domingo, 18 de junio de 2017

Damages




En el capítulo piloto, dirigido por Allen Coulter (A dos metros bajo tierra, Los Soprano, Roma, Sexo en NY y un largo etc) nos presenta a una Patty Hewes (Glenn Close) Todopoderosa Señora de un prestigioso despacho de abogados en NY. Despiada, calculadora y ambiciosa, que no retrocede ante la ilegalidad, la traición, el chantaje o incluso algo peor... con tal de salirse con la suya.


Prodigiosa interpretación de una madura Glenn Close, que parece haber encontrado su sitio en la pantalla tras la soberbia madre de “Nueve Vidas”.





Siempre con la cabeza encogida entre sus hombros, siempre en un plano más bajo que el de sus interlocutores, explotando hasta lo indecible esa mirada glacial. Elegante, pausada en sus movimientos. Siempre encaramada en tacones de aguja y vistiendo trajes de chaqueta sin una arruga.


Con ese quitarse las gafas, esbozar una media sonrisa y clavar su mirada cual depredadora acechante... logra tenerte en vilo de principio a fin, descolocado y suspicaz hacia sus verdaderas intenciones. IMPRESIONANTE su dicción, grite o susurre, se muestre dócil y maternal, o sarcástica y vengativa, siempre vocaliza y modula una voz cristalina. No hay atajos en su pronunciación... Un verdadero placer. Recomiendo vivamente que se vea en VO.



Ellen Parsons (Rose Byrne), borda un papel que evoluciona magistralmente. Nada que ver la meritoria abogada recién salida de la fiscalía con la mujer que entra en la limusina en el último plano del último capítulo. Su trayectoria es coherente y creíble al máximo. Está soberbia en la emoción y el conflicto que le plantea su relación amorosa. Sabe transmitirnos la confusión y la sospecha que ella siente y que es el hilo conductor de la trama.


Incluso mi muy detestado Ted Danson, que interpreta al corrupto Frobisher, está magnífico, sin muecas ni sonrisitas a destiempo


Inevitable la comparación ante “El Diablo se viste de Prada”: la despiada jefa y la ilusionada jovencita dispuesta a sacrificar todo con tal de afianzarse en el puesto. Afortunadamente, Damages le saca 15 cuerpos de ventaja, en producción, en la elección de unos actores de reparto que se salen (todos), en el montaje (maestría en los saltos temporales y en la dosificación de la información) Fantásticos los créditos iniciales. Por ponerle algún pero, mejoraría la música. Hace poco he visto la serie completa, de un tirón, y mantengo en el recuerdo, planos, conversaciones, expresiones y silencios, pero no se me ha quedado la banda sonora...


Un disfrute inteligente y altamente recomendable para espectadores a los que les guste poner en movimientos sus neuronas. Después de Dexter, la mejor que he visto.
Bucebro

No hay comentarios:

Publicar un comentario