martes, 30 de marzo de 2010

Ante el espejo

Ante el espejo tengo las alas invisibles,
pero soy ave herida que se crece en su corto vuelo.
Mis letras caen del alma y se hacen viento.
No se crispó mi rostro en el olvido,
y en lágrimas ocultas forjé sonrisas.
Seré pétalo suave en esta primavera.
El veneno se trocó en empuje.
Trampolín que me lanza con fuerza a las aguas misteriosas
donde su profundidad ahoga tu recuerdo.

3 comentarios:

  1. Triste y bella...

    Besos, me ha encantado estar aquí.

    ResponderEliminar
  2. Se bienvenida, es un honor tenerte por aquí y haber podido asomarme a tu ventana

    ResponderEliminar