The Sinner





 The sinner tiene una virtud que puede llamar a engaño. Su punto de vista es tan atractivo y  original, que puede llevar al espectador a la idea de que está ante una serie mayor. Nada más lejos de la realidad. Su maravillosa premisa se desploma con el avance de los capítulos, cuando asistimos al habitual recurso del guionista tramposo, o que simplemente no quiere hacer bien su trabajo y termina recurriendo a la trampa para evolucionar la historia.



Una joven madre, esposa modelo, sufre un arrebato y asesina a puñaladas en la playa, ante su familia horrorizada y ante docenas de bañistas, a otro joven que reía feliz mientras su novia escuchaba en el móvil una canción. Gran punto de partida que nos pone en la incógnita de qué lleva a Cora Tanneti, a asesinar al joven Frankie Belmont, al que ni siquiera conocía.


Genial punto de arranque, que logra aún mayor atracción cuando Cora se declara culpable, cuando vemos que es la primera sorprendida por lo que ha ocurrido, y está tan perdida como el espectador. Más se complica la historia cuando el cadáver de su hermana pequeña, Phoebe, aparece y Cora es acusada de su muerte.


El problema lo vamos a encontrar cuando vemos que Cora sufre amnesia que afecta a unos meses de su pasado, una hoja en blanco que el guionista va rellenando haciendo que Cora recuerde, tras oportunas sesiones de hipnosis, un hilo suelto del que el detective Harry Ambrose pueda tirar. Así sucesivamente se pasan los capítulos. Harry está atascado, Cora, o el guionista, recuerda oportunamente otro fragmento del pasado que va evolucionando la historia. Cuando no es gracias a la hipnosis, lo es gracias a que Harry se cobra favores pasados y consigue que le dejen llevar a Cora a la escena del crimen sin despliegue policial alguno. Vamos, una asesina confesa se va de paseo con el detective.


Sobre los actores protagonistas, a Cora la interpreta Jessica Biel, otra actriz del cine que busca espacio en la televisión. Si su carrera ya está bastante atascada, gracias a engendros recientes como Unidas por la sangre o el insultante remake de Desafío total, no creo que The sinner le ayude a relanzar su carrera. Personalmente tampoco me parece muy buena actriz. Sea llorando o sea riendo, Jessica “Cora” Biel, siempre pone la misma inexpresiva cara de tristeza infinita.


Al Detective Ambrose lo interpreta Bill Pullman, el mismo de Carretera perdida, con otra carrera estancada. Pese a ser lo mejor de la serie, su personaje no da más de sí. Al tópico del detective buen samaritano, la subtrama de relleno que le adjudica ser un detective casado que pone los cuernos a su mujer porque le va el sadomaso, pues ni quita ni pone en la trama principal, e igual que han decidido que le vaya que le den azotes en el culo, podían haber decidido que el personaje fuera gay reprimido, alcohólico o un putero. El caso es dar una apariencia de personaje con traumas.


A medida que evoluciona la historia, veremos el pasado de Cora, su hermana Phoebe, enferma terminal con leucemia, su madre posesiva, muy religiosa y que asfixia la vida de sus dos hijas ante la pasividad de un padre sin carácter. Esa vida familiar tiene el efecto rebote de llevar a Cora a enamorarse del primer chulo que la sonríe. D.J Lambert (Jacob Pitts, Justified y recientemente Sneaky Pete)

Aunque la miniserie tiene un final que trata de ser redondo, sin dejar cabos sueltos, y hay que reconocer que no los deja, no deja de ser un final tramposo. Si la evolución de la historia carece de verosimilitud, más lo hace aún ese final.



Spoilers Phoebe, antes de morir convence a su hermana de que la lleve de fiesta, quiere saber que es enamorarse o al menos tener sexo. En plena orgía, mientras lo practica con Frankie Belmont, muere y al tratar de reanimarla, Frankie, que no es mal chico y es la verdadera víctima de la serie, rompe las costillas de Phoebe,  Cora que lo ve, le agrede. Para que su hijo no pague por lo sucedido, su padre mantiene unos meses a Cora drogada, eso es la causa de que Cora no recuerde nada, nada hasta que escucha esa canción en el móvil, en la playa, que reactiva a Cora. En fin, ahora sabemos que si quieres que alguien no recuerde parte del pasado nada más fácil que mantenerlo drogado un tiempo… Tampoco ayuda, e incluso estropea el resultado final, el pasteleo de ver a Cora, caso cerrado, sentenciada a 30 años, a la juez compadecerse de ella y rebajarle la condena a su mínima expresión, como si el que la tuvieran drogada años ha, sirviera de atenuante para un asesinato, o como si en un caso cerrado se pudiera volver a dictar sentencia. Fin Spoilers.


Conclusión final: buen arranque, desarrollo tramposo, aunque adictivo, final que trata de ser redondo pero que es artificioso y difícil de tragar. Sus méritos están en que es final cerrado, ocho capítulos de 40 minutos, que si alguien quiere ver, yo solo recomiendo si no tienes nada mejor a mano, pero es una serie que no va a pasar a la historia y me ha dejado el regusto de que la idea de inicio podía haber sido el motor de arranque de una muy buena serie, pero The sinner no es esa serie.
Laberinto de series

Comentarios

Entradas populares de este blog

Haikus de Muerte

Pakt (El pacto)

Ben Is Back (El regreso de Ben)