectada con sus emociones y cualquier decisión que tome se basará siempre en la lógica, mientras que Marcella es extraordinariamente emocional y el espectador nunca puede intuir cuál va a ser su siguiente paso”, ha subrayado Rosenfeldt sobre su nuevo personaje, concebido para conquistar al público anglosajón alérgico a los subtítulos (en las islas británicas nunca se doblan ni las películas ni los programas de televisión).


Jamie Bamber
Charlie Covell
La serie inglesa incluye, sin embargo, más de un guiño a los exitosos productos del nordic noir, incluidas cuestiones de vestuario, que rápidamente ha detectado la crítica británica. Porque la parka que luce en varias secuencias la protagonista encarnada por la actriz Anna Friel —especialmente conocida en el mercado americano por la serie Pushing Daisies—, es muy parecida a la que en su día arropara a la detective Sarah Lund a lo largo de sus pesquisas relatadas en The Killing, el título danés que abrió camino internacional al talento nórdico del ámbito televisivo.
El ‘nordic noir’ viaja fuera de Escandinavia con ‘Marcella’ Aquella serie tuvo incluso una réplica en Estados Unidos, que en sus primeros capítulos arrancó como una copia calcada del original para luego derivar en un argumento diferente.

Anna Friel

Anna Friel

Pero nunca hasta ahora uno de los propios artífices del nordic noir había trasplantado ese género a otras latitudes, en el caso de Marcella a un Londres oscuro por el que pulula una colección de personajes intrigantes. Como el de Maddy Stevenson, una ambiciosa estudiante de criminología que alienta la relación con uno de los principales sospechosos de asesinato múltiple, a cargo de la actriz

 Laura Carmichael (lady Edith en Downton Abbey)



.







Ian Puleeston-Davies es Peter. 













Sinead Cusack (Jekyll and Hyde) 











Harry Lloyd (Juego de tronos) 









integran también el reparto de esta serie que se perfila como uno de los platos fuertes de la temporada, y cuyos derechos compró Netflix para emitirla fuera del territorio del Reino Unido e Irlanda a partir de julio.
 PATRICIA TUBELLA

No hay comentarios:

Publicar un comentario