sábado, 27 de noviembre de 2010

Un cable coaxial



La sensación de tocar y que te electrifique la calma.
Tener a un cuerpo delante que alinee tus nervios siguiendo el feng shui.
Un perro lamiendo el ombligo por si se abre una herida.
Se busca, se alquila, se vende,
se compra un cordón umbilical que haga el trabajo de un cable coaxial.

Marta Simonet

4 comentarios:

  1. Escueto pero bien chocante. Me gusta mucho, felicidades, Marta, tocaya.

    ResponderEliminar
  2. Contactar levemente hasta ajustar bien la señal... luego todo fluye...

    ResponderEliminar
  3. en mi pueblo eso se le llama estar grifo, no se detengan el mundo es suyo

    ResponderEliminar
  4. En México, tengo entendido que estar grifo es igual a estar borracho.
    ¿No?

    ResponderEliminar