miércoles, 7 de abril de 2010

Mi primera vez


Estoy en la más completa soledad, se acaban de apagar las luces y, se supone, hay que dormirse, pero no puedo, un montón de recuerdos me vienen a la mente.
Las paredes de esta habitación del módulo tres, la tres trece, tiene guasa el nombre, me parecen cada vez mas oblicuas, aunque vistas desde el camastro, le dan una profundidad que en los casi doce meses que llevo aquí, nunca había percibido.
Me viene a la mente ahora, vaya usted a saber porqué,mi primera vez.
Hace ya..¿Serán veinte años?
Recuerdo que me puse una sudadera a la última, con la lengua de los Rollings impresa en relieve, estaba impecable y la había “cogido” en Galerías, ahora El Corte Inglés, y era de lo más molona. Los pantalones pitillo y unas zapatillas New Balance, negras, de baloncesto, como las de la NBA, recién llegadas de Nueva York….vamos que iba hecho un pincel, que diría un castizo de los de Carabanchel, allí los módulos están ya cerrados, era un establecimiento que imprimía carácter, aquí hay algunos que presumen de varios años allí, era una escuela de todo.
Iba yo por la calle mirando los escaparates, los coches, los autobuses y hasta me fijaba en la gente con la que me cruzaba, aunque procuraba ocultar mi rostro, como en las pelis de espías, como si la cosa no fuese conmigo.
Recuerdo hasta que iba canturreando una de los Chichos, cómo molaban éstos.
Por fin llegué a la sucursal, había varios esperando en una fila para hacer sus ingresos, las ventas del día anterior, suponía.
Una señora me toca de pronto en el hombro y me pregunta que si aquello era “la cola”, ¡no te fastidia!, le dije señora, que eso es el hombro, la cola está más abajo y por el otro lado…vamos, con los nervios que tenía, lo primero que se me ocurrió, ya sé que no es original, pero es lo primero que se me vino a la boca.
En estas ocasiones, ahora ya lo he aprendido, con los años todo se aprende, que no hay que llamar la atención, como nos decían en la mili.
Ya estaba en la raya donde dice, aunque casi estaba ya borrado,” espere aquí su turno”, y allí esperando que contaran todos los billetes y monedas de las ventas del Supermercado de la esquina del día anterior. Mejor para mí, me decía para mis adentros, conté casi trescientas mil pesetas; venga ya, estoy que me salgo….¡me toca ya!....me acerco y le digo a la titi cajera :
¡ Dame to el dinero que tienes en el cajón, que esto es un atraco y puede correr mucha sangre!
Se lo dije con carácter, con firmeza, con la voz hueca, lo había ensayado una y mil veces en el espejo del baño.
La titi se puso descompuesta, le dio por a dar voces, la tía loca .....y yo, voy a sacar la pipa y me doy cuenta que no la llevo, me la había olvidado…… con los nervios de la primera vez, estaba cantado que algo fallaría.
Me dieron una manta de palos entre el interventor y el securata, que los moratones me duraron hasta el juicio.
La Jueza tuvo en cuenta los atenuantes de primerizo y otros que esgrimió mi defensor.
Me cayeron tres años.
© Angel 6/4/210

12 comentarios:

  1. Presumo que es tuyo, y por eso lo he leido.¡¡Muy bueno!!

    ResponderEliminar
  2. Crudo pero con las dosis justas de humor "te llega", como se suele decir.
    Las primeras veces, ya se sabe.

    ResponderEliminar
  3. Esto es otra cosa. Así si participo ¿lo entiendes?
    El pobretico pagó la novatada con tres años en el truyo, y allí aprendió todo lo que no sabía, esa debe de ser la tan llevada y traída recuperación para la sociedad del individuo. Lo que no se nos dice es porque ha entrado ahora, pero es igual ha tenido que hacer lo único que le han enseñado para poder vivir, o es que alguien piensa que con cuatro millones y medio de parados va a haber un empresario que le de trabajo a un ex presidiario. Claro que a algunos empresarios más les valdría congratularse con sus congéneres los delincuentes, sobre todo para que luego le hagan mas llevadera la vida en su justa reclusión.

    ResponderEliminar
  4. Bienvenida, Coco.Estás en tu casa.
    Supongo que el chico, en esta que no sería su segunda vez, no se libró de la cárcel por no tener a mano los tres millones de euros que otros tienen para eludirla.O no

    ResponderEliminar
  5. Bien hallado Pedro, cruda es la realidad, las primeras veces.,..ya se sabe.

    ResponderEliminar
  6. Ves???
    así mucho mejor solo hay que mirar los comentarios.

    El texto está bien, hay que pulirlo pero para ser el primero fenómeno, no es muy extenso, cosa que se agradece en el blogerio, es compacto de imnformación y marca interés crecienta, ademas el final no es lo que se intuye al principio, cosa aún mejor.

    La foto es fabulosa pero... da demasiadas pistas de ese fantastico final, si hubiera sido otra menos explícita mejor, así no sabriamos desde el principio que es algo de una celda.
    besote

    ResponderEliminar
  7. Si seguramente no se habrá hecho rico. Se ve que ni la experiencia le ha servido.

    ResponderEliminar
  8. Me ha gustado. Digamos que es realista,actual y deja un final de incertidumbre...
    Muy bueno¡¡

    ResponderEliminar
  9. Qué fluido, qué espontáneo, que sencillo. Es el tipo de textos que me conmueve y me gusta leer.
    Ir hacia el desenlace sin sorpresas me parece un mérito, hoy que todo parece medirse por la magnitud de lo inesperado. Un buen final no exige el golpe de la sorpresa, y menos en un relato de corte realista. La vida es así, se la ve venir.

    ResponderEliminar
  10. Me encanta el relato, los antecedentes , el pobre desgraciado, las descripciones de lugares e indumentarias, los personajes secundarios (cajera, señora, segurata)... no hay nada, ni nadie a desperdiciar.
    Desde la primera línea se sabe en que lugar está el prota, la foto no es la delatora. Además lo importante es todo el relato no sólo el desenlace aunque es genial. Pobre Manolete !!!

    ResponderEliminar
  11. Un lenguaje a tono con el prota y la situación. Un ritmo justo que lleva hacia ese final esperado, naturalmente. En un relato realista no hacen falta explosiones alucinantes. Niñas, la vida no es un huevo kinder. Aquí no hay sorpresas.

    ResponderEliminar
  12. Gracias amigas por vuestra atención para conmigo. Mil petons, quinientos a cada una .

    ResponderEliminar