martes, 7 de junio de 2016

Happy Vallley


A la hora de hacer ficción los británicos son expertos en hacer dramas tan intensos que remueven por dentro al espectador.  Hoy voy a hablar de uno de ellos, ‘Happy Valley’, la última serie de BBC que con su primera temporada ya ha conquistado tanto a crítica como a audiencia. La serie sigue los pasos de Catherine Cawood, un sargento de policía que intentando resolver un secuestro se verá cara a cara con el hombre que destruyó su familia tiempo atrás. Aquí tenéis cinco razones por los que deberíais verla.


EL GANCHO
El rapto de la hija de un hombre de negocios del pueblo será el punto de partida de un caso policial que dinamitará su rutina, amenazará su vida y acabará convirtiéndose en una obsesión personal. Catherine, que perdió trágicamente a su hija años atrás, está divorciada y vive con su hermana y su nieto. Un entorno familiar aparentemente estable que no tardará en resquebrajarse. Un entramado de incógnitas que atrapa desde el primer capítulo.



AMBIENTE CARGADO
Una trama con gancho narrada en un ambiente en el que la tensión se siente en cada plano y los sentimientos se respiran en cada gesto. ‘Happy Valley’ es otra muestra grandiosa de la maestría de los británicos haciendo ficciones tan humanas y realistas que el espectador acaba completamente absorto identificándose con la historia como pocas ficciones son capaces de hacer.


SARAH LANCASHIRE
Pese a lo milimétrico de la narración y la diversidad de personajes, la gran mayoría del peso de la ficción recae sobre el personaje de Catherine. Sarah Lancashire (que acaba de ganar un un BAFTA por su actuación en ‘Last Tango in Halifax’) es la encargada de dar vida a un personaje que sufre situaciones anímicas extremas y que supone un reto interpretativo tremendo. Un reto que supera sobradamente con unas interpretaciones sobrecogedoras que logran que desde el primer capítulo la empatía del espectador con su personaje sea fortísima. Una interpretación merecedora de otro


DRAMA MILIMÉTRICO
El piloto de ‘Happy Valley’ parte con varias tramas independientes que irán poco a poco encajando milimétricamente una con la otra. Los motivos de la desestructuración de la familia de Catherine, el desencadenante del secuestro  y la investigación policial confluyen en un punto en el que la narración es tan fuerte que no hay forma de que decaiga.


SECUNDARIOS
El personaje de Catherine no tendría todos los matices que tiene si no nos los enseñara a través de un riquísimo abanico de personajes secundarios que interactúan con ella. Una construcción de personajes cargados de tintes psicológicos en los que ninguno se pisa y todos son capaces de aportar algo de valor a la historia.
Alfredo L.Zamora

No hay comentarios:

Publicar un comentario