domingo, 23 de mayo de 2010

La siesta


Era el sitio más adecuado de Alicante para pedir un buen arroz, nos lo habían recomendado unos buenos amigos que son de aquí.
Hay que decir que no se habla prácticamente nada el valenciano en esta parte de la Comunidad, a orillas de Mediterráneo sólo se les nota el acento, nada más.
Al entrar en el “ Nou Manolín “parecíamos penetrar en otro mundo, nos miraban todos como si fuésemos de otra especie y sólo habíamos preguntado si habría que esperar mucho para comer arroz al horno, que era su especialidad. Ya sabíamos el dicho de que el comensal espera al arroz y no el arroz al comensal, pero tampoco era un pecado preguntar el tiempo que iba a tomarnos la espera, digo yo.
Pedí que nos pusiesen en la zona de fumadores, todavía no ha entrado en vigor la prohibición y de aquí a entonces, espero haberme fumado la plantación entera de donde saquen las hojas para mis Malboros, que son como la prolongación de mis dedos. Ya había dado cuenta de un par de ellos cuando nos trajeron el aperitivo y, la verdad, espectacular: le dicen “El paseíllo” y consiste en un desfile de tapas, de las que puedes elegir las que te apetezca, aunque siempre haya que pensar en dejar sitio para el arroz.
A mí, que no me gusta mucho la conversación, me pareció un lugar encantador, muy acogedor y que invitaba a mantener una comunicación con tu pareja, a lo que ayudó bastante el que nos pusieron en un rincón íntimo.
La conversación fluyó como nunca, no me reconocía a mí mismo y estuve hasta simpático y ocurrente y eso que llevaba más de veinte minutos esperando el arroz. Otra vez la misma palabra. Contaba incluso chistes, de esos que nos mandan por e-mail y que, de conocidos que son, podrían figurar en el nuevo programa de Antena Tres, que yo nunca veré, aunque me han dicho quienes lo ven que a veces lo hacen bien, sobre todo un señor que se parece mucho a mí, dicen, con el pelo blanco y unos cincuenta y pocos. Llegó el arroz, había merecido la pena ir, esperar,¡ qué diferencia con lo que nos ofrecen en otros afamados sitios! Me gustó sobre todo al mezclarlo con el socarrat, que lo hacen especialmente sabroso.
Me guardé un poco para el postre, esas torrijas de turrón en sopa de chufa… Qué queréis que os diga, raudo y veloz al hotel: el cuerpo me pedía fiesta.
¿Quién puso la efe al lado de la ese en mi teclado?

©Angel 21/05/2010




10 comentarios:

  1. Me gustó y me reí....es que el arroz al horno es buenísimo, y es que el arroz en la comunidad Valenciana es otro mundo , aunque debo añadir que el arroz en Murcia tampoco está nada mal... te lo digo yo que ando de una comunidad a otra desde hace bastante tiempo...
    Así que a tu teclado le falta la "d"???...vaya lío¡¡¡¡

    ResponderEliminar
  2. En Murcia...no dejes de probar, si es que no lo has hecho ya, el arroz con conejo y caracoles...hummm

    ResponderEliminar
  3. Bueno, bueno, bueno...acabo de descubrir varias cosas.
    La primera: ya he puesto imagen a este Ángel sin rostro (lo malo que ahora siempre serás para mí el humorista del club del chiste...jajajja).
    La segunda, que sigues escribiendo estupendamente y con un toque de humor imprescindible.
    Y la tercera y principal:
    ¿¿¿¿¿HAS PROBADO EL ARROZ DE ALICANTE Y NO HAS VENIDO A PROBAR EL DE CASTELLÓNNNNNNNNNNN ??????

    ¡¡¡ TE MATOOOO !!!

    ¿Sabes que aquí tienes una amiga que os invitaría encantada?

    ResponderEliminar
  4. Sin duda que es un crimen el no haber pensado en el lugar de la acción que podría ser el Noctiluca y el arroz del senyoret, pero más pronto que tarde nos iremos a dar una vuelta por allí, seguro.
    Per descomptat que serà un plaer anunciar-te quan aniré per allí, sense ficció. Un abraç.

    ResponderEliminar
  5. ¡Que es lo que te pasó, que querías dormir o que se te puso la barriga en fiestas?, o lo que es lo mismo ¿los cohetes de las fallas traspasaron los pantalones?

    ResponderEliminar
  6. Jajajajaja.
    He sentido envidia, francamente, del Paseillo, de la conversación, del arroz al horno, el socarrat, hasta de los Malboros y, si me apuras, de la siestecilla (aquí un guiño pícaro).
    Saludos caballero

    ResponderEliminar
  7. Coco, la chufa, que es muy traicionera y la cufla....."muncho" mas, ¡dónde va a parar!

    ResponderEliminar
  8. La envidia sana, Fonsi, con gusto no pica, ni se contagia,es mas, es muy recomendable....o ¿ era la sarna? jajajaja.
    Besos desde el Sur

    ResponderEliminar
  9. http://coco-cocovida.blogspot.com/2010/05/las-medidas.html

    ResponderEliminar
  10. Me encanta el arroz en todas sus variedades.
    Tu relato me ha hecho salivar... si fueran otras horas, en este momento me haría una paella.
    Excelente crónica con un broche simpático.

    Un cariñoso saludo

    ResponderEliminar