lunes, 31 de marzo de 2014

Voces



Me he decidido por el piso de Horta porque me ha parecido el más tranquilo de todos los que he visto . 
Un tercero con dos puertas por rellano y , qué suerte , con una terraza no muy grande , pero que puede acoger las macetas que ya he colocado y la mesa con un par de sillas . 
Instalarme ha sido fácil . 
He dejado en la casa antigua todos los muebles a cambio de llevarme el coche , destartalado pero indispensable para mi trabajo . 
Y también he aprovechado para hacer limpieza de papeles y deshacerme de carpetas con facturas antiguas y poemas horribles . 
Todo al contenedor de papel, sólo se ha salvado la primera carta de Martín. Las demás no era necesario, decían todas lo mismo. 
Mi hermana y mi cuñado me han dado el sofá antiguo . 
Ahí dormiré hasta que compre una cama . 
He puesto un mantel encima porque no tengo ni idea de dónde deben estar las sábanas y son las doce y cuatro, no empezaré a buscar ahora. 
Antes de tumbarme he abierto la puerta de la terraza de par en par . 
Hace una temperatura muy agradable , es una de esas noches que anuncian el verano y que aún no castigan con el bochorno .
Estoy muy cansada , pero sé que me costará dormirme sin la radio pequeña , que debe estar en cualquier caja, mezclada con otros restos del naufragio . Es duro, el sofá y no puedo estirar las piernas . 
Miro el techo y pienso qué pondré ahí, un aplique o una lámpara? 
Ahora escucho la voz de una mujer , debe ser la vecina de al lado . 
- Ven - dice - , ya tienes la cena , paté de salmón, del que te gusta tanto . Los vecinos cenan tarde, pienso . 
Escucho con atención pero no hay respuesta. 
- Que vengas ya, rey mío. No me lo hagas decir dos veces. 
Nada, que no contesta . 
Un tipo de esos que pasan de todo. 
- Compro lo que más te gusta y así me lo agradeces . 
Ya me sé yo esa historia. 
Hay que hacer las cosas con ilusión , señora. 
Por amor.Si esperas gratitud, vas lista. 
- Me voy a la cama, dice . 
Tú mismo . Luego no vengas a llamar a la puerta . 
Ah , me digo. La cosa ya va así ... Amenazas directas, pensamientos funestos , "sólo sirvo para una cosa... 
Pues no, qué se ha creído ... " 
Me acerco a la terraza . 
Quizás él le responde más bajo y por eso no le oigo. .
Voy de puntillas, descalza sobre los azulejos, con mucho cuidado. Unos ojos brillan, en medio de los geranios y me asusta la voz del vecino al otro lado de la barandilla. 
- Perdone , es un gato muy curioso ... ¿Le importa si paso a buscarle ?

Maria Guilera ( http://lakarcoma.blogspot.com.es/ )

1 comentario: