viernes, 5 de mayo de 2017

La Trêve




Si se diera algún premio anual al país que más ha mejorado su producción audiovisual en el año 2016, Bélgica sería la ganadora indiscutible, con su modesta televisión francófona al frente que se ha sacado literalmente de la nada dos series enormes como “Ennemi Public” de la que ya les hablamos en su momento, y “La Tréve” que va a ser el objeto de nuestro análisis.


“La Tréve”, que podríamos traducir como la tregua, desarrolla una historia hipnotizante en un recóndito pueblo de las Ardenas, donde un suceso violento saca a relucir los peores sentimientos y secretos de una comunidad en apariencia apacible, convirtiéndose en una de las series sorpresas del año, junto a su compañera de viaje “Ennemi Public”, de la que ya se está emitiendo  en Movistarplus


La trama :
Driss, un joven futbolista africano de origen togolés que juega en el modesto equipo de tercera división belga de la población de Heiderfeld, es encontrado muerto al borde del rio. El primer análisis superficial de la policía local concluye que se trata de un suicidio al tirarse desde un puente cercano.


Las cosas cambian cuando llega a la escena del crimen Yoann Peeters un inspector que había crecido en la zona, recientemente transferido desde Bruselas, como castigo a una actuación suya en la capital.


Su examen minucioso de la escena del crimen y del cadáver demuestra que el joven ha sido asesinado, obligando a abrir una investigación para encontrar al culpable que va a abrir la caja de pandora de todo lo que esconde ese pueblo de las Ardenas belgas.


La Tréve es un thriller de un estilo muy nórdico, pero completamente adaptado a las peculiaridades de la parte francófona de Bélgica. Su estructura es bastante compleja, con tres planos temporales, en los que desarrolla la acción, el principal que es el que sucede de forma lineal tras el descubrimiento del cadáver y empieza las investigaciones y el descubrimiento de todos los posibles sospechosos y sus motivos para hacerlo, con un espectro más que amplio de personajes relacionados con el joven africano, del que vemos sus actividades en “flashbacks”


En paralelo tenemos al protagonista que en un momento determinado, posterior a los hechos principales,  realiza una serie de sesiones con una psicóloga, para intentar descubrir unos hechos concretos que lo tienen absolutamente traumatizado y que es incapaz de recordar para saber  cómo llega al estado que se nos muestra en la primera escena de la serie, que es el de la primera foto del presente artículo.


Los títulos de créditos con una canción del grupo Balthazar, con una clarísima influencia de Lou Reed, es la mejor introducción a la atmósfera desasosegante de la serie.


El guion juega hábilmente a dejar al espectador en la misma inopia que tiene el inspector sobre lo que realmente ha sucedido en ese pueblo y nos permite ir descubriendo mil y un secretos de todos y cada uno de los personajes del pueblo, que poco a poco van avanzando hacia la resolución final del caso de la mano del protagonista.

Me ha sorprendido enormemente la gran sutileza y elegancia con que han ido planteando la historia con muchos giros y sorpresas perfectamente integrados en la historia global, que nos van descartando a los sospechosos, pero una vez han sido puestos en evidencia frente al resto del pueblo, en un estado social mucho peor que antes del suceso.
La serie no se centra únicamente en descubrir al asesino del joven futbolista, sino que utiliza ese suceso como desencadenante de una serie de muertes y delitos graves en el pueblo, que en algún caso son verdaderamente sorprendentes y que coincidían casi siempre con magníficos cliffhangers al final de cada capítulo.

Les tengo que reconocer que algunos giros me han dejado absolutamente boquiabierto, y en especial en el capítulo final, han tenido una serie de detalles que solo los grandes guionistas y con gran talento son capaces de imaginar, y en este sentido el equipo dirigido por el creador Matthieu Donck ha realizado un trabajo excelente.
El único problema que presenta la serie, por lo menos en sus capítulos iniciales es acostumbrarse al trabajo de unos actores que al principio parecen mucho más aficionados de lo que acaban siendo al final, y además alejados de todo tipo de glamour o belleza que no deja de ser un aliciente para muchas personas para poder empatizar con los personajes.
Ya les digo que es una primera impresión inicial, que se desvanece a medida que la historia va avanzando de una manera extremadamente fluida y vamos siendo conscientes que los actores están completamente supeditados a la historia y no al revés como sucede desgraciadamente con cierta frecuencia.

Como muestra final les dejo el trailer de la serie que ha arrasado en los festivales televisivos a que se ha presentado como el Series Mania de París, y que su estreno en Francia a final de mes en la cadena generalista France2, seguramente va a ser el espaldarazo para que su fama aumente de manera exponencial y pueda incluso llegar a nuestro país como va a suceder con “Ennemi Public”




Epilogo:
Nada es lo que parece en ningún momento, es una frase que define perfectamente el misterio al que nos enfrentamos y eso para los amantes del género debería ser un aliciente más que suficiente para adentrarse en los frondosos bosques belgas y disfrutar de una de las series europeas del año, “La Trêve”.
Lorenzo Mejino

No hay comentarios:

Publicar un comentario