domingo, 16 de octubre de 2011

Despierto


Hay muy pocas cosas buenas en esta vida…

Cocinar con la música a todo volumen.
Que te soplen suavemente una pestaña molesta que se te ha metido en el ojo.
Dibujar un corazón en la espalda de tu chica.
Que te lo dibujen.
Compartir un chicle de fresa.
Reírse bajo las sábanas.
Sentir frio en los dedos de los pies, y pensar en cómo estarán los suyos.
Cuando todos los espejos te guiñan un ojo.

Por eso hay que estar muy atento, porque hay muy pocas cosas buenas. Y si encima te las pierdes porque estás encerrado en ti mismo o adormecido en tu propia vida. Entonces, te estarás perdiendo todo lo importante. La parte positiva de la vida. Lo que la hace feliz. Interesante. Lo que le da sentido a todo lo demás. Lo que hará que de tanto en tanto merezca la pena echar la vista atrás y recordar. Recordar que mereció la pena. Que la sigue mereciendo…

Puede que a veces sea necesario bucear en tus propios recuerdos para desear volver a vivirlos. Para querer volver a estar despierto. Atento. Para, así, procurar no perderte nada.

3 comentarios:

  1. Un honor que te gustara y que decidieras compartirlo en tu espacio.

    ¿Sabes? Me parece una gran idea la propuesta de tu blog. Se antoja imposible abarcar con tanto blog que ronda por la blogsfera... Y como seguro que los hay de muy buenos, se agradece la ayuda a la hora de descubrirlos.

    Así que me quedo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Muy bonita entrada, disfrutar plenamente las cosas sencillas que nos ofrece la vida, es despertar los sentidos y mantener la chispa de ilusión y de amor viva, hasta en los momentos más tensos.

    Un cálido abrazo para el autor y un beso para ti Angel.

    Saludos!

    ResponderEliminar