miércoles, 19 de abril de 2017

El elegido



Antonio Chavarrías, para aquellos que no lo conozcan, es un director y guionista catalán de muy sólida trayectoria que ha realizado trabajos tan solventes como "Dictado", "Las vidas de Celia" o "Volverás".



En 1990, con apenas 34 años -ahora que tanto se habla de los jóvenes emprendedores como si el resto de los mortales estuvieran incapacitados para serlo- fundó su propia productora "Oberon Cinematográfica, S. A." de cuya factoría han salido sobresalientes realizaciones como "La teta asustada" de la peruana Claudia Llosa, sobrina, para más inri, del Nobel de Literatura o "Pau y su hermano" de Marc Recha, también joven talento catalán.


De manera que este caballero cuenta con sobrada experiencia y, que duda cabe, conoce su oficio, sabe lo que se trae entre manos y posee el don de la contención, del ritmo y de una privilegiada batuta para la dirección de actores.


"El elegido", a pesar de no contar -queda patente cuando la ves- con un gran presupuesto, es una película magnífica. Su director aprovecha los recursos de que dispone con una notable eficacia y es razonable deducir qué no será capaz de realizar en circunstancias más favorables.


Al ser éste un filme de época -se desarrolla entre los años 1936 y 1942- para algunas escenas, Chavarrías utiliza de manera muy efectiva un color de tonalidades más apagadas que nos recuerdan aquellas antiguas fotografías sepia. Las primeras secuencias entre trincheras de la Guerra Civil Española son sencillamente magistrales y reproducen con asombrosa maestría y verosimilitud episodios de aquella dolorosa confrontación. La ambientación, tanto para exteriores como interiores en París y México, está muy lograda y los personajes que conforman la historia son el fiel reflejo de aquel lamentable suceso.


Otro gran mérito del director -nada despreciable- es escribir un guion basado en una historia real de relevancia internacional que por su importancia conmovió al mundo y aún así, conociendo su desenlace, consigue mantenernos en tensión durante todo el metraje. Pero nada más diré aquí por si algún despistado espectador fuera ajeno a dicho acontecimienro que tuvo lugar en la Ciudad de México en 1942 cuando la II Guerra Mundial entraba en una fase de trágica efervescencia.


Por último me gustaría destacar la soberbia actuación del joven actor mexicano Alfonso Herrera que interpreta al español Ramón Mercader y de Hanna Murray, bellísima actriz inglesa en el papel de su novia Sylvia, enamorada incondicionalmente de nuestro protagonista y vehementemente comprometida con los ideales revolucionarios.


No es el "Elegido" una película cualquiera; contiene emoción, intriga, espionaje, luchas de poder, lealtades, traiciones, investigación policíaca, información histórica y, sobre todo, la sapiencia y el ejercicio de un estilo cinematográfico que nos muestra a un director con gran oficio del que oíremos hablar mucho y bien en adelante.

Emilio Castelló Barreneche

No hay comentarios:

Publicar un comentario