martes, 20 de junio de 2017

Del doctor House al doctor Chance


Hugh Laurie sigue dando pasos por salir del personaje que lo encasilló durante casi una década. Ahora no interpreta a un doctor en diagnósticos, de lengua afilada y muy cínico, sino al doctor Eldon Chance, un neuropsiquiatra forense. Pero no es esa la única importante diferencia. "Chance" no es un drama procedimental, de capítulos con trama autoconclusiva y con un esquema que se repite en bucle. Aquí tenemos una trama central que une los capítulos.


La trama consiste en la obsesión amorosa que el doctor Chance desarrolla por una de sus pacientes, Jaclyn Blackstone, interpretada por Gretchen Mol. una mujer que padece un grave trastorno de desdoblamiento de personalidad, con lagunas de memoria y que a la vez es maltratada por su marido, un policía corrupto, interpretado por Paul Adelstein.


Para ayudarle en su cruzada, el doctor Chance cuenta con un antiguo veterano del ejército y metido a matón, apodado: "D". Interpretado por Ethan Suplee en un papel totalmente opuesto al que interpretó hace unos años como el hermano pequeño en "Me llamo Earl" Me encanta la química que en estos 7 primeros capítulos ambos actores han desarrollado entre ellos.


Cuesta un poco aceptar que Hugh Laurie ya no es un personaje con las cosas claras y seguro de si mismo. El doctor Chance padece una profunda depresión y al margen de los problemas que se busca enamorándose de Jaclyn, está el hecho de que alguien está intentando arruinarle su carrera como forense. Como digo, cuesta ver al actor en un papel tan distinto y con una trama tan lenta, pero una vez hecho, merece la pena seguir la serie a ver por donde sale.


Lo mejor son las actuaciones, y los momentos donde Chance habla con voz en off, de sus extraños pacientes y la enfermedad psiquiatra que padecen. Cosas como:
- Un hombre sen suicida con lejía y desatascador y queda paralítico,
-Un joven sufre alucinaciones tras un atropello y cree ver en desconocidos al hombre que lo atropelló y empieza a darles una paliza.
- A una mujer le cae una lámpara del vestíbulo de un hotel y desde entonces sufre afaxia.
- Un anciano juez se quiere casar con su joven cuidadora sin importarle que ella lo quiera por su dinero.
- Una mujer lee libros al revés y mientras cuida de un centenar de aves exóticas. etc...


Lo peor, al margen de la lentitud, está en lo tópico que parece ver a un tipo de mediana edad, en trámites de divorcio y con una hija adolescente y conflictiva (trama que este año se ha repetido en muchos estrenos) enamorándose de una rubia como femme fatale.
Rufus

No hay comentarios:

Publicar un comentario