jueves, 6 de mayo de 2010

Espera


Expectación, miradas desconocidas, búsquedas incesantes, desconcierto, pulsos pausados de una vida que parece en estado latente.
Es mi sentimiento ahora, en este momento de la primavera que nunca puedo identificar como mío.
Paseo, aun de prestado, por los brotes de todos los árboles o arbustos, las preciosas y coloridas flores de temporada que llenan mis calles y plazas y, sin embargo, no soy yo la que camino. Los colores de la mar me parecen ajenos.
No consigo que esta maravilla de la naturaleza, este despertar a la vida de dormidos y valientes renuevos, forme parte de mí en este círculo constante.
Siento como si en este momento, algo debiera surgir, que me abofeteara y me impulsara a la risa o al llanto, a participar de esta explosión de alguna forma.
Pero no pasa nada y me vence la apatía. La maldita y recreada indolencia.
Es como si mi ser, se negara a participar de una riqueza regalada y ofrecida con absoluta y casi suntuosa generosidad.
Casi nunca encuentro el impulso preciso, antes bien, los acontecimientos, una vez más, son los habituales de una vida en un tramo que se aproxima al desolado y frío invierno. Y ello, cuando todavía no hemos salido de las inclemencias que nos ha deparado tal estación.
Y, a pesar de todo sé que mi mirada, mi sensible tacto, este oído siempre pendiente de nuevas melodías, un olfato que, como un animal en celo espera nuevos aroma que se traduzcan en sensaciones para mis papilas vitales, todo en fin, inspira latidos y pálpitos de espera.
Una vez más, todas estas viejas y queridas, por reconocidas como propias, sensaciones.
Es posible que, a la postre, sí suceda algo. Como en cada nuevo giro, espero.
Fonsilleda
http://fondevila.blogspot.com/
Imagen: "Complexidade do pequeno", de Elia Fuentes, Seixo, Xalundes

4 comentarios:

  1. Ya la leí.
    Que bien que escribe verdad?

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Si escribe maravillosamente...que puedo decir que ya no le haya dicho a esa dama que me deja desbordada tantas veces, la quiero y la admiro...

    Voy con mucho retraso perdonadme, es que este trimestre es de locura en la enseñanza...
    Al destino Ängel hay que dejarlo hacer lo que sabe hacer...
    Tienes muchas nuevas entradas que tengo que ir leyendo muy despacio,poco a poco lo iré haciendo...

    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Una vez más "Ángel desde el sur", gracias y me siento muy honrada.
    Bicos.

    ResponderEliminar
  4. Tuve el placer de leerlo en su blog pero me alegra ver que lo has traído a tu rincón para compartirlo con todos.

    Biquiños meigos querido Ángel

    ResponderEliminar