viernes, 4 de noviembre de 2011

Buscando mi sitio...

No sé que pasa, pero hoy todo se me hace grande. La casa se me cae encima, las ganas de sonreír se han ido sin más y no tengo ni idea de por dónde quiero seguir. Ese personaje que yo misma me creé ahora me está pasando factura, ya no sé dónde empieza el personaje y dónde acaba la persona. Aguantemos estoicamente hasta no poder más. Entonces ya será tarde, ya es tarde, ya no se puede volver atrás. ¿De verdad nada me importa? ¿Es sincera esa sonrisa que cada día hay que ponerle a la vida?

Si esto me lo contara otra persona seguramente sabría encontrar las palabras exactas, el consejo perfecto, la solución idónea, pero no, me pasa a mí, y entonces todo es diferente. Nunca me he sabido aplicar aquello que tantas veces supe decir a los demás, ¿y qué más da? Ahora ya no tiene sentido, todo ha cambiado, nada está en su sitio, ni siquiera yo misma. Por más que lo intento no lo entiendo y, cada vez, se me escapa todo un poco más de las manos. Creo que hace mucho que se me olvidó aquello de dejarme llevar sin más...

Publicado por la chica del autobús

No hay comentarios:

Publicar un comentario