Informer



El ya subgénero del terrorismo, sea de la índole que sea, no cesa de crecer. Después de la exitosa Bodyguard, llega a España, de la mano de Filmin, Informer. Lo bueno de este subgénero es que se puede abordar desde prismas muy diferentes, aun a pesar de que el marco sea el mismo, como es el caso, donde los roles casi siempre son los mismos, y donde el leit motiv de las tramas, si me apuran, también es el mismo.
Siempre hay dos bandos, buenos y malos en apariencia, siempre una motivación política o religiosa, y siempre un objetivo a alcanzar e impedir a la par. Ahora bien, son tantos los entresijos para abordar tan delicado tema que es ahí, precisamente, donde reside el atractivo que culmina con historias, y series, tan diferentes y en absoluto repetitivas. Informer avala esta reflexión.


Uno de los grandes desafíos de la inteligencia contraterrorista es la carencia de información cuando se enfrentan a las células extremistas islámicas en la propia Europa. El camuflaje entre las comunidades musulmanas sumado al hermetismo, por un lado, y a la elusión de la integración, por otro, supone una suerte de macabro juego de la “gallinita ciega” a la hora de encontrar y desarticular tales células.


Situémonos: Londres, en la actualidad. Una mujer olvida su teléfono móvil en un vagón de metro, en el este de la ciudad. Un extraño lo coge y la sigue para devolvérselo, pero la mujer ha desaparecido. Sale a la calle y, finalmente, la ve en una cafetería. Le devuelve el teléfono y, tras una breve charla donde él rechaza recompensa alguna por su acto, un terrorista entra en la cafetería y comienza a disparar.


Una de las balas impacta en el buen samaritano, evitando que mate a la mujer del teléfono. Poco más tarde, el oficial de lucha contra el terrorismo, Gabe Waters (Paddy Considine), declara sobre el ataque a la cafetería. Sólo espeta una críptica frase: “No puedo discutir esto en un foro abierto”.


Un año antes. Raza Shar (Nabhaan Rizwan) acude al colegio de su hermano pequeño para librarle de un castigo; de regreso a casa, compra algo de éxtasis. Ha quedado con unos amigos para salir de fiesta. Flirtea con una chica y le da una pastilla, pero no hace el efecto deseado y se ve obligado a llevarla al hospital. Allí es retenido por un “posible” cargo de posesión de drogas. La noche que pasa en la cárcel conoce a Dadir Hassan (Roger Jean Nsengiyumva), un camello de poca monta cuyo hermano, casualmente, es confidente de Gabe.


En realidad, es el candidato perfecto para la unidad antiterrorista inglesa: ciudadano británico de origen pakistaní al que se le puede coaccionar para infiltrarse entre los simpatizantes yihadistas y, así, ejercer de informador. Gabe aparece y después de una charla muy convincente, capta a Raza. Paralelamente, a Gabe le asignan una nueva compañera, Holly Morten (Bel Powley), novata en el departamento antiterrorista.


Al regresar a casa, Gabe encuentra a su mujer, Emily (Jessica Raine), esperándole. La misma mujer que perderá su teléfono móvil en un vagón del este de Londres un año después…


Informer nos propone una historia que pretende ir más allá de los convencionalismos clásicos de una historia de terrorismo; huye de los tópicos (tan innecesarios como tentadores) y relata con particular objetividad las motivaciones, sean profesionales, personales o emocionales, para introducirnos en unos vericuetos enrevesados y plagados de giros.



El desencadenante para la captación de Raza y la consiguiente investigación es la aparición en Londres del terrorista Ahmed El Adoua, unos meses antes, procedente de Holanda. El alto mando antiterrorista sospecha que ha aprovechado la estancia en la capital inglesa para reclutar y entrenar a extremistas locales.


A partir de aquí se entrelazan las historias de los tres protagonistas, Gabe, Holly y Raza, con las pesquisas en busca de las células entrenadas por El Adoua. Gabe Waters es un policía experimentado que acostumbra a exprimir, usando el medio que sea necesario, a sus fuentes de información. Intenta mantener el equilibrio entre su trabajo y su familia, pero no siempre lo consigue porque un conflicto, aparentemente inconcluso, flota en su hogar.


Holly Morten es la novata en el grupo antiterrorista. Honesta, poco dada a la sutileza y en absoluto acostumbrada a acatar órdenes, supone, en ocasiones, un problema para Gabe. Sus decisiones situarán a los tres protagonistas y a la propia investigación en conflictos recurrentes. Raza Shar (por cierto, es el primer papel protagonista de Rizwan) se ve empujado a un escabroso viaje: pasa de ser un joven despreocupado a un confidente obligado. En ese descenso al subsuelo más oscuro de la ciudad, manipulará y será manipulado, mentirá y le mentirán, y siempre con la presión incesante de Gabe.


Informer es un thriller apasionante, lleno de ritmo y trufado de giros. La narrativa ha sido diseñada como un rompecabezas donde las piezas no siempre cuadran donde deberían. O sí. Cada capítulo comienza con el regreso a la escena del mismo crimen inicial (algo parecido a la también interesantísima Collision –nunca estrenada en España-), realzando el misterio e invitándonos a elucubrar sobre el resultado final.



Más aún, sus seis capítulos desprenden tal realismo, que no sorprende que, dentro del Gran Londres, el escenario escogido para desarrollar esta historia sea el East End. Es un paisaje lleno de diversidad racial, cultural y religiosa, plagado de tensiones y donde las comunidades tienden, a pesar de los esfuerzos municipales por la integración, al sectarismo y la pervivencia en guetos.



Dirigida por Johnny Campbell (director de algunos capítulos de Westworld, Doctor Who, Shameless), la serie es obra de los guionistas Rory Haines y Sohrab Noshirvani. Informer es también la primera que Filmin estrena en 4K

Comentarios

Entradas populares de este blog

Haikus de Muerte

Pakt (El pacto)

La Mantis (Netflix)