domingo, 18 de abril de 2010

la hora de los sueños

El sueño advierte del transcurrir de nuestra vida,
si debemos acelerar o no el ritmo,
del inicio o deseo de una nueva etapa en nuestra vida
y con ello del comienzo
de nuestras últimas oportunidades,
de cambios, de despedidas,
de esperanzas, de ...
Necesitamos dormir
para que nuestro cuerpo
funcione lo mejor posible
y soñar para que nuestra mente
libere las emociones acumuladas.
Se dice que a través de nuestros sueños
podemos conocernos mejor,
descubrir nuestros miedos,
nuestros deseos y nuestras esperanzas.
Realmente
¿los sueños pueden ser
presagios reales en algunas ocasiones?
¡Quien sabe!
Si es cierto que cuando
no estamos anímicamente bien
esto se manifiesta a la hora del sueño,
pesadillas, angustias, inquietud,... asoman a ese instante.
Podríamos decir que mientras soñamos todos nos convertimos en actores.
¿Actores? Si, porque representamos el mundo que nos rodea o aquel que desearamos,
utilizamos sentimientos, sensaciones, emociones, deseos, anhelos, esperanzas, palabras,
imágenes de situaciones que vivimos o que quisieramos vivir, tratamos de escribir el guión de una obra de teatro, siendo esa obra de teatro nuestra vida.
En esta obra no siempre el final es el deseado,
en ocasiones ese guión debe modificarse sobre la marcha.
Recordemos que por medio de nuestros sueños
entramos en contacto con nuestro subconsciente
y este es el que guía nuestros pasos en ese momento de letargo.
En los sueños como en el arte,
cada uno imprime su tonalidad y textura.
No podemos elegir lo que soñamos
pero ellos muestran cuales son
nuestras más profundas intenciones, necesidades, anhelos...
En los sueños también habita la magia
por ello hagamos realidad esos sueños
que son el reflejo de nuestros deseos más íntimos.
Dulces sueños amigos meig@s, comienza la hora de los sueños.



Meiguiña
http://ameiguinha.blogspot.com/2010/04/la-hora-de-los-suenos.html

2 comentarios:

  1. Gracias Ángel por traer hasta aqui su hogar bloguero "La hora de los sueños"

    bicos meigos amigo

    ResponderEliminar
  2. Es un placer, a la vez que un honor, el poder exponer en mi ventana tus primaverales flores.
    Besos desde el Sur.

    ResponderEliminar