domingo, 6 de noviembre de 2016

‘Les Revenants’

Conocer la danesa ‘Forbrydelsen’ gracias a ‘The Killing‘ o la australiana ‘Wilfred’ gracias a la adaptación estadounidense es algo muy común. Los fanáticos de las series hemos dado por sentado que la conquista cinematográfica del país que se hace llamar América tiene que ser igual en el mundo de las series. Presunción que ha conseguido que nos perdamos títulos como ‘Les Revenants’, la nueva serie francesa de Canal + no apta para cardíacos.
‘Les Revenants’ cuenta la historia de un pueblo francés en el que empiezan a aparecer personas fallecidas. Vuelven sin haber envejecido y sin ser conscientes de que un día murieron. Vuelven a sus casas como si nada hubiera pasado, sin recordar que han estado muertos durante años. Los aparecidos regresan decididos a recuperar el que un día fue su hogar. Una innovadora forma de ver zombis narrada de una forma completamente adictiva. Una serie que todo amante de los zombis y de los trhillers no se debería perder. Aquí tenéis cinco razones por las que ver ‘Les Revenants':


PUZZLE NARRATIVO
Cada episodio de ‘Les Revenants’ se centra en la historia de uno de los aparecidos. Una fórmula que se aleja del procedimental de capítulos autoconclusivos manteniendo todas las historias en continua evolución toda la temporada. Un complejo puzzle narrativo en el que cada capítulo encaja a la perfección con el anterior mostrando una página más de la historia de cada uno de los aparecidos. Los guionistas crean un complejo entramado de historias que se mueven por sí solas y en el que todas tienen la misma importancia. Aviso que es muy difícil sentarse a ver sólo un capítulo, cuando acabe seguro quieres ver uno más, y luego otro, y otro…


REINVENTANDO ZOMBIS
Para ver ‘Les Revenants’ hay que olvidarse de la típica imagen de un zombi. Estamos acostumbrados a ver zombis mugrientos cubiertos de sangre y vísceras. Los hemos visto torpes en ‘The Walking Dead’ e incluso avispados en ‘Dead Seat’, pero los muertos vivientes franceses parecen ser muy distintos. Los zombis en ‘Les Revenants’ son completamente normales, gente que conserva todas sus facultades físicas y psicológicas pese a haber estado muerta durante años. Personas que no por no estar desfiguradas inquietan menos, al contrario, el espectador se enfrenta a zombis tan inteligetes o más incluso que él mismo.
Aunque nos los presenten así no quiere decir que siempre vayan a conservar su aspecto físico de cuando estaban vivos.


TERROR EN LAS MONTAÑAS
Al más puro estilo ‘Twin Peaks’, la acción de ‘Les Revenants’ ocurre en un pueblo frío y húmedo en las montañas francesas rodeado por un amenazante bosque. Una ambientación impecable a la que se le suman una cuidada fotografía y banda sonora creando un halo de misterio sobre el gélido pueblo. Un pueblo, un bosque infranqueable y un pantano que se vacía poco a poco esconden las claves de las misteriosas apariciones. Al escenario se le suma un reparto que defiende sin despeinarse los contenidos guiones de ‘Les Revenants’.



PRECEDENTES DE ÉXITO
‘Les Revenants’ es la adaptación televisiva de Canal+ de la película de mismo nombre estrenada en 2004 y que en inglés se tituló ‘They came back’ y en español ‘La resurección de los muertos‘. Aunque la versión cinematográfica no tuvo mucha repercusión, la serie ya ha conquistado a la crítica de medio mundo y en Estados Unidos han decidido adaptarla. Será Paul Abbot (‘Shameless‘, ‘State of Play’) el encargado de adaptarla aunque todavía no se conoce la cadena en la que recaerá. ‘


Stephen King, el novelista estadounidense capaz de escribir las fantasías más reales e inquietantes, se incorporó a Twitter hace apenas una semana. Sus dos primeros tuits fueron para anunciar su presencia en las redes sociales ("Mi primer tuit. Ya no soy virgen. Sed amables" "Por fin en Twitter y no se me ocurre nada que decir. ¡Vaya escritor!"); pero el tercero lo dedicó a hablar de una serie francesa: Les revenants (Los retornados o, tal vez más correcto, Los que vuelven, The returned en su versión inglesa), que ha revolucionado la televisión mundial.
"Viendo The returned. Terrorífica y sexy. Es divertido ver una serie extranjera que no ha sido americanizada. Ese niño, Víctor, me está dando pesadillas", escribió el autor de El resplandor y Carrie.



Estrenada en Francia, la fama de la serie fue creciendo rápidamente y ha podido verse en Estados Unidos y Reino Unido, con excelentes críticas. A finales de noviembre, recibió el premio a la mejor serie en los Emmy Internacionales. A medio camino entre el surrealismo de David Lynch, los dramas provinciales de Claude Chabrol y el terror cotidiano de Stephen King, la serie, de ocho episodios, arranca con una idea relativamente sencilla: los muertos vuelven. No como zombies hambrientos, ni como fantasmas transparentes que crean molestos poltergeits, vuelven como si no hubiese pasado nada, vuelven sin saber que han estado muertos y se comportan totalmente como vivos.


Los muertos vuelven, además, a una indeterminada localidad francesa que se encuentra todavía traumatizada por el accidente de un autobús escolar en el que murieron decenas de niños. El Víctor del que habla Stephen King es efectivamente el personaje más terrorífico de la serie aunque no iba en aquel autobús. Los muertos vuelven desde muchas épocas aunque todos desde el mismo lugar. Los paisajes alpinos de la Alta Saboya, sobre todo de las localidades de Annecy y Seynod --donde está rodada la serie aunque en ningún momento se dice-- no hacen más que aportar todavía más inquietud al relato, que tiene muchas conexiones con la mejor literatura francesa fantástica, sobre todo con los cuentos de Guy de Maupassant. No deja de ser curioso que la novela más famosa de Carrère, El adversario, que relata la historia real de un individuo que asesinó a su familia para tratar de ocultar la inmensa mentira en la que se había convertido su vida, transcurra en escenarios muy parecidos. El puñado de actores protagonistas, rostros habituales del cine francés que hemos visto en decenas de películas, le dan solidez y credibilidad a la ficción. La estupenda banda sonora de Mogwai no ayuda precisamente a rebajar la tensión del ambiente.


Como escribió recientemente el crítico de televisión Mike Hale en The New York Times, Les revenants tiene mucho más que ver con Twin Peaks que con The walking dead. Tampoco se parece a Los otros o a El sexto sentido. Es una historia de fantasmas, sin duda, pero se trata de fantasmas diferentes: son espíritus vivos, que no vuelven porque hayan dejado algo sin terminar en la tierra. Vuelven porque vuelven. Y eso es lo que hace tan espectacular el arranque, porque plantea una cuestión imposible: ¿qué ocurre si vuelve el hijo muerto hace cuatro años? ¿Qué ocurre si regresa como si tal cosa la esposa que murió hace cuarenta años o el novio que falleció hace diez?


La serie ha desatado un debate en Francia, que se pregunta por qué Les revenants es la excepción y no la regla. "Todavía estamos en la edad de piedra", declaraba recientemente Le Monde un productor. La conclusión del artículo en el diario parisino, firmado por Laurent Carpentier, era: "Debemos adoptar los métodos de los americanos, no su psicología, porque las series son un relato de nosotros mismos". Más o menos, lo mismo que destacaba Stephen King: Les revenants tiene la potencia de las mejores series de la HBO pero es totalmente francesa (se podría decir algo parecido en España de Crematorio, aunque no alcanzó la relevancia internacional). Desde luego, muestra un camino y demuestra que desde Europa se puede competir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario