miércoles, 26 de julio de 2017

The night of


Voy a narrar una breve escena de la miniserie, que no forma parte del argumento, por lo que no destripa nada, y espero que no impida validar la crítica.
El abogado interpretado por John Turturro está esperando sentencia con un cliente de color. Delante pasa un detenido judío, y el juez lo condena a 18 meses. Le toca el turno al detenido negro, y lo sentencian a 3 años. El chico le pregunta al juez por qué no le da una sentencia de judío, y el juez le replica, que cuando cometa un delito judío.
Es decir, el sistema penal americano, y creo que, en general el mundial, considera más culpable a quien roba poco por la fuerza, que a quien roba mucho de manera sibilina o con artimañas. Delitos de guante negro.


Magistral la escena. la HBO coge el sistema judicial americano y lo da la vuelta como a un calcetín. El argumento es simple. Si entras en el sistema como presunto culpable, el sistema te devorará, para los policías ya no caben más posibles sospechosos que el primero que tienen a mano, y si éste, es de color, mejor todavía.


La producción es buenísima, con un cuidado por los detalles, minimalista. La miniserie se viene a sumar a producciones recientes como "American Crime" "Making of murderer" etc. por lo que no innova, y de hecho es un remake de una producción británica, pero lo hacen con una puesta en esceno made in HBO.
Al principio el gran Gandolfini estaba destinado a ser protagonista. Su desgraciado fallecimiento, hizo que Turturro cogiera el relevo y debo decir que sinceramente, me parece el mejor personaje y la mejor actuación de todos los estrenos de series que llevamos este año.
Con su aspecto desaliñado, sus chancletas y esos pies llagados, el actor está fabuloso.
.

Este es el cine que queremos ver

Así es. Cine. Porque no son series. No, señor. Son películas de ocho horas o más. Con un inicio, un desarrollo y un final. Una estructura simple, pero que Steve Zaillan (La Lista de Schindler) y compañía se han encargado de convertir en una edificación compleja, llena de detalles, pero que ha valido la pena cada minuto que hemos pasado recorriéndola.


La premisa es simple: la investigación de un asesinato. ¿Cuántas series tratan de lo mismo? Decenas. Pero The Night Of sobresale por su tempo. No apura en lo absoluto. Le da al espectador el tiempo suficiente para que se pregunte a sí mismo: ¿quién lo hizo? Y no le da pistas para responder aquella interrogante. No. Le da más información, pero solo para confundirlo. Y lo hace de una manera tan real y detallada que parece como si estuviéramos ante un proceso judicial real.


Y es que este último punto es el que hace de esta película de larga duración una obra de arte: su realismo. Su crítica ante el sistema judicial norteamericano lleno de falencias y corrupción. Un sistema que te quita todo incluso antes de ser condenado. Las investigaciones son llevadas a cabo por policías que, contrario a lo que se debería hacer, examinan la evidencia y peritan sesgadamente, dejando de lado aristas claves para el juicio. Y es que no nos olvidemos que estamos hablando de la vida de un hombre. No sabemos si lo hizo o no. Quizás todo apunte a que sí, pero hasta que no se compruebe merece un juicio justo... o debería.


Los personajes se desarrollan de manera fantástica. Ninguno es blanco o negro. La vida misma no responde a tales clasificaciones. Todos poseen sus miedos, sus ambiciones... sus pasados oscuros. Y llegas a empatizar, a querer saber no sobre quién fue el culpable, sino sobre qué pasará con él/ella. Te lleva por un camino sinuoso en donde todos pudieron cometer el crimen, y al mismo tiempo ninguno. Pero está todo construido sobre una base sólida de evidencias que jamás tomarían al espectador por tonto. La inteligencia de los guionistas llega hasta el punto en que podrían poner al propio gato como sospechoso, y aún así te lo creerías.


Recuerdo las palabras de Andy Dufresne en The Shawshank Redemption. "Afuera era un hombre moral, correctísimo. Vine a la cárcel y me hice criminal". ¿Qué país se salva de esto? Buscando la sobrevivencia a toda costa, un convicto nuevo puede llegar a hacer cualquier cosa. Y si eras inocente ya no importará, porque tu vida estará jodida de todos modos.



Todo lo anterior se presenta de una manera tan corriente y simple que, insisto, pareciera como si estuviésemos viendo las noticias. En muchos momentos me recordó a The Wire por su dramatismo y su cercanía a lo que realmente sucede en un sistema judicial. Si piensa que se encontrará con una serie tipo CSI, le recomiendo que apague la tele de inmediato.


Pero todos sabemos que una serie no puede existir sin su casting. Y vaya qué casting. John Turturro interpreta para ganarse Emmys de aquí a cinco ediciones más. Vayan escribiendo su nombre en el galardón ya, porque a mí parecer nadie puede quitárselo.


Y es que lo borda. Su personaje lo interpretaría James Gandolfini, mas su muerte no lo hizo posible. Luego barajaron a Robert de Niro, que lo rechazó por una agenda apretada. Y vino John. sí, John. El mismo tipo payaso de Transformers. Es curioso, no obstante, puesto que aquí también es un payaso... "un payaso triste", como diría Tony Soprano: "con la sonrisa pintada y la tristeza por dentro". Que solo una tincada lo condujo a Naz y al caso de su vida. Uno que, si todo salía bien, lo alejaría de drogadictos y ladrones a los que representaba por $250 en efectivo. Pero todos sabemos que en la vida real nada sale como lo esperamos. Su eczema lo indica, y es una hermosa metáfora para describir el caso.


Los otros actores también dicen presente a la hora de hablar de tremendas interpretaciones. La joven abogada defensora, los padres de Naz; Freddy, el convicto que rige la cárcel como un verdadero mafioso, y que es llevado a la pantalla por Michael K. Williams (Omar, The Wire); el detective, la fiscal...

Podría seguir por horas escribiendo lo que la hace tan buena. Tiene sus fallas, sí, pero que no superan al producto final. Es una lástima que haya tenido tan poca promoción por parte de HBO. Pero esto mismo la convertirá en una obra de culto... y estoy agradecido de haberla seguido cuando nació.
Juanfra

No hay comentarios:

Publicar un comentario