miércoles, 18 de enero de 2017

StartUp



           Qué impacientes somos, lo queremos todo y ya, pero no, el mundo de las series no funciona como el cine, hay que dar espacio a que las tramas se desarrollen y el espectador comienza a empatizar por los personajes, tomado partido por unos o por otros. Eso sucede en "StartUp" serie que se cuece a fuego lento, con un piloto algo confuso, donde se acumulan la presentación de personajes y nada parece tener sentido, pero en el segundo y tercer capítulo, todo cambia. Desde luego, no es la mejor serie del año, pero contiene elementos interesantes, una buena producción y mejores actuaciones


El protagonista es Martin Freeman, sin duda lo mejor de la serie, dió vida a Lester Nygaard en la ficción Fargo,  pero que, imagino que por causas de su agenda, sale menos en pantalla de lo que me gustaría. Interpreta a Rask, un corrupto agente federal, especializado en delitos financieros que va tras Nick Talman (Adam Brody "The O.C."),que tiene una pequeña firma de abogados, y tras el padre de este, con quien tiene una antigua deuda pendiente.
Ambos invierten dinero ilegal en una 'start-up' de tecnología, junto con una banda de traficantes haitianos,


La "Start-up" se llama "Gencoin" (en clara parábola del "Bitcoin") dirigida por Otmara Marrero "Graceland" y Edi Gathegi secundario en "The Blacklist"
Crackle, el competidor del popular servicio de TV en línea Netflix, ha lanzado esta serie que para mi gusto es basatnte pobre en buenas ideas. Relato confuso en sus inicios, solo obtiene cierta claridad narrativa hacia el final de su episodio piloto. 
Dos mundos distintos acaban chocando, el violento mundo de las drogas, con el volátil y complejo mundo de las empresas tecnológicas. Entre medias un corrupto agente federal, dispuesto a saldar viejas cuentas y a llevarse su tajada del negocio.


Gasta demasiado tiempo en escenas con situaciones eróticas de los personajes, cosa que no ayuda con la progresión dramática sino todo lo contrario. ¿Es que esto es una serie sobre gente que tiene problemas con el sexo? Francamente resultan ridículas estas situaciones porque no aportan nada, o muy poco al relato. Parecen más bien puestas a la fuerza por un ejecutivo que dijo “Metan sexo entre este thriller aburrido que el sexo siempre atrae y vende". 
Pero aquí no hay más. Dudo, que si sigue así, le den una nueva temporada.


Ahora, porqué Sony a través de Crackle nos presenta este tipo de serie y entra de esta forma en el sector, pues lo más avezados en esto de la luchas y políticas de cadenas y productoras pensará que intenta plantar cara a las “grandes casas” y conseguir arrebatarle a ese público mayor, el cual está cansado de ficciones dulcificadas, monótonas, procedimentales, y un largo etcétera, las cuales topan la parrilla tanto en Estados Unidos como en este lado del “charco”. Puede que estén buscando desmarcarse algo y arriesgar con algo diferente, producciones que no sea la típica serie policial, comedia de situación o melodrama televisivo. Pero todo esto es adentrarse mucho sin saber más sobre qué tipo de ficciones que nos va a seguir presentado Crackle en el futuro y que tipo de estrategia va a seguir con cada una de ellas.


Rufus T Firefly

No hay comentarios:

Publicar un comentario