domingo, 7 de mayo de 2017

“Les Hommes de l’ombre”


Las series políticas han tenido siempre un cierto predicamento entre las audiencias a las que les encanta ver ficciones sobre los mandatarios no solo de su país sino incluso de lugares tan poco atrayentes a priori como Dinamarca, con la fabulosa Borgen, como ejemplo luminoso de lo que acabamos de mencionar.


Por ello al entrar en un nuevo proceso electoral en nuestro país, hemos decidido dedicar toda una semana a las series políticas siguiendo nuestro esquema habitual con una serie lejana, actual y del pasado, de tres países diferentes y todas ellas con una gran calidad que les van a dar una panorama global de este género televisivo.


Vamos a empezar nuestro viaje por el país vecino Francia, con “Les Hommes de l’Ombre”, una serie que describe perfectamente el trabajo sórdido de los “spin doctors” , es decir, los hombres en la sombra del título original, en el transcurso de unas encarnizadas elecciones presidenciales avanzadas.


Estos hombres que hacen y deshacen reputaciones y son capaces de doblar la legalidad a su antojo hasta alcanzar el punto de no retorno, nos permiten conocer el sistema electoral presidencial francés de doble vuelta en un ejercicio apasionante de política ficción pero no tan alejado de la realidad.


La trama :
El presidente francés muere en un atentado suicida mientras visita una fábrica en huelga en Saint Etienne en el centro de Francia, lo que obliga a organizar un proceso electoral de forma urgente para rellenar el vacío del poder institucional que se ha producido.

Phillipe Deleuvre, el primer ministro del mismo partido de derechas del presidente, se postula como principal candidato de la derecha a la presidencia y decide contactar con Simon Kapita el “spin doctor” que llevó la campaña del presidente asesinado.


Kapita ( un enorme Bruno Wolkowitch) que vive plácidamente en Nueva York alejado de la política francesa recibe y rechaza la oferta del primer ministro, al olerse trapos sucios en la investigación del magnicidio presidencial y sospechar que lo va a utilizar el candidato en su propio beneficio en la campaña presidencial.


Ante este panorama, decide involucrarse en la lucha presidencial, buscando una alternativa en la derecha francesa al maquiavélico primer ministro y crear un candidato para presentarles batalla. La elegida es la ministra de asuntos sociales Anne Visage, que acepta el reto y decide lanzarse a la lucha electoral bajo los auspicios del gurú que es Kapita.


Las cosas se complican todavía mas, cuando Deleuvre ficha como asesor principal de la campaña al antiguo numero 2 de Kapita, Ludovic Desmeuze ( el gran Gregory Fitoussi de “Engrenages”) discípulo aventajado de su mentor y deseoso de demostrar su capacidad enfrentándose a su antiguo jefe en la campaña electoral.


Los seis episodios de la serie transcurren exclusivamente durante la campaña, que como ustedes saben, es a dos vueltas, una primera vuelta que decide a los dos candidatos con mayor número de votos que pasan a la segunda vuelta donde el ganador será el nuevo presidente de la República Francesa.


La lucha entre los candidatos de la derecha, Anne Visage (una deslumbrante Nathalie Baye) y Phillipe Deleuvre ( el intrigante Phillipe Maignan) es encarnizada y sin cuartel, con sus dos asesores al frente de las hostilidades, con los dossiers y trapos sucios saliendo a la velocidad de la luz.


El nivel de suciedad al que llega la campaña es apabullante, con los medios de comunicación siendo manipulados por las filtraciones interesadas de ambos bandos más interesados en destruir al adversario que en postular su propio programa, y donde los sondeos juegan un papel principal en la lucha entre ambos candidatos para pasar a la segunda vuelta, donde se deberán enfrentar al candidato de la izquierda.

El final de la 1T se produce el día de la elección presidencial, con un enorme cliffhanger al final de la misma, que hizo que su renovación se produjera de forma casi automática


Por desgracia la gestación de la 2T fue mucho más accidentada de lo que sería recomendable, saliendo de la serie sus creadores y alguno de los actores principales, y siendo  planteada con un enfoque diametralmente opuesto,  mucho más americanizado al centrarse en la gestión presidencial y la política de comunicación de la misma.


Pasar de las luchas internas a gestionar crisis mundiales o los habituales problemas domésticos, la hizo bastante más previsible y menos interesante, al convertirse en mucho más patriótica, en una línea claramente influenciada por “The West Wing”.
La entrada en el reparto de otra gran dama de la escena francesa como Carole Bouquet, fue un poco con calzador y la serie se resiente de todos esos cambios, manteniéndose a un nivel aceptable pero bastante por debajo de su primera entrega



“Les Hommes de l’ombre” tiene una primera temporada excelente con una tensión y un ritmo de los acontecimientos que hace que deseemos que la campaña presidencial no se acabe, para ver de que son capaces los asesores para girar la tortilla a su favor.


Su descripción de la alta política francesa, con los enarques (diplomados de la Escuela Nacional de la Administración), copando todos los cargos es precisa y apasionante, y les va a permitir mostrar muchos mecanismos interiores tanto del Elíseo (sede de la presidencia) ,como del palacio Matignon ( sede del primer ministro).


Ya he comentado que la serie decae bastante en la 2T, pero sigue siendo interesante y su renovación por una 3T, nos hizo volver a las andadas de las campañas electorales que es donde ha demostrado su enorme fuerza y validez como propuesta audiovisual.


Epilogo:
Como con casi todas las series francesas, “Les Hommes de l’Ombre”, presenta el lastre de la falta de subtítulos en castellano, que en cambio tenemos al día siguiente para cualquier bodrio anglosajón de tres al cuarto. La 1T se encuentra subtitulada al francés, por lo que no debería ser difícil hacerla más asequible a aquellos de ustedes que no dominan el francés, pero la 2T ni eso y se debe ver en versión original francesa.


Supongo que a más de uno ya les he puesto los dientes largos con esta serie con la que iniciamos nuestra semana dedicada a las ficciones políticas .Lógicamente les recomendamos su visionado, a poco que se defiendan con el francés o en caso contrario para que presionen para que hagan el subtitulado o que adquieran la serie alguna de las decenas de cadenas existentes en nuestro país.

Lorenzo Mejino

No hay comentarios:

Publicar un comentario