En tránsito


Llevo puestas las gafas, las de ver el corazón de tu aliento.
Está oscuro ahí adentro.
Será la miopía de mis ansias la que
me ciega y por eso no lo veo…

Camino despacio por las veredas
de tus jornadas en vela,
y exploto durante la noche
tórrida,
asfixiada la calma del negro cielo,
sembrado de ayes y sospechas…

Sobrevuelo, entonces,
por encima de palabras
y lamentos envueltos
en organdí de diseño,
reciclado,
según los nuevos tiempos.
Nada que objetar.
La pasarela acoge mi talle roto,
y viejo…

Oigo las risas,
y el ruido de sus manos
abofeteando mi miedo.
Están ahí.
Son los desleales,
los traidores a mi causa,
renegados de mi
buena suerte.

Reina por un día.
Un instante,
tan sólo uno,
me duró la dicha.






Dibujo: Antonio Texto: Edurne

Comentarios

  1. Ángel, MOLTES GRÀCIES!

    Acabo de ver tu chapoteo en la Orilla, venía a visitarte... y mira con qué me encuentro!

    Te agradezco el detalle, de verdad!

    Pues por aquí me quedaré yo también como visitante y lectora asídua!

    Petons, maco!
    ;)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Haikus de Muerte

Ozark

La Mantis (Netflix)