miércoles, 2 de noviembre de 2016

Halloween



         La fiesta de Halloween (contracción inglesa de All Hallows' Eve, 'Noche de Todos los Santos', “Noche de Brujas” o “Noche de Difuntos”) es una fiesta de origen celta que se celebró inicialmente en los Estados Unidos, Canadá, Irlanda y el Reino Unido en la noche del 31 de octubre. Su origen se remonta a la festividad celta de Samhain que conmemoraba la entrada del invierno; mucho más tarde los papas Gregorio III (731-741) y Gregorio IV (827-844) cristianizaron esta festividad pagana y la convirtieron en “El Día de Todos los Santos” del 1 de noviembre.


 Fueron los irlandeses los que llevaron esa tradición a América durante la gran hambruna de la patata (1845-49). La fiesta no comenzó a celebrarse hasta 1921 en Minnesota y pronto le siguieron otros estados. Progresivamente adquirió una gran popularidad  y a partir de los años 70 se extendió a diferentes partes del mundo. La tradición es que en este día los espíritus visitan las casas, y para que no nos perturben se aconseja poner una vela en la ventana por cada difunto que hubiese en la familia.




Esta festividad está muy asociada a los colores naranja, negro y morado y fueron los inmigrantes irlandeses los que difundieron la costumbre de tallar los Jack-o'-lantern (calabaza gigante hueca con una vela dentro), inspirada en la leyenda de "Jack el Tacaño". Asimismo, en Halloween se organizan otras serie de actividades, como el famoso “truco o trato” las fiestas de disfraces, las hogueras, las historias de miedo, las casa encantadas, las películas de terror, y se suele hacer hace una comida especial, muy vinculada a la calabaza, u otro postre muy típico de esta festividad es la tarta de zanahoria. Originalmente el truco o trato (en inglés trick-or-treat) era una leyenda popular de origen céltico, según la cual no sólo los espíritus de los difuntos vagaban por la tierra sino que lo hacían además todo tipo de entes procedentes de todos los reinos espirituales. Entre ellos, había uno particularmente malévolo que vagaba por los pueblos diciendo “trick or treat”, “maldición o trato”, y que actualmente les sirve a los niños para disfrazarse y pedir dulces y cuya traducción españa se ha convertido en “susto o golosina”.


Como ya he mencionado, la calabaza vaciada con una candela en su interior, es el símbolo por excelencia de Halloween, y su origen proviene de una antigua leyenda irlandesa, sobre un hombre apodado Stingy Jack (Jack El Tacaño) o "Jack El Linterna" (Jack-'o-Lantern). La historia se refiere a un campesino irlandés que tuvo la mala fortuna de encontrarse con el diablo en una taberna que lo llevó al infierno por tacaño y estafador. Aunque había bebido toda la noche, tuvo la idea de engañar al diablo ofreciéndole su alma por un último trago y su correspondiente pago. El demonio aceptó y se convirtió en una moneda con la cual Jack pagó la ronda, pero pensándolo mejor se guardó la moneda en su bolsillo junto a una cruz de plata, y con este truco impidió que el diablo volviese a su forma anterior, y así le obligó a prometer que no reclamaría su vida hasta pasados diez años, y al diablo no le quedó más remedio que aceptar.



Pasado este tiempo, Jack y el diablo se encontraron de nuevo en el bosque para cumplir lo pactado: llevarse su alma al infierno. Pero Jack lo engañó de nuevo, pidiéndole, como último deseo, que le cogiera una manzana de un árbol, a lo que el demonio accedió sin rechistar pero, antes de que lo hiciera Jack marcó una cruz en el árbol, y repitió la estratagema anterior. Jack le obligó a jurar que no reclamaría su alma nunca más.


Jack murió unos años más tarde, pero no pudo entrar en el paraíso, pues durante su vida había sido tacaño, borracho y estafador. Pero cuando intentó entrar en el infierno, el diablo lo reconoció y no le dejó pasar paro no incumplir su promesa de dejarlo en paz. Jack le preguntó adónde iría y el diablo lo despidió con un: "Vuelve por donde viniste". El camino de regreso era oscuro y frío, y apenas se podía ver nada, pero el demonio le tiró un carbón encendido para que pudiera guiarse en la oscuridad, y Jack lo colocó en un nabo que vació para que no se apagara con el viento.


Así Jack deambularía sin rumbo durante toda la eternidad con una farol que, originariamente, estaba hecho con un nabo vaciado, pero cuando los emigrantes  llegaron a America se encontraron con que apenas había nabos y sí montones de calabazas; por eso, decidieron esculpir la calabaza con la vela en su interior. Así quedó como el símbolo para alejar los espíritus malignos de los hogares.


abronte

No hay comentarios:

Publicar un comentario