martes, 11 de febrero de 2014

Como decíamos ayer....

"A veces quedarse callado equivale a mentir. 
Venceréis, porque tenéis sobrada fuerza bruta. 
Pero no convenceréis, porque para convencer hay que persuadir. 
Y para persuadir necesitaréis algo que os falta: razón y derecho en la lucha”
Miguel de Unamuno

Fray Luis de León era un religioso, humanista y profesor agustino del siglo XVI. Fray Luis estudió en Salamanca y aquí mismo, en su Universidad, acabó impartiendo clases desde su cátedra. San Juan de la Cruz fue alumno suyo.

Estuvo en la cárcel por traducir algunos libros que no estaban bien vistos, pero esto no impidió que su carrera docente siguiera activa y progresando. Las denuncias, más motivadas por envidias y rencillas que por otra cosa, acabaron provocando que la Inquisición abriera un proceso contra él que duró 5 años en los que estuvo encarcelado y después de los cuales fue finalmente absuelto.

Según la leyenda (que una vez más puede distar más o menos trecho de la realidad) al volver a su cátedra después de esos 5 años de ausencia, comenzó su clase con la frase: “Como decíamos ayer…”.

Tras la caída la dictadura de Primo de Rivera en 1930, Unamuno volvió con notoriedad a su puesto en Salamanca. Tal como había hecho cuatro siglos antes Fray Luis de León, comenzó la clase con un “Decíamos ayer…”, como si nada hubiese sucedido.



No hay comentarios:

Publicar un comentario