domingo, 2 de enero de 2011

La vida sigue igual



Esta mañana y como siempre he sacado a pasear a mi perro, tiene que hacer sus cositas aunque sea año nuevo, aunque yo estuviera rendida de la noche de anoche, ya sabéis, eso de celebrar el nuevo año y de enviar al carajo el anterior, ya viejo y chocho que tantos sinsabores nos ha dejado en temas de trabajo, crisis, muertes, terremotos, inundaciones.....cansa mucho.

No he notado que nada haya cambiado, todo sigue igual, sé que este año que acaba de nacer se llama 2011, ¿y qué?, no importa nada, los días, meses y años los clasifica el hombre, pero el tiempo es tiempo nada más y va pasando por nuestra piel y nuestro ánimo o desánimo, según la historia personal de cada uno. El tiempo está quieto y pasamos nosotros con nuestras alegrías y pesares.

Es al parecer una necesidad humana la de medir el tiempo, para de acuerdo a las estaciones, asegurar la producción agropecuaria que da sustento y asegura la especie, es lo primordial en esta contabilidad que nos lleva a determinar el tiempo de nuestras propias existencias.
Cuando se habla de la medida del tiempo, claro está, a su paso, al antes y al después de cada momento de la existencia. El hombre es el único ser vivo que es consciente de que existe. Percibe la existencia en el tiempo como un flujo imparable de momentos sucesivos desde el nacimiento a la muerte. La necesidad de medir el tiempo la sintieron los hombres tan pronto como tuvo conciencia de si mismo.



¿Y qué con que estemos en el año 2011? nada, absolutamente nada, nos deseamos lo mejor ahora, pero hubiese dado igual desearlo el mes pasado, el tiempo sólo determina que cada vez nos queda menos camino que recorrer, el tiempo se queda y nosotros nos vamos al otro barrio que no es más que la nada infinita.

Jaén hoy seguía en el mismo lugar que hace unos días, sigue en Andalucía, siguen las casi terminadas obras del tranvía, sigue viento en popa a toda vela la remodelación de la Plaza de Santa María, siguen las obras en la calles, la gente sin trabajo, gente que sigue sufriendo, gente que se va, gente que llega........el tiempo como vemos, no es nada.

Anoche la lluvia impidió la afluencia de los jiennenses al amparo de la Catedral, "posible Patrimonio de la Humanidad" para recibir al año nuevo, unos cuantos chupacámaras asomaban sus cabezas entre los paraguas para salir por la tele, cuatro gatos como se suele decir, la lluvia siguió y jodió la fiesta que se las prometía muy distinta. No se si actuaría el grupo Apache debido a las inclemencias del tiempo, ya lo hizo el pasado año con mucho ruido, y nada del otro mundo, se ve que el Ayuntamiento está tieso para pagar algo mejor, si no actuó, creo que nada se ha perdido.
Hoy Jaén dormía la mona, las calles estaban como el día de Navidad, algunas personas paseando, otras visitando el casi nuevo escenario aún sin terminar de la polémica Plaza de Santa María y poco más, como os muestro en las fotos.

Si os fijáis, parece que sí hay un fácil acceso para las personas con minusvalía, lo han hecho bien, otro cantar es la entrada a la Catedral, hay escaleras que tendrán que remediar para que estas personas no tengan problemas a la hora de entrar, a ver si se lucen y piensan en todos.

Con esta nueva remodelación parece más grande, más alta y más ancha, eso es cierto, pero también más desangelada, más fría, no sé, creo que ha perdido solera y duende, y esa antiguedad de la que se presume, la pierde totalmente, en este Ayuntamiento se pasa de blanco al negro en un pis- pas, en mi calle adoquines por narices por aquello de lo antiguo, y la Catedral deja ser lo que era y la ponen moderna basándose en no se qué, todo sea por el Patrimonio al que se aspira, adiós árbolitos, adiós bancos para los mayores, adiós a lo que la hacía verdaderamente antigua.


Pues nada, que pienso seguir criticando lo criticable en 2011 también, para gusto de unos y pesar de otros, lo siento, pero yo a lo mío.

Os muestro la Plaza de Santa María, la nueva Calle Campanas, y la soledad de la Calle Cerón en el día de año nuevo a las 13 horas, por orden de aparición, que al fin y al cabo la vida es un teatrillo.

2 comentarios:

  1. Muchas gracias ÁNGEL, todo un honor para mi.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. La vida sigue igual!
    Solo que al medir el tiempo, precisar un fin y un comenzar, hemos escogido para recordar y desear. Me encanto la entrada!
    Un abrazo

    ResponderEliminar