sábado, 6 de marzo de 2010

El reloj del destiempo y la distancia


El tiempo incauto e injusto a veces,
marca fuertemente con paso firme y recio
los momentos bellos que han quedado
prendados de nuestros dedos.
El tiempo que provoca las distancias,
los destiempos,
los momentos de vacío entre los amigos,
las emociones, los sentimientos.
El tiempo maldito a veces,
porque duele y deja una huella de silencio,
de vacío y de miedo a un mismo tiempo.
Ojalá supiera como parar el tiempo,
como provocar que esas distancias
que a veces se hacen más lejanas,
más dolorosas, fuesen disipándose
y volviéndose cercanía de nuevo.
A veces pensamos que el tiempo
es el culpable de nuestros actos,
de nuestras decisiones, pero no es así,
somos nosotros quienes marcamos las distancias,
quienes marcamos los destiempos,
quienes hacemos que el tiempo
pase más rápido y deje una huella
en nuestro corazón más latente.
Ojalá el tiempo y nosotros
no marcásemos las distancias
entre las personas y los sentimientos.

Yemaya

2 comentarios:

  1. Gracias a tí, por fijarte en mis letras y por querer dejarlas plasmadas aquí.
    Un beso y un susurro dulce

    ResponderEliminar
  2. Se te corresponde, con otro beso y un susurro muy dulce, Yemaya, bienvenida a esta tu casa.

    ResponderEliminar