viernes, 14 de enero de 2011

Largas tardes


Largas tardes que dibujan un enero resacoso y frío, melancólico y solitario, cuando se dan por terminados los momentos de euforia y fiesta….

Las aceras siguen teñidas de tonos ocres y marrones, húmedas y encharcadas, a la espera de que el sol salga de poco a poco e intente secarlas…

Camino lentamente por esas calles mojadas en un atardecer de domingo, todo está en silencio, las casas ocupadas y la niebla está bajando… pero a mi me gusta estar ahí… escuchando nada y recordando lo que hace unos días era todo bullicio y gentío con su ir y venir…

Las calles y los balcones ya están librados de sus adornos, ahora las luces que prevalecen son las de tono anaranjado, que aguantan despiertas hasta poco después del amanecer….

Largas tardes de domingo, paso a paso, calle a calle, paseando por lo vivido y recordando como ha sido… ahora ya, en nada, todo volverá a ser como hasta ahora era, y habrá pasado un año más… el tiempo, una aguja y su esfera nos narran segundo a segundo su pasar, y para los más despistados ahí está el reloj público elegido en cada ciudad para que todos a la par, en un mismo día y a una misma hora, nos demos cuenta de lo que vamos dejando atrás….

El tren prosigue su marcha, la vida continúa, ojalá todos los caminos que nos falten por recorrer estén pintados en tonos plata y dorado…

Un abrazo amigos.

Mare@

1 comentario:

  1. ojalá se cumpla tu deseo, y esos caminos sean multicolores.

    un besito

    ResponderEliminar