jueves, 11 de noviembre de 2010

La mirada de los otros



Entonces pensé:
me saco una foto con el río de fondo,
sonrío y clic, miro la foto, y me veo la cara,
¿Entendés?

YO PENSE QUE ESTABA SONRIENDO,
y entonces me dije:
¿Con esta cara ando por el mundo creyendo que tengo una sonrisa?
Guau Franko,
vas a tener que ir a disculparte con mucha gente,
si si, claro que si.
Perdón.
FIN

4 comentarios:

  1. Es que, a veces, la sonrisa es más profunda y se lleva dentro.

    Un beso, Ángel.

    ResponderEliminar
  2. Muy buena eleccion!! Y es que a veces aunque pensemos en sonreir siempre hay algo que nos lo impide.. Hay que mirar dentro nuestro para saber cual es el impedimento..

    Besos Angel

    ResponderEliminar
  3. A veces nuestro semblante no está de acorde con lo damos a conocer a los demás, por eso tendremos que mirarnos más en un espejo y practicar más sonreir de verdad..
    Besos y susurros

    ResponderEliminar
  4. Cuánto tiempo sin pasar por aquí y cuánto han cambiado las cosas.

    Bueno, en cuanto al escrito, decir principalmente que me ha encantado. Y así, como comentario, añadiría que cada gesto que hacemos forma parte de nosotros y como no todos los seres humanos somos iguales, tampoco haciendo el mismo gesto pensamos o sentimos igual.

    A mí a veces me pasa que tuerzo la boca cuando sonrío con ella cerrada. La gente piensa que es un gesto de malestar, o simplemente una mueca. Y es más, cuando les digo que se trata de una sonrisa, se mofan de mí.

    Será que yo siento diferente. Como todos, a pesar de que algunos tengan aparente similitud entre ellos.

    ResponderEliminar