viernes, 22 de octubre de 2010

Percepciones


Para pensarte
he vencido el inefable duelo.
Para desearte, amor,
sin los rubores desnudos del impulso,
he aguzado la caricia que viaja
encendida de esperanza,
sobre el viento con olor a selva virgen,
desbordando mi mar hasta tu puerto.

PUBLICADO POR DELFIN EN LIBERTAD

2 comentarios:

  1. Me ha parecido bellísimo este poema, sobre todo el último verso.
    Pido perdón por colarme en tu casa sin pedir permiso y sin avisar, me gusta lo que leo, así que abusando de tu hospitalidad creo que me quedaré a tomar un café.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Muchísimas gracias por tu detalle, es un honor que me hayas publicado. Me quedo leyéndote. Un fuerte abrazo y gracias de nuevo!

    ResponderEliminar