martes, 13 de junio de 2017

Berlin Station




El grano entre la paja
Después de un decepcionante otoño de 2016, en el que sólo se salvan dos o tres estrenos entre docenas de nuevos pilotos de series, he tenido que llegar hasta Alemania para encontrar una serie elegante, cuidada, bien interpretada y que desarrolla de forma satisfactoria e inteligente la historia, sin tomar al espectador como idiota.


Por supuesto, no es una trama original, personalmente me recuerda horrores a la 5ª temporada de "Homeland" con la que las similitudes son constantes.


Un analista de la CIA, es enviado a Alemania, país donde nació, por ser hijo de militares estadounidenses. Su objetivo es trabajar en la sede que la CIA tiene en Berlín y averiguar quién de todos los trabajadores es Thomas Shaw, alias bajo el que alguien está filtrando a la prensa información (un nuevo Snowden) Por supuesto, todos los empleados tienen oscuros secretos, muchos de ellos de índole sexual. Y todo ello con el servicio de inteligencia alemán y el terrorismo islámico de fondo para la historia. Con Iosava, supuesto terrorista georgiano, preparando un atentado.


Para dar vida a esta trama, y por supuesto poner fin a esas filtraciones de seguridad, nos encontramos con Richard Armitage, si, todos lo recordáis de ‘El Hobbit’, junto a Martin Freeman e Ian McKellen. Aquí interpreta a Daniel Miller, un agente destinado a Berlín con el único propósito de desenmascarar al responsable del aireo de papeles en la CIA junto a un reparto internacional, formado por actores americanos y alemanes. También destaca la cuidada fotografía urbana de Berlín, casi un personaje más. Hay que tomarse con paciencia y calma la serie, porque la galería de personajes es muy amplia y se tarda en ubicar a cada uno de ellos, pero es una serie que merece la pena.


Puede que aún no hayas oído hablar de ‘Berlin Station’, pero seguro pronto la verás por todas partes. Se trata de la última producción de la cadena Epix, que pretende hacer frente a las producciones americanas, trayéndonos de lleno a la CIA a nuestro continente.


La narrativa de esta serie, así como su estética llaman la atención por el gran contraste que producen con respecto a sus compañeras americanas, ya que aquí el glamour pomposo y tecnológico desaparece en pos de ofrecer una vívida imagen de la bonita ciudad de Berlín.
La serie, que en este caso gira en torno a una de las estaciones de inteligencia americanas más importantes en Europa, la de Berlín, se embarca en la difícil situación de hacer frente a un topo que está pasando información confidencial a una periodista. Nos puede recordar a Snowden, y por supuesto así lo pretenden, ya que es hasta mencionado en el transcurso de la serie, aunque nada tiene que ver con él, sino con Shaw, el nombre en clave del topo.


¿Qué tiene esta serie que no tengan las demás? Ya hemos mencionado su estética, la cual atrapa, aunque es cierto que quizá necesite tomarse las cosas con más calma en lo que respecta al desarrollo de la trama, pues nos presenta a un gran número de personajes, en una situación de estrés extrema, en la que es difícil seguir el ritmo a todos y captar todos los matices. El reparto en general es muy bueno, todos ellos son actores y actrices de peso que seguro sacarán el máximo partido a sus personajes. Si la serie se desarrolla con madurez tendremos una trama espesa bien hilada, algo que se agradece después de ver una frivolidad tras otra en televisión.



La única pega que le encontramos después de ver los dos primeros capítulos es quizá la falta de originalidad, aunque si lo pensamos bien, es una serie de espías, no hay nada nuevo bajo el sol. Tendremos que esperar a que todo se desarrolle con la elegancia y profesionalidad que está demostrando hasta el momento. Podremos eso sí, maravillarnos de un Berlín en todas sus facetas. Su día a día, sus barrios más significativos e incluso su fiesta. No está mal cambiar de aires de vez en cuando.
Rufus

No hay comentarios:

Publicar un comentario