martes, 27 de enero de 2015

Tic-tac



Estos versos no te darán cobijo.
No te traerán el perdón que buscas.
No harán dinero ni bienes,
ni tabaco ni vino.
No harán sombra,
ni justicia.
No la traerán de vuelta
ni resucitarán a las golondrinas que,
oscuras, se ahogaron en aquel río.
No traerán calor
ni llenarán la cama.
No contendrán tus lágrimas
ni provocarán tu sonrisa.
No sacudirán de ti ni un ápice del dolor
que se te pega a la piel.
Estos versos no valen para nada,
no valen nada.
Y sin embargo,
no soy digno de que entres en mi cama,
pero una mirada tuya bastará.
Tendrá que bastar.
Qué remedio.
De tanto
tic-tac,
tic-tac,
maldita sea,
tic-tac,
al final siempre llego tarde.

Desilusionista

No hay comentarios:

Publicar un comentario