viernes, 7 de enero de 2011

Del por qué escribo


Hace unos días me preguntó un agente literario de una importante editorial que por qué escribía. Esta, me pareció, una pregunta trampa, entonces no pude evitar darle una de esas respuestas en donde se funden el placer y la necesidad...: escribir.
Supongo que escribo porque me encantan las sorpresas y vivir con intensidad. Nada hay más inalcanzable que lo vivido, y la escritura incluye a veces la quimera de atrapar el pasado junto a la posibilidad de soñar despierta. Para mí escribir es tener implícita la aventura de revivir, de combatir el paso del tiempo. Escribir me ayuda a comprender y a ordenar el desorden. Escribir me equilibra. Escribo para encontrar sentido al sinsentido, y porque me permite sentir el placer de contar la realidad (por ejemplo, en este blog) y lo que imagino (por ejemplo, en mi novela). Y también porque en el acto de escribir interviene la memoria, la experiencia y la imaginación. Escribo para reflexionar y pensar y darle vueltas a la vida de personajes siempre más interesantes que la mía. Y al escribir poder disfrutar del placer de la ficción, que es adictivo y que, igual que la realidad, no tiene límites. Escribo, por supuesto, para combatir el aburrimiento y pasarlo muy bien.
Para los que escribimos vivir, fundamentalmente, es escribir. Escribo para estar en paz conmigo misma, por aquello que decía Machado de "yo vivo en paz con los hombres y en guerra con mis entrañas". Escribo porque conmueve y perdura, como cada poema, cada ensayo, cada novela es la primera. En fin, "escribo, luego existo".

2 comentarios:

  1. No sabes como te entiendo, yo necesito escribir cada día, es para mi tan vital como dormir o comer,un desahogo, una protesta, una señal de libertad, sigue escribiendo, te leemos.

    un besito

    ResponderEliminar
  2. Pues gracias por leerme, Ana. Te espero en mi casa, a ALMA y corazón bien ABIERTOS.

    ¡Qué bien que te identifiques con lo que digo! Pues es cierto que el escribir es vida, es existir.

    Un cálido abrazo desde San Miguel de Allende, México (mi patria adoptiva),

    Amber

    P. D.: Ángel, gracias por publicarlo. Será un placer que, cuando quieras, vayas publicando lo que más te llame la atención de mis letras derramadas. Aprecio mucho tu gesto de pedirme permiso para publicar mis entradas.

    ResponderEliminar