jueves, 6 de enero de 2011

Soltar amarras


Parpadean las esperanzas,
se van cargando de cierta luz azul...
la playa tiene de nuevo su voz morosa
para contarme los secretos de sus arenas,

he de acercarme para que me hable,
y poner los dedos en la raíz de sus singladuras,
para que el mar me ate a su sonido más tenue
y me convierta en una escucha sin fuerza,

sé que los mares acunan las luces...
y que las vuelven bellas y trémulas,
al igual que a los recuerdos
a los que invitan a revelar su ternura,

hace tiempo que lavo mis silencios,
que anudo mis oscuridades... ( a ti )

hace tiempo que no sé que hacer con mis brazos
y que me asomo al primer mar que me acoja
para sentir que se destilan luces vaporosas,

hace tiempo de todo, y sostengo un trozo de viento,
lo hago con el alma, que testea una nueva forma del vacío,

disfruto de un ocaso escurrido ( es para mí )
que me ha vuelto de tela, con forma de cortina,
mientras se cierra el telón de la última función,

falta el muro... falta la pared...
tengo miedo de que mi amor viaje sin fin,

los ecos de la vanidad a veces susurran
pero otras veces gritan...
mientras atesoro un bienestar sereno,
y creo que compartiré la noche... con un deseo conocido.

.
Publicado por Sir Bran

4 comentarios:

  1. dulces versos,que a medida que se leen crecen con fuerza en cada nota sostenida,mas el alma sufre la indiferencia de ese amor,precioso me ha gustado mucho petons muasssssssssssss

    ResponderEliminar
  2. Gracias Ángel... por haber venido a mi blog, y por haber considerado este escrito mío digno de ser expuesto en este pulcro lugar tuyo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Hace tiempo de todo, pero todo llega,regala a tus ojos esa maravilla de mar y espera, verás como la esperanza deja de parpadear para convertirse en una bonita realidad,.

    ResponderEliminar