lunes, 7 de noviembre de 2011

Timidez


Como tantas veces había hecho de niño, se encerró en su habitación sin cenar y rebuscó entre los cajones un folio en blanco y un bolígrafo. Necesitaba escribir.


“Querida Ana Belén:
He regresado a casa de mis padres para cuidarlos, así que volvemos a ser vecinos. Prometo saludarte cada vez que nos encontremos y preguntarte si…”

Con resignación dobló el papel escrito, extrajo de su pantalón una cartera y lo introdujo en un hueco repleto de pliegos antiguos.

Publicado por Nicolás Jarque

No hay comentarios:

Publicar un comentario