domingo, 15 de mayo de 2011

Vida y obra de demonios


Para no desconocerla, diré, si el abad decide hacerse escuchar sobre el aullido de los lobos y formula la pregunta.
Será una noche, quizá la próxima, cuando me sorprenda escribiendo las leyendas de los paganos de estas tierras e increpe:
—Por qué narra vida y obra de demonios?
Relato esta maravilla desmadrada porque necesito la fuerza de su hechizo para soportar la cárcel que es su monasterio, debiera replicar.
—Para no desconocer la Regla de Nuestro Padre Benito, disciplino mi mente en este trabajo que barrerá cualquier duda entre el error y la fe —será lo que él oiga.
Los colmillos que refulgen en la noche y su gracia liberadora, como la gracia de Dios, siempre pueden ser una respuesta.

Publicado por Patricia Nasello

Este microrrelato participa del concurso ImaginArte Minificciones en Cadena
La frase inicio Para no desconocerla, diré............. es de uso obligatorio

http://patricianasello547.blogspot.com/


2 comentarios:

  1. Viendo cómo va el mundo... no sé si los demonios no lo harían mejor que los ángeles.


    un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Un honor encontrarme en tu bitácora, en la que he colocado un enlace puesto deseo formar parte de este grupo de lectores privilegiados.

    Abrazos!

    ResponderEliminar