miércoles, 12 de julio de 2017

The Handmaid's Tale: la serie importante del año



En 1990, 'El cuento de la criada' ('The Handmaid's Tale') fue llevada al cine. Desgraciadamente el encargo de hacerlo lo recibió el hortera de Volker Schlöndorff así que una oportunidad perdida para que la imprescindible novela de Margaret Atwood, publicada cinco años antes, recibiese la amplificación merecida. La buena, buenísima noticia es que la recién estrenada adaptación televisiva de la obra maestra de Atwood sí cumple, y con creces. 'The Handsmaid's Tale' será sin duda una de las series del año. Y probablemente la más importante.



Muy leída y muy venerada, 'El cuento de la criada' es todo un clásico de culto que ha sido convertido incluso en una ópera. No se me ocurre peor traslación pues, como casi todas las novelas buenas, ésta merece tiempo de desarrollo. Y eso hoy por hoy sólo lo puede ofrecer una serie. Si en el libro no sobra nada, por qué vamos a podarlo salvajemente para lograr meter una historia perfecta en, como mucho, tres aturulladas horas. Eso es lo que duran los tres primeros episodios de la serie, que aquí pueden ya verse en HBO. Con ellos 'The Handmaid's Tale' no hace más que empezar. Y empezar a alucinarnos. Nos va a estallar la cabeza con esta serie. Debería estallarnos.


Margaret Atwood, antes de montar ese delirio que es la trilogía de Oryx y Crake (que también será pronto serie de TV) propuso un universo distópico con bastante menos alegoría y lirismo. En la ficticia república de Gilead, dictadura teocrática situada en (lo que era, lo que es) Estados Unidos, las mujeres han sido reducidas a mercancía, ganado y adorno. Y cosas peores.


Las criadas del título son las encargadas de mantener viva la raza, tras una crisis de fertilidad global. Soluciones extremas en un panorama extremo y sin embargo escalofriantemente parecido a lo que ocurre (está ocurriendo) en algunos lugares ahora mismo. Margaret Atwood, una señora maravillosa que escribe lo que le da la realísima gana, no se corta a la hora de anclar su país inventado a la realidad. A la realidad de 1985 y la de ahora. 'The Handmaid's Tale' es apocalíptica y terrorífica.


Deberíamos catalogarla como ciencia ficción, pero no seré yo quien niegue que eso que nos advierte Atwood podría pasar. El fundamentalismo religioso que propone es 100% occidental, por cierto. La primera en la frente.


En pleno auge del post-feminismo (esa cosa) y de los debates sobre la maternidad subrogada y la libertad religiosa, 'El cuento de la criada' encuentra el caldo de cultivo perfecto para que su republicación en castellano (en una edición muy cuidada de la editorial Salamandra) y su adaptación televisiva sean grandes éxitos. Porque encima la serie es de una calidad excepcional. Creada por Bruce Miller y dirigida con tremendo estilo por Reed Morano, podría ser la serie del año.



Y dejo para el final hablar de su protagonista, Elisabeth Moss, cuya interpretación de la complejísima Defred (Offred en el original) es una delicia. Y una pesadilla. Tranquilos, que pronto volveré a escribir sobre esta serie. Ahora toca verla y asimilarla, sufrirla y disfrutarla.


Nota: el cacao de mezclar en este texto los títulos en inglés y en castellano de la obra viene dado porque HBO España ha mantenido el título original inglés en la serie, pero la novela traducida al castellano sí lo castellaniza.
Alberto Rey

No hay comentarios:

Publicar un comentario