sábado, 18 de febrero de 2017

Goliath


Claro que podría haber sido mejor.
Pero en este caso es tan flagrante que no he encontrado mejores palabras para empezar.
Billy Bob Thornton con la serie a cuestas.




Lo destaco en el comienzo de la crítica, porque es por ver su actuación que se llega hasta el final. La verdad es que arranca tibia, un capítulo piloto decepcionante, confuso, atropellado, que presenta demasiados personajes de golpe y en el que apenas logras sentir simpatía por ninguno.


Me dejó tan indiferente, que tardé más de diez días en retomar la serie.


Afortunadamente la cosa mejora con el final del segundo capítulo, que termina con un suceso trágico que hace que de repente las cosas se pongan interesantes, y te lleva a pensar que hay un guión sólido detrás de la serie
.
Por desgracia no sólo se vuelve culebronesca, con demasiadas traiciones amorosas entre los personajes, algo que se podría perdonar gracias al buen trabajo de los actores y a lo adictiva que es, sino que el final que han dado a esta primera temporada es inconsistente y muy difícil de creer.


David contra Goliath. David es Billy McBride (Billy Bon Thornton) un abogado alcoholizado, en trámites de divorcio, en la ruina, y con una única obsesión: Vengarse del antiguo socio que lo echó del bufete que fundaron juntos. Ellos dos y la ex mujer de Billy.


Su antiguo socio es Donald Cooperman (William Hurt) un abogado despiadado, con el rostro desfigurado y que manipula a todos sus empleados, dirigiendo el bufete desde su despacho, a oscuras, con las cortinas echadas.

Un tipo siniestro, con algunos desequilibrios mentales que irán saliendo a la luz con el paso de los capítulos. Diseñado su personaje para odiarlo desde el principio.


Billy encuentra la posibilidad de vengarse, cuando le contratan para investigar el extraño suicidio de un ingeniero de una multinacional del sector armamentístico, y principal cliente del bufete de Cooperman.


A partir de ahí no sólo tendrá tendrá que luchar contra unos abogados podridos de millones y con muchos recursos, sino también contra una multinacional dispuesta a jugar sucio para frenar la investigación de Billy McBridge.


Junto al buen trabajo y el carisma de Thornton, y William Hurt, destaco a un puñado de secundarios. Callie, abogada y socia del bufete, interpretada por Molly Parker, a la que puede que pongas cara por "Deadwood" y más recientemente por "House of cards" y a una becaria del mismo bufete. Lucy, a la que da vida Olivia Thirlby. A ambas las manipula a su antojo desde las sombras, Cooperman, enfrentando a la una con la otra.
Uno podría esperar un buen caso con giros de guión. Un tipo sin recursos que lucha conrta su excompañero y exempresa que ahora tiene tanto poder que parece que lo controla todo. Pero no. Y como pasa con la serie Ray Donovan me parece que se centran demasiado en la vida de sus protagonistas y poco en su trabajo. Me gustaría saber mucho más del caso y mucho menos de sus amoríos. Resquicios legales, trampas en los pleitos, picardía en los juzgados... eso es lo que buscaba. Hay algo, pero se queda muy corto.
Además de acontecimientos totalmente estrambóticos y un desenlace irreal de serie/peli pequeña.

                                                                                              Rufus T Firefly 


No hay comentarios:

Publicar un comentario