El silencio de la ciudad blanca.


Después de publicar tres novelas históricas (entre ellas, La saga de los longevos), se decidió a cambiar de registro y saltar a la novela criminal. Entonces se matriculó en una academia que prepara para acceder al cuerpo de Policía con el fin de ambientarse y conocer mejor el trabajo de investigación y la psicología de los asesinos. Fueron dos cursos bien aprovechados. Ahora, Eva García Sáenz de Urturi (de apellido compuesto, como las víctimas de su historia) acaba de publicar El silencio de la ciudad blanca (Planeta), una serie de asesinatos rituales separados por los años, en donde Vitoria se convierte en un personaje más de la novela. El primer doble asesinato (siempre son por parejas) sucede durante las fiestas de la Virgen Blanca: los cuerpos de dos veinteañeros aparecen en la Catedral Vieja, el mismo templo en reconstrucción en el que se inspiró Ken Follet para su novela. Así comienza la historia, pero este crimen no es un hecho aislado, sino que recuerda a una serie de asesinatos sin resolver que inquietaron a la ciudad hace 20 años. El inspector Taslo Ortiz de Zárate sabe que el juego ha vuelto a empezar y está listo para asumir el desafío. "No es una novela negra al uso, sino una novela policiaca del tipo ¿quién lo hizo? Es lo que más me interesaba en esta historia que he ligado a mi tierra" , dice Sáez de Urturi, nacida en Vitoria, aunque reside en Alicante desde los 17 años. "La novela trata sobre una serie de asesinatos que se cometen en lugares y edificios simbólicos de la historia de Álava y Vitoria, siguiendo un orden cronológico".


Y así, la primera pareja asesinada apareció, años atrás, en el dolmen de la Chavola de la Hechicera; la siguiente, en el yacimiento celtíbero de La Hoya, para proseguir la siembra de cadáveres en la salinas romanas, en la muralla medieval... Todo esto ocurrió en el pasado, pero los asesinatos han vuelto, precisamente cuando el supuesto criminal, que siempre proclamó su inocencia, está a punto de salir de la cárcel."El libro tiene muchas capas y cada lector se puede quedar con la que prefiera. La más elemental es descubrir al asesino, pero también hay un mundo de enigmas familias, y un recorrido por la historia de la provincia y sus mitos y misterios: el Sacamantecas, la maldición de Ochate, los amigos del cementerio de Santa Isabel, el eguzkilore (la flor del sol) y tantos otros mitos que aún sigue muy vivos en la memoria de la gente".Eva García Sáenz de Urturi estudió Optometría y trabajaba en la Universidad de Alicante, "una labor aburrida", que ha dejado tras el éxito de sus libros.

Siguiendo la tradición familiar, se animó a escribir y, tras años de investigación concluyó La saga de los longevos, donde se cuenta la historia de unos personajes que viven miles de años ya que tienen un gen alterado.Esta gruesa novela la envió a varias editoriales, pero como no hubo una respuesta inmediata decidió publicarla en Amazon. Fue tal su éxito, que se convirtió en un fenómeno en la red y La Esfera se la publicó en papel. La obra tuvo continuación en Los hijos de Adán. Luego escribió una tercera obra histórica, Paisaje en Tahití."Estas novelas exigían demasiada documentación, que a veces era muy ardua. Recuerdo que, mientras investigaba, empecé a leer género negro para airear un poco la cabeza. Y me gustó tanto la experiencia, me metí de tal modo en esas historias que, sin darme cuenta, ya se me había ocurrido la idea para una novela policíaca".Los cursos, en los que se matriculó para conocer mejor el trabajo de los inspectores, fueron Experto en perfilación criminal , un viaje a la mente de los asesinos, e Inspección Técnica Ocular, algo así como las primeras impresiones de un forense ante un cadáver. "Fue muy duro, porque trabajábamos con casos reales y tuve que examinar cuerpos destrozados, quemados, maltratados... ", señala Sáenz de Urturi, quien advierte que ella no se recrea en el morbo, como muchos autores nórdicos, sino que ha intentando pasar de puntillas por estas situaciones naturalistas y centrarse mejor en la leyenda, el misterio y el enigma. "Tengo lectores de todas las edades y no creo que estas escenas tan duras fuesen de su agrado".


Y es que Sáenz de Urturi es una escritora muy activa en todas las redes sociales. Tiene cientos de miles de seguidores y no descuida el diálogo con sus lectores ni la promoción y proyección de sus obras. "Mi lema es: escribe de lo que conoces, así lo harás mejor y tendrás más tiempo", concluye esta autora, que emplea a su pareja como conejillo de indias. "No es muy lector y se aburre enseguida, así que mi marido me sirve como guía para detectar cuando me estoy yendo por la ramas o escribiendo algo que no despierta el interés". Sáenz de Urturi confiesa que, en su trayectoria, la novela histórica quedó atrás, y que ahora proseguirá con la novela policial, ambientada siempre en Vitoria, aunque no hará una segunda parte de El silencio de la ciudad blanca porque prefiere las novelas autoconclusivas.
JM Plaza

Comentarios

Entradas populares de este blog

Haikus de Muerte

Pakt (El pacto)

Ben Is Back (El regreso de Ben)