jueves, 30 de junio de 2016

Cinco razones para ver 'Orphan Black'



Creada por Graeme Manson y John Fawcett, aquellos diez primeros capítulos seguían a Sarah Manning, una joven con una vida bastante complicada, que una noche ve cómo otra mujer se tira al tren. Lo peculiar es que esa mujer era físicamente idéntica a ella, así que Sarah decide suplantar su identidad para intentar dar un vuelco a su vida. Por supuesto, lo único que consigue así es involucrarse en una extraña trama que la supera por completo, y que la lleva a preguntarse quién es ella realmente.


¿Qué tiene 'Orphan Black' para haber ido covenciendo poco a poco a los críticos, algunos de los cuales terminaron incluyéndola en sus listas de lo mejor de 2013/4/5/6? ¿Por qué ha reunido a su alrededor a un grupo muy fiel de fans muy activo en las redes sociales, sobre todo en Tumblr? De cara a ese estreno de la quinta temporada, os voy  a ofrecer algunas de las razones que, a mi juicio, convierten a la serie en una de las más entretenidas e interesantes que se emiten actualmente en Estados Unidos.


1. Tatiana Maslany


Realmente, la principal razón para echar un vistazo a 'Orphan Black' es el trabajo de su protagonista, la joven actriz canadiense Tatiana Maslany, que era una completa desconocida hasta el momento. Maslany da vida a todos los clones de Sarah que vamos conociendo en la serie, y lo hace otorgándole a cada uno una identidad propia y definida. El modo de sentarse de Sarah es diferente del de Alison, y los gestos de Cosima cuando explica algo también son únicos de ella. Cada una de esas mujeres está tan bien definida, que lo más habitual es que nos olvidemos por completo que todas están interpretadas por la misma actriz, y no sólo por los distintos estilismos que lleva cada una.


El nivel del trabajo de Maslany queda demostrado cada vez que vemos una escena en la que varios clones interactúan entre sí (las conversaciones entre Alison, Sarah y Cosima son impagables). En esas escenas se aprecian claramente las diferentes cualidades que las convierten en personas distintas e independientes, y viéndolas queda claro también porque la actriz (que aparece en más del 90% de las escenas) se llevó el año pasado el premio a mejor actriz dramática en los Critics' Choice y estuvo igualmente nominada al Globo de Oro. Su omisión en los últimos Emmy fue de las cosas más comentadas del verano televisivo en Estados Unidos.

2. Ritmo sin descanso

'Orphan Black' es la principal representante de lo que algunos críticos norteamericanos han denominado "televisión de serie B"; series menos ambiciosas temáticamente que los títulos más prestigiosos del cable, pero que tienen la capacidad de desarrollar una trama que engancha con un gran ritmo, y de tener unos personajes bien dibujados impulsando buena parte de esa trama. En 'Orphan Black', Sarah se ve en el centro de varios misterios que se van desenredando (o complicando más) a lo largo de los episodios, y la trama avanza sin descanso. Por supuesto, hay giros que buscan sorprendernos, pero que no vienen de la nada. Casi siempre están motivados por las acciones de los personajes de estamos siguiendo y, sobre todo, de Sarah.

3. Secundarios interesantes



Aunque entramos en el mundo de estos clones desde el punto de vista de Sarah, hay otros personajes a su alrededor que contribuyen a ampliarlo y a enriquecerlo. El secundario más destacado bien puede ser Felix, el hermano adoptivo de Sarah y la persona a la que ella siempre recurre cuando está en problemas.
Felix (interpretado con mucha gracia por Jordan Gavaris) ha terminado siendo una mina de frases ingeniosas y ha ido más allá del arquetipo del chico de la calle homosexual. Su relación no sólo con Sarah, sino también con Alison y Cosima deja algunos de los momentos más divertidos de la temporada. Junto a él, destacan también los conflictos emocionales que vemos en Delphine y Paul y el misterio alrededor de la señora S.








El aspecto de la serie que está menos logrado es el lado policial, en el que el detective Art Bell no acaba de salir de los clichés. El final de la primera temporada ofrece algo de optimismo de que esa subtrama va a mejorar un poco, a verse más integrada con la historia principal y a ser más interesante, en definitiva, pero es verdad que es el aspecto más flojo de los diez primeros episodios.





4. Temática original

Aunque 'Orphan Black' no lo explota a fondo, tener a un grupo de clones como protagonistas presenta esa clásica discusión filosófica sobre si en el comportamiento de un ser humano es más importante su naturaleza o la influencia que en él ejerce la sociedad. La dicotomía entre lo innato y lo aprendido está al fondo, aportando subtexto a muchas de las escenas en las que se discute el origen de Sarah, Cosima, Alison y las demás, pero nunca se convierte en una lección de filosofía, aunque es inevitable que tengamos las explicaciones repletas de jerga científica. Estio también hace que los villanos no sean exactamente como estamos acostumbrados a verlos en estas series, aunque sí mantienen cierto aspecto de gente que se cree por encima del Bien y del Mal.



También se tocan, por encima en los capítulos inaugurales, algunas de las consideraciones éticas que surgen alrededor de la clonación y, en concreto, de la posible clonación humana, y da la sensación de que éste va a ser uno de los aspectos que gane algo más de importancia en la segunda temporada. No obstante, aunque estas cuestiones formen parte integral del ADN de la serie, nunca superan el drama personal que Manson y Fawcett están más interesados en contar. Eso sí, sí da para que los villanos tengan algunas "peculiaridades" originales y divertidas.

5. Historia de personajes


De todos modos, detrás de la trama trepidante, de los misterios y las sorpresas, 'Orphan Black' engancha porque nunca pierde de vista que lo importante son sus personajes y, sobre todo, sus clones. La serie se preocupa por mostrarnos cómo son realmente, qué cosas les preocupan, les apasionan, les motivan. Como decimos, casi todos los giros de la trama vienen a partir de ellos, y resulta difícil al final no preocuparse por la paranoia de Alison, o no querer que la relación entre Delphine y Cosima funcione, o no apoyar a Sarah en su búsqueda mejor. Al final, lo que mueve 'Orphan Black' es el esfuerzo de sus protagonistas por saber quiénes son y, en concreto, la voluntad de Sarah de llevar una vida mejor para su hija pequeña.

No hay comentarios:

Publicar un comentario