domingo, 20 de marzo de 2016

Brooklyn


Eilis es una chica irlandesa que deja a su hermana y su madre para tener una vida mejor en Estados Unidos. Vivirá en Brooklyn en una residencia de chicas para labrarse un futuro, y allí conocerá el amor..

Parece que éste año, las películas de época van a pisar fuerte en los grandes premios.
La chica danesa ocurre en los años veinte mientras que la maravillosa Carol y Brooklyn comparten década, los años cincuenta .
Ambas son cintas románticas pero muy diferentes.


En Brooklyn, la reseña que hoy os comparto, tenemos a los ojos más bonitos del cine actual, Saoirse Ronan, en una aventura que rodea la trama de la inmigración cuando miles de irlandeses viajaban a los Estados Unidos en busca de un futuro mejor. En éste caso, una joven chica con la incógnita de lo que se encontrará, abandona a su querida hermana, la cual se queda haciendo cargo de su madre, para trabajar y estudiar en una época donde las mujeres apenas visitaban las clases ya que normalmente se encargaban de la casa.


Brooklyn es una buena película por parte de John Crowley. Probablemente le pese el hecho de no aportar nada nuevo en el guion, pero en éste caso la elección de Saoirse Ronan ha sido fundamental ya que ella es la película y el espectador viaja, vive y sufre con ella, desde sus primeros pasos en el barco, hasta su adaptación, tratando de marcar una línea entre el profundo amor a su hermana y su propia vida. Lo que asombra es la actitud de Eilis (Ronan) al no decir que no a nada, probablemente para no cerrarse puertas en un mundo desconocido. Y aunque ésto parece salir a pedir de boca, su actitud la llevará a cometer actos imprudentes que aparentemente no lo parezcan. Sin desvelar nada hay que destacar que esa historia de amor está muy bien llevada, es creíble, sobre todo por ser una chica abierta al amor en un estado de necesidad de compañía. ¿Será una buena elección? Las respuestas las tendremos en el film y es ahí donde radica la fuerza de ésta cinta, en su regreso a Irlanda, con su madre haciendo todo lo posible para que su hija se quede allí y guardando consigo un secreto que o bien le abrirá los ojos o la derrumbará por completo.


No es una cinta de Oscar, pero no cabe duda que el papel de Saoirse lo merece, como mínimo la nominación. Estamos ante un film muy bonito, repleto de delicadeza y sencillez que da gusto ver. A ésto se le une la hermosa banda sonora de Michael Brook, repleta de cuerdas, sonidos irlandeses y cantos tradicionales. En resumidas, Brooklyn es Saoirse Ronan en todo su esplendor, una chica que desde niña nos engatusó y que sigue apuntando maneras como una de las grandes y preciosas actrices del momento a las que hay que seguir, capaces de realizar cualquier papel y hacerlo bien.
(Spoiler) Me encanta ese final que aúna su comienzo en el viaje, en el barco, siendo ella la que ahora aconseja y regresando a una tierra enorme donde pueda decir, "Sí, es justo como el hogar"

Dante Martín

No hay comentarios:

Publicar un comentario